No hay agenda que alcance este 2018, viene NICK CAVE & THE BAD SEEDS también, el miercoles 10 de octubre en el Malvinas. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - PETER HOOK & THE LIGHT vuelve al Teatro Vorterix el martes 9 de Octubre, mientras que NEW ORDER el viernes 23 de noviembre a Obras. Fans de Joy Division de parabienes. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Los californianos THEE OH SEES vienen a Buenos Aires el viernes 23 de noviembre. El show es en el teatro Xirgu. contacto
THE TOY DOLLS
29/10/2006 - El teatro de Flores

Por: Martin Debaser - Debaser@recis.com.ar

Juguetes rabiosos

25 años en escena no es sólo un certificado de longevidad. La segunda camada punk de principios de los 80’ (como Dead Kennedys, GBH, Exploited, Black Flag, etc.), resalta en este trio inglés.

¿Quién dijo que el punk rock era una oda al three-tone?
Esa seguidilla de acordes tan brutales como elementales. La columna sonora. Aquella, tan simple, que no todos pueden ejecutarla con el carácter que requiere.

LOS TOY DOLLS revitalizan la esencia del género, llevándolo a un costado con matices heavy-rock. Liderados por el inoxidable Michael Algar (u Olga, para los amigos) en guitarra y voz principal, le sobra estado físico para desplazarse, romperse los nudillos con furiosas maniobras y punteos que alcanzan el desquicio. El alma máter es quien ha sobrevivido infernales y continuos cambios de formación en su vasta carrera como músico (también fue bajista de The Dickies).

Acompañado por la solidez percusiva de Mr.Duncan en batería, con estremecedores golpes y los coros “borracheros” de su bajista Tom Goober, inician el espectáculo con “Dig that groove, baby”, con la chapa característica del combo cuando la nariz de Olga se ajusta a la par de su garganta, entonando con su particular estilo.

Olga es charlatán. Gesticula e incita a la audiencia efervescente. Los 1500 espectadores, estupefactos por la genial performance, aplauden sin cesar y no bajan la adrenalina en ningún instante. Saben como administrarla.

No todo es política y bajar línea. Este trío singular muestra su veta humorística con letras chifladas y juegos de palabras. Con sus anteojos oscuros de cotillón barato hasta el propio Johnny Tolengo los envidiaría. Más allá de lo gestual y/o visual, la invasión musical que proponen los Toy Dolls es despojar un poco la crudeza punk sumándole una rítmica rockera y punkitud vocal. La “agitación divertida” es el enlace con la masa en éxtasis, fusionado en un pogo interminable.

Ellos presentan su ultima placa (del 2004) denominada “Our last album?”, un disco “clásico en cualquier aspecto” según sus palabras, también acompañado por un DVD. Deciden mostrar la canción homónima causando más adhesión al baile de forma gradual. La gente aprecia, reconoce y se regocija con el show. El “aplausómetro” hierve de impaciencia, mas allá de 2 horas de un concierto frenético.

Es el tercer bis. Michael barre el sudor del suelo como botellas rotas de un bar. Vuelta a las raíces con “Back in 79” (año de formación del combo) y todos sostenemos nuestra bebida favorita, y brindamos tan fuerte que los vidrios nos empapan.

A todo trapo, la banda cierra con “Glenda & The Test Tube Baby”, un clásico punk de todos los tiempos, mientras Olga lustra las cuerdas y su empuje nos cubre por completo. Espero que no se tomen muy en broma, los interrogantes que plantean. ¿La historia continua? ¿Es la última visita?. Velemos por el beneficio de la duda.