El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
3° MUSIC IS MY GIRLFRIEND - #01
06/09/2007 - Unione e Benevolenza

Por: Maria de la Paz Spera - paz@recis.com.ar

La primera noche de la tercera edición del Ciclo Music is my Girlfriend recorrió los pasillos de Unione e Benevolenza haciendo saltar sus pies sobre los rincones, anticipándose a diversos ritmos que atronarían los parlantes desde el momento en que algún músico agitara las cuerdas de una guitarra.

“Efecto dominó” del trío denominado como SIMON fue un primer aperitivo de rápidas aceleraciones y melodías de creciente impulso, características que recorrieron por entero la noche. Presentando temas de su reciente disco homónimo, la banda dejó sobre el escenario un show que pecó de brevedad, dejando a los espectadores con ganas de ver más de los recovecos sonoros por los cuales SIMON puede escabullirse.

Desde las distantes tierras plantenses, MOSTRUO empezó a revolotear por el escenario luego de la despedida de Simon, desenredando cables caprichosos que se empecinaban en dibujar circulares madejas de corazón de cobre. Intregrada por Kubilai Medina (guitarra y voz), Lucas Finocchi (guitarra y bajo), Federico Mutinelli (bajo) y Luciano Mutinelli (batería y coros), la banda presentó un rock de coordinada armonía, que no por ser organizado dejaba de lado una cruda intensidad. Dejando camuflado entre los temas de su disco “Grosso” , pasó “Tú Sabes Algo”, un cover de Kiss con una delicada pizca monstruosa. Y hasta el momento de su despedida, Mostruo plasmó sus ritmos de estridente carácter y pesado corazón.

Una breve espera y el trío stoner de HUMO DEL CAIRO arrancó con “A Tiempo”, derritiendo parlantes y taladrando cerebros con una densa combinación de sonidos que albergaban toneladas en sus acordes. Canciones extensas, con una gran participación del psicótico y contundente bajo a cargo Gustavo Bianchi, plagadas de una sonoridad expresiva en su espesor, todo bajo unas luces color rojo sangre que parecían dejar pequeñas gotas sobre los músicos. Cinco temas fueron más que suficiente para dejar a su audiencia inmóvil en sus asientos, atravesando desiertos de inmensa extensión, plagados de criaturas pacientes con ojos demoníacos que aguardaban camufladas en sus esquinas.

Fotos: Tomás Portías.




Mail del fotografo: paz@recis.com.ar