FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
LAS PELOTAS
18/08/2007 - Cancha auxiliar de Ferro

Por: Gabriel Kirchuk - cronicas@recis.com.ar

Cinco mil personas concentradas en el estadio auxiliar de Ferro en el corazón del barrio porteño de Caballito entendieron que una forma amena de pasar una noche fría es ir a la fiesta pelotera, fiesta que tenía un motivo en particular, la presentación de Basta, último, novedoso y exquisito disco de Las Pelotas. A pesar de lo costoso de la entrada, aunque nada alienado con respecto a los costos de los espectáculos de hoy, el marco previo estaba más que preparado para ver, escuchar, y sentir a una banda que pasa luego de tantos años de carrera por su mejor momento.

Un escenario imponente, con tres pantallas, luces bien distribuidas, una pasarela a la cual el Bocha la lustraría durante toda la noche, además de la soga que se encontraba detrás donde también anduvo jugando bastante, y la espera terminaba, se escucha la intro de Basta, la canción que le da título al disco, y allí están, “elegantes para ustedes” como diría Sokol en su aparición. El comienzo fue equivalente al disco, luego de que todos gritemos basta, vendría el nuevo hit “Como Un Buey”, y el contagioso y bello reggae “Siento Luego Existo”, la filosofía transformada toma su lugar en la noche.

Los cuerpos ya se encontraban precalentados, la saltarina de la pasarela Gaby Martinez en bajo y Gustavo Jove en batería logran que la banda nunca caiga. Los viejos y no tan viejos clásicos, tuvieron su lugar “Día Feliz”, “Desaparecido”, “Orugas”, “Será”, “Bombachitas Rosas” entre otras; la felicidad inundaba tanto arriba como abajo, no era sólo un recital, sino el nacimiento de una nueva obra aplaudida, ovacionada, y aceptada merodeando con lo ya bien conocido, una banqueta de frutas maduras y exóticas deliciosa.

Luego de pasado el primer capítulo de la noche, movimientos de decorado indicaban que llegaba un momento especial de la noche, la joya musical “Más que un deseo” era interpretada en guitarra y voz por Germán Daffunchio delante de una luna sobre el mar proyectada e imaginada, las pieles de muchos se estremecían, y ese sentimiento era correspondido por el ex–Sumo.

Si algo saben estos muchachos es agitar, sin perder la sonoridad, el bloque poderoso y fuerte vendría, canciones una tras otra, de estadio, de casa, desde “Hola, Que Tal”(donde el Bocha se olvidó la letra, pero fue un desliz tomado a bien), hasta “Cuando Podrás Amar”, pasando por el himno tinto “Uva Uva”, y otra cosa que también conocen muy bien, el reggae, de la mano de “Solito Vas”.

Las incorporaciones de una corista y un percusionista-trompetista-trombonista, le dan a la banda un plus, una madurez, y una aventura por nuevos estilos muy interesante, además de Sebastián Schachtel en teclados, pieza fundamental del grupo, generador de climas desde las teclas, y de fiesta desde el acordeón.

Los invitados también eran invitados, paradójicamente, en esta linda noche, “Capitán América” fue decorado por Gillespi en trompeta, y el hijo de Sokol, Ismael, tocó la guitarra en “Esperando el Milagro”, que abría uno de los bloques de bises que tuvo la noche, seguido por “Nunca Me Des La Espalda”, y “Sin Hilo”. Vale mencionar la pareja de guitarras Sussman – Daffunchio, como otra pincelada clave para sonar como suenan.

Cuando los cuerpos parecían no da mas luego de dos horas y media de paseo por toda la carrera y haciendo claro hincapié en el último álbum, cuando no se les podría pedir nada más, abrocharían el show doradamente, con dos temas de Sumo, con los dos invitados anteriores en escena, sonrisas de oreja a oreja en cada uno de los integrantes, “Los cinco magníficos” y el bailable “Debede” con su “disco, baby, disco” , despedía a un público contento y satisfecho.

Resulta maravilloso poder ser espectador de la plenitud de un artista, y notar que la mochila ya armada, los años pasados y pesados, influyan de forma positiva en la banda, y llegan su mejor performance junto con las canas y la pelada, siguiendo la misma ruta del vino, cuanto mas añejo, mejor.

Fotos: Lara Garay



Mail del fotografo: cronicas@recis.com.ar