El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
ADRIÁN IAIES
08/07/2005 - C.C. Rojas

Por: Miguel Antoniucci - miguelantoniucci@hotmail.com

El viernes pasado, a las nueve de la noche, se presentó Adrián Iaies en el Centro Cultural Rojas en el marco de un ciclo de conciertos en donde grandes exponentes del jazz interpretan temas de los más altos compositores argentinos. En este caso le tocó el turno a la obra de Charly García.

El repertorio comenzó con tres clásicos: "Bienvenidos al tren", "Rasguña las piedras" y "Lunes otra vez". Le siguieron, un homenaje "cábala" del pianista ("Retrato de John Lewis") y el único tema de García interpretado fiel a las partituras originales: "Cuando ya me empiece a quedar solo", momento de mayor emoción y posterior euforia del auditorio. Para el final quedó "Confesiones de invierno", entre otras.

Como se puede apreciar, el repertorio abarcó la primera etapa compositiva de Charly, que incluye su participación en Sui Generis (junto a Nito Mestre) y Serú Girán (con Pedro Aznar, David Lebón y Moro) . Esto no es casual. En una de sus intervenciones el músico contó que tanto el primer disco que se compró por voluntad propia como el primer recital al que concurrió, fueron de Sui Generis.

Impresiona de Iaies su conexión con el instrumento. Se miran fijo, se pelean, se reconcilian en una batalla de sentimientos y sensaciones sobre el escenario. La excitación es similar a la de una "doma", en donde existe esa mezcla de autoridad y cariño en perfecto equilibrio, logrando una simbiosis idílica entre el animal y su jinete; en este caso, esa unión es todavía más chocante y admirable, teniendo en cuenta que un piano, de por sí, es un objeto inanimado, carece de vida, no transmite emociones, no decide. Pues bien, Iaies logra poner en duda todas estas premisas, hasta llegar al punto de hacer participar al instrumento de los aplausos y del saludo final en un gesto fraternal de compañerismo.

Da gusto presenciar demostraciones de virtuosismo y carisma semejantes. Es una caricia al sordo oído urbano.