No hay agenda que alcance este 2018, viene NICK CAVE & THE BAD SEEDS también, el miercoles 10 de octubre en el Malvinas. - Vuelve MIKE PATTON, esta vez con su proyecto MONDO CANE. El show es el jueves 6 de Septiembre en el Gran Rex. - THRICE debutará en Buenos Aires el 28 de agosto en Uniclub. - DEFTONES también viene, al Luna Park el 1 de junio de 2018. - CIRCA SURVIVE se presentará en UNICLUB el sábado 8 de Septiembre. contacto
CHALA RASTA
07/02/2004 - San Bernardo

Por: Yanina (cronista invitada) - yanum@ciudad.com.ar

CHALA RASTA, la banda de Temperley, representante del latín reggae, está haciendo su décima gira por las playas de la costa, la que comenzó el 10 de enero, y culminará el 21 de febrero. Como todos los veranos, fueron la banda más convocante en las arenas de San Bernardo.

Playa, sol, mucho calor. Tarde del Sábado 7 de febrero en San Bernardo. Algunos vacacionantes se refrescan en el mar, otros hacen rondas de mates. Los chicos del grupo de ska ESCUADRÓN Q y los reggae CHALA RASTA los miran desde lejos, sin envidias; mientras descargan sus equipos para copar el playón municipal. Un playón municipal que fue testigo de un desfile inagotable de bandas en la segunda quincena de enero, donde tocaba el primero en llegar. Hoy, no hay tal carrera. La caravana del "desde abajo" ya pasó. Los 1001 camiones y fletes que se paseaban en esos días por la costanera, desbordando ganas de "hacerse la playa", se perdieron por las mismas rutas que los trajeron.
Ahora, son pocos los que se le atreven a febrero.
CHALA RASTA y ESCUADRÓN Q cruzan palabras, y planean juntos cómo colgarse de la luz. Pero alguien les corta la inspiración. Asoma la policía por el lugar, y ellos, deciden solos, irse a otro lado con su música. El playón quedó desierto. Entonces, vuelve a pesar febrero en los oídos, gracias a aquellos "servidores de la comunidad".

Deja vu
Enero: martes 27/1. CRISTHIAN GORDILLO, cantante, mentor, alma y vida de CHALA RASTA trata de convencer a dos policías para que los autoricen a tocar en el playón. Los uniformes permanecen inmóviles, mientras el hombre de la gorra de red, se desarma en sordas tratativas. No hay tutía.
Pero el amor es más fuerte.
Hace trece años que existe CHALA RASTA, y una decena que encienden amores que matan en las playas de San Bernardo. Y como "los amores que matan nunca mueren", no van a dejarse morir en esa negativa. Siempre se puede si hay ganas.
Dos horas más tarde, el bajista pasará por ese mismo lugar, enarbolando la bandera africana, esa que indica que CHALA RASTA está a punto de sonar, en algún lugar.
"No quedan palabras que yo pueda entender, ninguna razón de que la magia no exista", afirma CRISTHIAN GORDILLO en "Magia", desde un insólito rincón de la playa, resguardado del viento costero, con el mar y la gente como únicos testigos. El público allí presente adhiere a lo dicho por el cantor. "Existe la magia", en esa especie de improvisado fogón, sin fuego pero con una hoguera prendida por reggaes bien argentinos, comprometidos, desnutridos de esperanzas, dolidos, sentidos; en medio de una luna que empieza a salir, reflejándose en el mar.
"Ya que estamos al lado del mar, hace "Cerca del río", pide uno por ahí. Lo pedís, lo tenés. "Susurros de amor de un hombre cualquiera hacia una mujer cualquiera, al lado de un río, en este caso el mar", presenta Cristián a esta balada/reggae.

CHALA RASTA es justo eso, paisaje perfecto. Es reggae nostálgico, con sonidos nacidos por el "Africa", pero con letras que bien podrían ser tangos perfectos de la modernidad, cuadros de la Argentina hechos poesía. Compromiso con los olvidados. En "Lucero" se acuerdan de "los que en Avellaneda han resistido con las alas de Maxi y de Dario", o en "Libre para qué" reflexionan: "si tenés la libertad de no dejarte explotar, elegís criticar al obrero que corta la ruta por no poder más".
Tampoco se olvidan de la matanza de indios en "Nube negra". Trazando un paralelo, Cristián dice: "Ayer vinieron con barcos a decir que eran los dueños de la tierra; hoy hubo reminiscencias de esos colonialistas en los seres que vinieron en sus camionetas, creyéndose los dueños de estas playas, con derecho a echarnos. Si no fuera por ellos, no estaríamos acá a esta hora, disfrutando este momento". Todas las almas y sombras habitantes de la playa se pararon, bailaron, y apagaron el fogón gritando con todas las fuerzas el último reggae que fue dedicado a la policía: "Cinturón vacío". "Gracias por ayudarnos a resistir con la playa llena" fueron las últimas palabras dichas, salidas de la emoción.

Volver al futuro
Regreso al 7 de febrero. Los nueve músicos que forman la banda (dos vientos, bajo, viola, batería, dos percusionistas, teclados + 1 hombre/banda, portador de LA VOZ CANTANTE), están agotados. A esta altura ya sienten el ritmo de tocar todos los miércoles en el teatro Prix de Mar de ajo, de ir y venir de San Bernardo a Santa Teresita (donde paran), de buscar lugares, fechas, y encima tener que soportar que la policía u otros les frustren tocadas. "Una de las últimas noches de enero íbamos a tocar en un bar y los vecinos con cacerolas, salieron a la calle para que no toquemos, y el dueño nos tuvo que rajar. Al final, terminamos tocando a las seis de la mañana en la plaza", cuenta el nuevo guitarrista, JUAN CRUZ. "Yo hace un mes que estoy tocando la viola para CHALA. De causalidad, estaba viendo los clasificados de SEGUNDA MANO y vi un aviso que CHALA buscaba primera guitarra para la gira por la costa. CRISTIÁN me tomó la prueba, y quedé. Es loco, me entere por SEGUNDA MANO de lo que quise hacer toda mi vida", confiesa este muchacho que es hijo de un integrante de la banda de rock "Alma y vida", y mama la música desde chico. "Todos los que hoy formamos la banda, hace poco estamos". Las formaciones van pasando, los músicos fueron y vinieron en estos trece años, pero CRISTIAN GORDILLO, el cantautor queda. Siempre queda. "Él es la banda", confirma el trompetista.
Él es el único que estuvo en los cuatro discos de Chala que están hoy en la calle, él es el que contesta: "todavía es muy temprano para eso", cuando la gente le corea "Chala es lo más grande del reggae nacional". Él sigue apostando a la independencia, aunque cueste más.
Ellos son un reggae bien argentino, que ríe y llora al mismo tiempo, y que se ríe para no llorar, pero también protesta y resiste, para no morir en el llanto.
Ellos se van en su camión hacia Santa Teresita, donde tocarán por la noche. En la arena, queda tirado un papel que reza: "Fiesta reencuentro CHALA RASTA, Sábado 17 de abril en Cemento. El ojo del huracán no veía, se ve que no sabía que el fuego purifica".