El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
SHUDDER - CAMBOYA
29/07/2005 - CBGB, Cap.Fed.

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Directamente desde el Centro Cultural San Martín, recorrí las escasas tres cuadras que lo separan del CBGB y un par de minutos después de las 23 hs ya estaba adentro.

Primera impresión: ¿¡Esto es el CBGB!? (nunca había entrado y a juzgar por las bandas que habían tocado, me lo imaginaba un poco mas grande… y ese escenario tan alto y estrecho tampoco ayudó mucho, aunque si debo reconocer que sonaba perfecto). En fin, a esa altura del partido ya había tocado DA CHUCHO DO SHAKER (mis disculpas muchachos, no hubo forma de llegar mas temprano), pero afortunadamente (¿?) si tuve la suerte de estar a tiempo para presenciar una coreografía hyper bizarra ejecutada por unos cinco tipos vestidos de blanco y con camisas “anudadas” (así como usan los que bailan samba y las chicas a veces…). Todo esto al ritmo del recontramil grasa tema de (se me revuelve el estomago…) Tremendo (uno horrible que dice algo así como: "golpeando con las palmas suena Tremendo, es como un ritmo loco, suena Tremendo."... ) y con los bailarines mostrando una falta de sincronismo que evidenciaba que la danza realmente no era lo suyo…Creo que esto debe haber tenido que ver con el show que me perdí (de ahí que me quedó descolgado…), pero de todas maneras mis felicitaciones a esos pibes por tener un sentido del ridículo tan poco desarrollado (los envidio un poco en este aspecto…) y sacarnos unas cuantas carcajadas.

Cerca de la medianoche y después de varios preparativos, fue el turno de CAMBOYA. Esta banda es un power trío de hard rock/grunge, con un guitarrista que tiraba armónicos y riffs pesados con la Les Paul al mejor estilo Zakk Wilde, combinándolos con partes tranquilas y voces limpias. El resultado era mas que interesante y aunque no conocía los temas (salvo un cover de Héroes del Silencio cuyo nombre no recuerdo…porque no me gusto jamás Héroes Del Silencio…), realmente disfruté del show, al igual que el resto de un bastante concurrido CBGB (quienes les brindaron algo mas que los reglamentarios “respetuosos aplausos”). Definitivamente una banda para tener en cuenta (en http://www.loscamboya.com.ar se pueden bajar el demo Sucias Canciones que vendían en el show también en CD-R).

Después de Camboya solo restaba el plato fuerte de la noche, SHUDDER, en el primer show de su historia como cabeza de cartel. De a uno fueron arrancado, primero el batero solo, después se sumó el bajista y finalmente los guitarristas (mas tarde serian nuevamente acompañados por un quinto integrante en coros), y al término de esta intro, largaron con el tema que abre su disco Cartas Cerradas: Ojos de Miel. Siendo la segunda vez que los veo en vivo y con el disco bien escuchado (lo cual cambia mucho la perspectiva a la hora de comentar un show) puedo decir que desde mi cómoda ubicación en la barra (inmejorablemente acompañado…) se los notaba en un buen momento, bastante sueltos en escena y sonando muy compactos (más si tenemos en cuenta que el show inmediatamente anterior fue en diciembre del año pasado…). La desprolijidad y mayor agresividad consabidas del show en vivo les cayeron muy bien a las versiones de los temas, ganando en dinamismo y poder. Como era de esperarse, la lista se basó Cartas Cerradas, el que deben haber tocado casi entero (mi favorito es Sin Vacilar, uno de los puntos más altos de la noche sin dudas), más algunos covers: Primavera Cero de Soda Stereo (acierto #1), Something de los Beatles (acierto #2) y El Arbolito del Amor de Superhéroes (este más que nada es simpático, Superhéroes tiene otros mucho mejores… hablando de ellos, Pino y Fernando andaban por ahí en el publico). También hubo un par de temas nuevos para la ocasión (a primera oída, bastante en la misma línea de los viejos), uno de los cuales fue el cierre a la hora de los bises (junto a Cartas Cerradas –el tema-).

Resumiendo: poco más de una hora de un buen show que transcurrió sin mayores sobresaltos, y fue calurosamente recibido por un satisfecho público. Solo queda por decir una cosa: que se repita (y, preferentemente, que no pasen más de seis meses como la última vez).