FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
LOLI MOLINA
06/03/2008 - Thelonious

Por: Norman Flores - norman@recis.com.ar

Cuando deja de cantar hace chistes: varios no los festejan. Plantea si es mala en el tema del humor. La verdad no podría serlo –una vez un amigo dijo sobre una chica pide una carta tan tiernamente que el mozo le trae dos, cómo podés negarte si te lo pide con ese tono-. Cómo no hacer de un chiste cualquiera, el más cómico de todos, tal vez este no era el caso y realmente eran malos. Pero no sé porque no se rieron, sé porque no me reí: ya estaba perdido en un rinconcito de esa casa en donde sus canciones y su voz pueden ser los huéspedes más serenos de las noches.

Durante los Jueves de Marzo la casa en cuestión fue y será Thelonious (Club). En la primera presentación cerca de las diez de la noche (cita programada a las 21.30 para los cuatro días) LOLI MOLINA se hizo presente en uno de los rincones del lugar – esta vez, físicamente el rincón en donde se encuentra un pequeño escenario- acompañada por su guitarra, y los músicos Nico Cota en percusión y Hernán Jacinto en rhodes. Agradecimientos ante el micrófono para dar comienzo con “Miel” a una lista de quince temas de los cuales tres serían covers. Sí existen formas para construir paso a paso un ambiente hermoso, ellos saben como hacerlo; no hacen falta más que escuchar los primeros minutos para encontrarse con los vestigios de lo que puede ser una cálida noche.

Noche en cuestión, canciones en cuestión: “Cuando Miro El Cielo” y “Algo Quizas” haciéndote desear que todo lo demás suene igual. Entra descalza en “Templo” para sentenciar en la eternidad lo sagrado que puede volverse alguien, le mirás los pies y sus zapatillas negras para verificar que sólo es una imagen ensoñada lo que te viene a la cabeza y no la realidad de ser un testigo omnipresente en la sucesión de escenas dónde ella deja flores a sus pies para luego cerrar los ojos, entregarse y saltar al vacío, (“Vacío y Silencio”). Habla y anuncia que la última canción dentro de esa primera parte será “Hamacas” un tema nuevo que no había tocado con anterioridad. En esos papeles diminutos donde se anotan cosas que después no se encuentran había alguna que otra frase escuchada de dicho tema: no voy a esperar que esta enfermedad se llame amor.

Avisa que en un rato vuelven, dejando esa sensación de sea pronto o no, no importa, puedo respirar en una calmada soledad un largo tiempo más. Tal vez quince minutos, tal vez menos, pasaron hasta que se volvió a escuchar su música. “Message in a Bottle” fue el primer cover tocado por ella sola en el escenario. Esta segunda parte incluyó a dos músicos invitados: Juanfa Suarez en trompeta y Ramiro Flores en saxo y clarinete (esto de tener un apellido más común que el tero hace que todos seamos familiares, pero No, no hay ningún parentesco, creo). “Bailo” y “Cuandoarbol” para seguir en esa paz inmune al aplauso automático de las manos. Segundo cover, también segundo lugar en cuanto a las versiones, es que podría estar tranquilamente en el primer lugar, pero por buena suerte no lo está: “Karma Chameleon”. Si nos referimos a la calidad de temas que al ser versionados cambian completamente su forma inicial, hay que decir que en la voz de Loli, este tema termina siendo más que hermoso. “Alma de Agua” hace perdernos en su guitarra unido a su leve movimiento que debe acompañar sus pasos hablándole al río. Cuando su voz en “Si” pide perdón porque siempre llega tarde, en mi cabeza dejan de aparecer imágenes en tercera persona y aparezco pidiendo perdón en las infinidad de veces que llegué y llego tarde a todos lados, a veces ni logro llegar (claro, la relación que hace mi cabeza sólo tiene que ver en un mínimo porcentaje a la realidad del tema). Los últimos tres temas dejan el grado más alto de sonrisa que una boca puede soportar previo al dolor de volver a tener labios rotos. “Laberinto” y “Hasta el Mar” generan una carga de ansiedad que se puede distender en la genial prolongación de “I Don’t Need No Doctor” de Ray Charles, donde cada uno de los músicos (invitados también) pueden demostrar cada una de sus cualidades.

Quién sabe si los próximos tres jueves sean así; muchas canciones lo serán ya que formarán parte del primer disco que Loli está grabando. No importa la calidad de los días, tal vez todos sean iguales, tal vez el último tenga una gran sorpresa (NO es que tenga el dato de que va a terminar acompañándola Bob Dylan ni nada por el estilo, sólo es una mera suposición) lo que importa es la segura calma ensonrisada con la que uno la deja de aplaudir, para seguir perdiéndose durante las horas siguientes en esas imágenes ambientadas creadas mediante una musiquita.