No hay agenda que alcance este 2018, viene NICK CAVE & THE BAD SEEDS también, el miercoles 10 de octubre en el Malvinas. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - PETER HOOK & THE LIGHT vuelve al Teatro Vorterix el martes 9 de Octubre, mientras que NEW ORDER el viernes 23 de noviembre a Obras. Fans de Joy Division de parabienes. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Los californianos THEE OH SEES vienen a Buenos Aires el viernes 23 de noviembre. El show es en el teatro Xirgu. contacto
VIOLADORES - DIE TOTEN HOSEN
18/10/2003 - Luna Park, Cap.Fed.

Por: Pit Casanello - pituhosen@hotmail.com

A las 20 hs enfilé para el Luna Punk donde nos esperaba el recital de los Die Toten Hosen. A pocas cuadras del lugar ya se podía apreciar que se había acercado una considerable cantidad de gente al místico estadio para escuchar y ver a los alemanotes. Había comprado una coca cola de 600 cms que después iba a ser capturada en la puerta por los macanudos de Control junto con un desodorante. Había una colección de utensilios personales al costado de la entrada, quien sabe como se hacen la repartija estos putos después... Ya lo he visto en Ramones en el 96 con los cinturones de tachas y en la cancha con el secuestro de pilas.

Justito cuando miré para adentro me encontré con un amigo fotógrafo que me contó como lo estaban escupiendo toooooooodos los muchachos desde abajo mientras sacaba sus fotos. Hasta el mismo Pil después comentó lo mismo acerca del desprendimiento y arrojo de gallináceos a voluntad sobre Los Violadores. Bueno, después de la apropiación ilegal de bienes personales seguimos camino, caminando rápido, víctimas de una profunda ansiedad. Entramos, Extremo 03 había terminado y el piso del Luna estaba ocupado en más de la mitad. Con bastantes claros vacíos pero ya era una buena cantidad de gente, igual quedaba mucha gente afuera por entrar aún.

Estaba tocando la banda de Piltrafa, la gente saltaba desenfrenadamente al ritmo del sonido latoso de Los Violadores. Más allá de eso fueron perdonados por su pasado popularmente exitoso y la gente que estaba adentro disfrutó y cantó tema por tema, seguramente recordando con los viejos hits de la banda y preparando las gargantas para poder intentar entonar algo en alemán después. Sonaron Represión”, “Mercado indio”, “Ellos son”, “Más allá del bien y del mal”, y “1, 2, ultraviolento” sumado a un par de temas nuevos.

Muchos alemanes andaban dando vueltas por el estadio y comprando remeras que para ellos eran una ganga (salían $ 15 la del águila y $ 25 la de argentina con el nro 69 atrás y la calavera adelante). Para nosotros la compra era un poco más meditada por los tiempos que corren, pero sin embargo también compraban los argentos porque después pasa la oportunidad y se complica conseguirlas.

Terminaron los viola y variosss minutos despues se apagaron las luces y empezó la fiesta, con música clásica creando una ansiedad y un suspenso monumental para que salieran de una puta vez ! Arrancaron con “Wünsch dir was“. De más está decirles que se desató en pocos segundos un delirio absoluto cuando se notó movimiento sobre el escenario y sonaron esos primeros acordes de los alemanotes. Creo que por un ratito nadie se salvó de la piel de gallina y la sonrisa dibujada, había llegado el momento tan esperado. El piso era una masa descontrolada que se movía para todos lados y en todos los sentidos para descargar de alguna manera la potencia que entraba sin pedir permiso por los oídos. Los dos segundos entre tema y tema eran vitales para tomar aire y seguir saltando como la última vez en cada canción. Escuchar a los pocos que sabían alemán cantando tenía ese gustito clásico de los shows de los hosen, y los que no sabemos el idioma cantando en una fonética asquerosamente distorsionada, jaja, el famoso "mandá fruta que está todo bien".

Era demasiado grosso, la única manera de demostrarlo era el caos masivo, en el piso muchos se metían desesperadamente en el medio del quilombo y se iban relevando con quienes volvían hechos mierda del twister que se armaba bien en el medio. Queríamos estar en todos lados a la vez, verlo de cerca, de adentro, de lejos, de costado, de arriba, de todos lados, pero pensaba subir a alguna tribuna de costado cuando realmente no diera más, iba a tardar mucho en bajar para volver al medio si empezaba algún tema que me volara el cráneo. A los 20 minutos de recital nuestras remeras chorreaban olor a 500 cuerpos y chivos diferentes. Los temas “Paradies” y “Bonnie and Clyde” fueron un flash, dos de mis preferidos…. Junto a “Hang on sloopy” y “Auswärtsspiel” que despertaron el clímax lunático.

Los covers que eligieron les salieron excelentes, bien al palo (de Blur hicieron “Song 2”, de Ramones “Rockaway beach” y “Blitzkrieg pop” y también “Fight for your right” de los Beastie Boys más “Should I stay or should I go” de los Clash). Salieron dos veces a hacer los bises y tocaron una hora y cuarenta y cinco minutos.

Lo bueno: La explosión de la gente, que dejó la vida en cada tema. La química que tienen los deustches cada vez que vienen a la Argentina.

Lo feo: Los Violadores sonaron espantosamente.

Lo malo: El sonido también. El Luna Park no tiene buena acústica.


VIOLADORES
18/10/03 - Roxy

De ahí al roxy porque tocaban Los Violadores y seguro irían los Hosen. Cuando entramos al Roxy andaban algunos de los Hosen dando vueltas por ahí, apreciamos la belleza escultural de Campino y también vimos pasar a Breiti, al ratito empezaron Los Viola a tocar y sonó mejor que en el Luna. “Should I stay or should I go” fue el segundo tema y lo cantó Campino, lo demás todo cantado por Pil. Tocaron un rato. Los pibes estaban todos como locos y se mataron duramente en el pogo. Marche un antidoping ahí pa los muchachos. El breve show del Roxy fue un campeonato abierto de pogo y mosh.

Lo bueno: Los temas viejos de Los Violadores y el invitado de lujo.

Lo feo: El patova que no tenía idea y tiraba a los chicos de cabeza al suelo.

Lo malo: Entrar al Roxy comiéndose una fila de una hora como si fuera gratis.