No hay agenda que alcance este 2018, viene NICK CAVE & THE BAD SEEDS también, el miercoles 10 de octubre en el Malvinas. - Vuelve MIKE PATTON, esta vez con su proyecto MONDO CANE. El show es el jueves 6 de Septiembre en el Gran Rex. - THRICE debutará en Buenos Aires el 28 de agosto en Uniclub. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - CIRCA SURVIVE se presentará en UNICLUB el sábado 8 de Septiembre. contacto
THE ATARIS - SHAILA - ASPHIX - SMILE - CIGARRO MOJADO
13/09/2006 - El Teatro

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Tarde-noche internacional en El Teatro. Después del mal trago que pasaron con la frustrada visita de Strung Out (para hacerla corta, tour cancelado = seña de local y guita de publicidad perdidas irremediablemente), la gente de Shaila volvió a apostar y logró traer a The Ataris al país. Y había que estar ahí.

Los CIGARRO MOJADO fueron los encargados de abrir el fuego, allá por las siete de la tarde, con la gente todavía llegando al lugar. El tiempo asignado les permitió dar un breve pero correcto set de unos cinco o seis temas (el cantante rompió cuerda en las dos guitarras que tenía, pero la pilotearon más que bien). Para los que no los conocen, el cuarteto hace hardcore melódico y tienen dos discos editados (Cigarro Mojado y Nuevas Melodías). Respetuosos aplausos por parte de un público que quería ver a The Ataris ya, y cierre de telón.

Casi en seguida el telón volvió a abrirse, para dar paso a los chicos de SMILE. Otro cuarteto, ahora de pop punk. Les cabe el mismo concepto que a los chicos de Cigarro Mojado, con la diferencia que el cantante y el bajista trataron infructuosamente de sacarle algo más que aplausos a la gente (que como ya dije, en su mayoría quería ver a Ataris y ya). De todas formas le pusieron mucha energía y dieron un buen show, en los veinticinco minutos que tuvieron. Nuevamente aplausos y telón.

Los rosarinos de ASPHIX eran la única banda de su “camada” (la de Eterna Inocencia, Shaila, Smitten, etc) que no había visto en vivo, y debo decir que particularmente con este show me ganaron por completo. Hace un tiempo ya perdieron los vientos y ahora son una verdadera máquina de hardcore melódico que (en mi opinión) suena mejor en vivo que en disco. Aplastaron desde el primer minuto que pisaron el escenario, logrando el primer pogo de la noche (se notaba que había un grupo de seguidores). “Upsidedown” ,“Innerself”, “Blowing In The Wind” y “Friendship Values” son algunos de los temas que mi frágil memoria pudo retener. Asphix le dejó el escenario bien caliente a los anfitriones de la jornada.

SHAILA comenzó su show con un tema de “Mañanas”, “Tratando de Encontrarla” y en menos tiempo del que acostumbran, repasaron los temas de siempre (“El Engaño”, “Te Vi (Dos)”, “Cuando No Quieras Sentir”, “La Historia Somnoliente de América Latina”, “Mil Ilusiones”, “Bajo El Agua”, “A La Derecha De La Cruz”, “Yo” y “Mañanas”, seguro se me escapa alguno…). A priori pensé que los que iban a llenar el Teatro (como ocurrió, no a reventar, pero estaba lleno) eran sus seguidores habituales. Pero nada de eso, hubo pogo, gente cantando los temas y todo, pero solo en la parte de adelante. Habiendo estado en muchos shows de la banda estoy seguro de que este no fue un show “típico”. De todas formas, y a pesar de que Joaquín no estaba 100% físicamente (tosía y hacia el final se quedaba sin voz), con la experiencia que tienen sobre sus espaldas les sobró para dar un más que correcto show y retirarse muy aplaudidos después de hacer “Mañanas”.

Finalmente, y luego de unos 15 minutos con el telón cerrado y prueba de instrumentos arrancó el plato fuerte de la jornada. THE ATARIS salió sonando fuertísimo y en general bien (la voz estaba un poquito baja, pero con el correr de los temas se fue corrigiendo… ahora, díganle al bajista que los instrumentos se pueden mandar a calibrar… no puede ser que un bajo Rickenbaker que rajaba la tierra como el que tenia tenga que ser afinado TODOS los temas…). Con una formación de tres guitarras (muchos pedales también), y por sonido, por escena (nada de saltitos en los cortes, más bien guitarristas que parecían estar recibiendo descargas de electricidad… no sé si se entiende la sutil diferencia…) y por todo, el desarrollo del show se asemeja más a una banda Emo que al punk pop/hardcore melódico veloz que a priori uno podía esperar (lo cual resultó, al menos para mí, una agradable sorpresa). En poco más de una hora de show (un poco breve, pero no se hizo corto, realmente) recorrieron temas de todas las épocas (no los tengo demasiado, solo logro recordar los que reconocí “IOU Galaxy”, “San Dimas High School Football Rules”, “In This Diary”, “So Long, Astoria” y “The Boys Of Summer”… no tocaron mi favorita, “My Hotel Year”…) y se hicieron tiempo para un estreno de su próximo disco, “Welcome The Night”, el cual sale en enero.

Para los bises, se guardaron tres pesos pesados, y como bonus una sorpresa (no tanto para los que tengan algún disco en vivo o pirata, pero bue…). Resulta que, Kris dixit, conocieron a un pibe que se llamaba Adrian (espero no equivocarme) en el aeropuerto y este les pidió de tocar (nunca sabremos si esto es estrictamente cierto, pero poco importa). Y bueno, el pibe tocó la batería en el hit “In This Diary”, y lo hizo bien! (el batero le marcaba cuando arrancar con las manos, y después se quedo tocando la pandereta…muy gracioso). Después hicieron “So Long, Astoria” y se fueron nuevamente… pero ante la insistencia de la gente hicieron “one more”. Esta fue otro hit “The Boys Of Summer”, y después de meterse entre el público y lograr volver al escenario, Roe y los suyos se despidieron definitivamente.

Cabe destacar la buena onda que pusieron los tipos con la gente en todo momento, agradeciendo y disculpándose por haber tardado tanto en venir, y después del show regalando púas, palillos, listas, botellas de agua, todo. Por último, esto es medio una obviedad, pero por un lado estaría bueno que la gente siga apoyando (como lo hizo) estos emprendimientos para que las bandas que nos gustan puedan venir al país pese al desinterés de los grandes productores (quienes, por supuesto, están más interesados en cantantes latinos de dudoso buen gusto que llenan decenas de Luna Parks…) y por otro, no estaría mal que estos chicos que fueron se acerquen también a ver a las bandas locales, las cuales no están tan lejos de sus pares extranjeras como muchos piensan.

Fotos: Rafael Paz



Mail del fotografo: rafael@recis.com.ar