FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
SATAN DEALERS - LOS PEYOTES
16/12/2006 - Unione E Benevolenza

Por: Estefanía Preisz - mefi

La propuesta era: Tandooris, Peyotes y Satan Dealers en Unione e Benevolenza para cerrar el año. Tempranito. Mucho calor en el tren, en el subte, en la calle y ahí adentro no fue la excepción.
Entré al Salón Dorado minutos antes de que empezara la banda invitada y mis ojos fueron inspeccionando cada uno de los detalles que tenía ese lugar. En el fondo el escenario, con un inmenso telón; arriba, dos balcones paralelos con barandas que combinaban exactamente con las arañas y los vitrales que completaban el techo. Próxima a la entrada, la “barra”, y le seguían la consola de sonido y un puesto que vendía remeras y discos.


Todavía faltaban muchas personas para que el calor siguiera subiendo, pero sin más demoras, empezó a sonar LATE NITE CONDITION, con una propuesta algo distinta a las bandas que le seguirían, un poco de emo punk para abrir el escenario. Sin mucha respuesta del público, los integrantes de esta banda, hicieron algunos temas y se retiraron, para dejarle el escenario a los primeros rockers de la noche. Ahora, arriba, THE TANDOORIS. Como para empezar bien alto, encabezó la lista “Chemical War”. Y a lo largo de su show se escucharon “Open up your door”, “She Spreads Flowers”, “You complain too much”, “Science fiction guaranteed”, “Danger:war” y dentro de lo más nuevo “You don´t have to do it”, que suena muy rockero e intenso; “Psychoactive”, “Step back”, “Quiero ser yo” y “Zero Gravity”. Para algunos de los ya mencionados, bailaron y corearon las Sin Sisters que ayudaron a seguir levantando la temperatura de muchos de los presentes. A los problemas técnicos que hubo durante el set, los minimizó el rock. Las vibraciones se mantuvieron altas hasta el último tema.

Entonces, pensé en tomarme una cerveza, porque la situación-calurosa lo ameritaba, pero recordé que la anterior no había estado fría, entonces, descarté la opción. Y entre la gente que se adelantaba y los que seguían entrando, dio comienzo la tercer banda de la noche, LOS PEYOTES. Sin duda, cada vez que veo a estos 5 muchachos, termino pensando que el show no sería igual sin el público que hace estragos moviendo sus cuerpos. Tocaron “El corredor quemado”, “When I arrive”, “Conexión”, “Mocker”, el tan cantado “El humo te hace mal”, “El loco de la ruta” y a mitad del set, nos regalaron un cover de Los Saicos, “El entierro de los gatos”. Después de “96 lágrimas”, noté el detalle del chaleco de piel justo cuando David (voz), que también traía puesto un gorrito a lo Santa Claus, dijo: “Les traigo fuego” y como quien no quiere la cosa, la lluvia empezó a caer y a través de los vitrales, las luces de los relámpagos + “Fuego” crearon un ambiente digno de mencionar. Sonó “Te pegaré”, que también fue de lo más bailado por el ritmo-cumbia que tiene (sí, los rockers lo bailan y qué?), “Cry baby”, “He brotherhood” y cerraron con “Vos no sos mi amigo” ... porque, la gotera que había en el escenario, hacía que los equipos/enchufes/peyotes/etc se mojaran.

La banda encargada de cerrar la fecha fue SATAN DEALERS, que esa misma noche volvía al escenario después de 7 meses sin tocar y estrenando guitarrista. Se descargaron con un repertorio bastante rockero en el que también incluyeron temas nuevos en castellano. Noté que muchos habían ido a verlos a ellos, pero, una parte importante se retiró del lugar cuando promediaban el show. Personalmente no es una banda que me vuele la cabeza, pero debo admitir que hicieron un show realmente bueno, se mantuvo elevado hasta que terminó.

La conclusión de aquel sábado sería: Rock, rock y más rock pasado por agua, lo cual le dio un toque, especial para algunos y ... eléctrico para otros.