FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
FALSOS PROFETAS - SUPERLASCIVA
14/12/2007 - Centro Cultural Caras y Caretas

Por: Norman Flores - norman@recis.com.ar

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste? En este caso, las nochecitas de Buenos Aires sé que tienen: un vientito acariciándonos la cara acompañando la presencia de una lluvia agazapada, y tiene esos edificios y lugares emblemáticos que te pueden regalar veladas que quedaran en tu retina por varios años. Ah, a no olvidarnos de algo muy importante: en la Capital Federal se pueden encontrar voces increíbles en un mismo escenario. Ejemplo puro y sincero el de esta noche.

La lluvia amenazaba con una ternura que varios melómanos disfrutarían con el mejor whisky en sus manos; pero ellos no estaban ahí. Se encontraban en el Centro Cultural Caras y Caretas esperando a ver una de esas grandes bandas que mucha gente todavía no conoce. Bueno, lo admito, hablo en tercera persona, pero me refiero a yo estaba adentro esperando por Falsos Profetas.

En su última fecha del año, invitaron a los goyanos de SUPERLASCIVA. ¿Qué puedo esperar de una banda que su nombre lleva juntas las vocales S y C (tengo un grave problema con la S, haciendo sonar tal vocal como si fueran treinta y cinco juntas) y que tal nombre empieza con Super? Si fuera más forrito con el mundo, hubiese estado pispeando hasta que los Falsos comenzarán a tocar. Pero no, nos quedamos ahí, en segunda fila, esperando a que ¿nos sorprendan? ¿Me hagan reafirmar mi propia teoría de que las bandas que pronuncio mal no son agradables para mis oídos? No importa, nos quedamos, por un momento temí ver cada dos minutos el reloj para desear que terminen...

…Pero…
A los tres minutos de haber empezado (a las 22:00), estos cuatro muchachos de Superlasciva me hicieron sacar una gran sonrisa, muchas palmas, y una gran expectativa con respeto a lo que podía venir.

Los temas iban pasando, y las palmas también. El cuerpo se iba moviendo, y el gran descubrimiento en mi cabeza se estaba gestando: Superlasciva suena tan bien, porque todos sus integrantes funcionan como deberían hacerlo (sí, un descubrimiento tonto, pero está bueno darse cuenta de eso cuando es la primera vez que escuchás una banda). La voz del cantante, Roberto Decotto, suena muy potente. Por momentos, mi amigo que me acompañaba pensaba que iba a quedarse sin voz. Es que ese temor, en gente que nunca lo escuchamos cantar, está latente. Y ¿por qué? Por la potencia de esa voz. Esa energía, si no está bien manejada, puede ser una total perdición. Pero el de él, no es el caso. Al contrario, su voz lograba una total concordancia con los demás instrumentos (bajo, guitarras y batería), especialmente con la guitarra enérgica de Manuel Farizano (quien además se encargo del teclado en unos temas).

Promediando la mitad del recital, subieron Pablo en el bandoneón y un genio en lo suyo: me refiero al hijo de Andrea que tocaba la pandereta como si tuviera atrás una comparsa brasilera de cuarenta personas. Hicieron un tema soft (que cuando lo estaba escuchando pensaba: ¿esto es soft?¡Y yo pensando que escuchaba música soft!), hicieron un par de temas más con el bandoneón en escena. A las 22:50 dieron por finalizado, tras haberse quejado amigablemente de la impuntualidad de la gente y tras la gran confesión de la noche por parte de Roberto en cuanto a su mala relación con el baile, bailando peor que Diego Torres.

La gente empezó a pararse; esa sala detrás de la puerta gris, quedó poblada por no más de quince personas (habiendo antes una cantidad de betosabercuantas personas, pero solo nos quedamos ahí un 10% de los asistentes). Afuera se refrescaban ¿Iban en busca de su compañía etílica para lo que estaba por venir?

Diez minutos de parate, para que a las 23 en punto FALSOS PROFETAS saliera a escena con “Tranquila, Corazón” (tema que da nombre a su tercer y última placa discográfica, editado en el 2005), sin importar los pocos que aguardábamos sentados ahí adentro. Ya en el tercer y cuarto tema (ambos en el próximo disco) la familia ¿etílica? ¿melómana? ¿falsaprofetera?, había ocupado la sala en casi su totalidad. Luego de la alegría inesperada generada por la banda anterior, mis expectativas para medianoche habían aumentado un 100%.

Se estaban presentando para despedir el 2007, y seguramente para despedir su tercer disco (nombrado con anterioridad) del cual tocaron la mayoría de las canciones.
Con una lista que en algún que otro momento parecía que no seguía su respectivo orden (por ejemplo, cuando Agustín Goldenhorn –guitarra- se vio cantando “Vapor” ¿inesperadamente?), podría decirse que el nivel se mantuvo en un mismo nivel. Eso sí, un nivel muy alto. Las ganas de cantar, de bailar, de llorar mujeres ausentes, insultar viejos amores perdidos, y de que sea un buen día para estar soltero, siempre acompañan a Falsos Profetas, más que a sus fieles seguidores, quies toman tan propias las letras (hola, me incluyo en el gran cariño hacia las canciones).

Ir a ver Falsos Profetas es una de las mejores cosas que le puede pasar a cualquier persona. Ver a tanta gente sentada, y de repente verlos pararse, bailando, cantando, mirándose entre todos, como una gran familia. Eso es, y eso fue, y eso será siempre Falsos Profetas.

“Un Año Más Tarde” (o “doce meses más tarde” como más quiera Martín Elizalde –voz y piano) “Buen Día” ( ‘Porque siento que te quejás, que amagás con que te vas/eso me pasó una vez / Me pongo de pie y brindo en tu nombre ta-ta-tartamudeando’) “Ay, Paloma” y “23 de Diciembre” ( ‘Y el invierno es un invento atroz/ que me empuja a recordarla ¡por Dios!/ ¿Por qué seguir con excusas para verla?/si está lejos, si está lejos y no vuelve’) podría decir que fueron los temas más altos de la noche. En realidad, a lo que mi voz y mi felicidad reflejaban en su tono más alto.

Aunque también es una obligación moral-falsaprofesística nombrar “Por Los Besos De Mañana” donde subieron de Superlasciva, Roberto y Manuel, cantando y tocando el teclado respectivamente, mientras Martín se perdía en sus recuerdos y nos llevaba a ellos ( ‘Es tarde/ y el pesado aire trasnochado de mi habitación me ruega que descanse/ y que olvide, al menos por un rato/que tu piel está lejos de ser la frazada de seda/que un día soñé para cubrir mi vejez/’ ). Y por último, hay que mencionar a ‘Miramar’, cariño indiscutible hacia esta canción, porque quién que haya veraneado tantos años por esos pagos (mi caso) no pasó por Pibelandia, con la intención de regalar el cielo…
Uno de los momentos más recordables de esta noche, es sin duda, cuando los Falsos pidieron para que se acerque al escenario el hijo de Andrea (que en ese momento se hizo conocido más que como el hijo de… por Rodrigo) con un platea que no dejaba de alentarlo para que se acerque y nos siga deleitando con su pandereta.
Las ganas de todos por cantar, por bailar, por llorar mujeres ausentes, por insultar viejos amores perdidos, y para que sea un buen día para estar soltero, volvieron a hacer de un recital, una fiesta.

Falsos Profetas, mezcla de rock y letras “arrabaleras”, la voz “típica tanguera” de Martín Elizande, lo trasmitido desde el escenario (especialmente la energía del bajista Nicolás Barderi) y más que nada, con la ayuda de la nochecita que al lado de las nubes, alineó las estrellas para hacer de esta una fecha increíble; un cierre del 2007 para ellos y para nosotros que no pudo haberse cerrado de mejor forma.