SAVES THE DAY llega por primera vez a estas pampas el 13 de abril en el Roxy de Palermo. - SUAREZ presenta su formación 2019 el 16 de Marzo en el Xirgu. - REAL FRIENDS llega al pais el próximo martes 26 de febrero en Uniclub. - Los JORDAN estarán haciendo su show reunión el sábado 9 de marzo en Groove. - Otros que debutan en Buenos Aires son los TAKING BACK SUNDAY, que se presentarán en el Roxy el 16 de marzo. contacto
LISANDRO ARISTIMUÑO
25/08/2006 - La Trastienda

Por: Paula Salevsky - paula@recis.com.ar

Probablemente existan pocos lugares (aun entre los pocos que ya existen) en la ciudad de Buenos Aires mas propicios que La Trastienda para disfrutar de un show de Lisandro Aristimuño. Esa suerte de combinación entre lo mínimo y cálido, ese refinamiento de lo natural, ese detalle que guarda en cada canción el compositor rionegrino. Es que ahí comienza el mundo de Lisandro. O por lo menos, eso dejo ver el viernes 25 de Agosto ultimo, en un show sin grietas ni remaches, ante un publico lo suficientemente efusivo, sin perder la elegancia.

Comenzó casi finalizando la hora cero. Austero en la puesta, las luces dieron el marco indicado en cada tema, ambientando en magentas y azules toda la velada. Porque en parte son los colores de las creaciones de Lisandro, sino basta con saber que “Azules Turquesas” es el nombre de su primer disco (2004), y “Blue”, es un tema de su segundo álbum: “Ese Asunto de la Ventana” (2005). Repasó junto son su banda (chelo, percusión, batería, bases y guitarra) en forma meticulosa y hipnótica casi todas sus canciones. El encanto de sus historias, las palabras elegidas con exactitud envidiable, la calidad de sus músicos y su presencia humilde y díscola, sobrepasaron las expectativas de un presentación típica. Porque Lisandro juega y lo disfruta. Alterna con sus dos micrófonos, uno de ellos soporte de muchos de los efectos que el propio Aristimuño hace con la voz, se divierte zapateando con su percusionista e invitando a sus amigos a cantar con él: Mariano Fernández de “Me Darás Mil Hijos” y el joven cantante de tangos Cristóbal Repetto. Entonces, cuando el músico abre la ventana, de esa que tanto habla, nos deja ver que no todo esta tan teñido de melancolía patagónica. Muy por el contrario hasta deja un lugar para el candombe, transformando el escenario en un paisaje montevideano moderno, una suerte de disco de colonial. Es que tiene esa facilidad para coquetear con los ríos y revolver la tierra, viento del sur y el aire portuario.

Por la ventana de Lisandro, entonces, todo se filtra como por un tamiz nostálgico, empañada por la lluvia probablemente, pero siempre experimentando con nuevas sensaciones. Un calidoscopio de índigos y violáceos. Ahí radica su embrujo, el que deja a los espectadores con las manos contenidas de emoción para el aplauso y las miradas perdidas mas allá del fondo del escenario. Un placer.