FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
SEBASTIÁN KRAMER - PLÁSTICO
03/05/2008 - Galería Crimson

Por: Florencia Conde - cronicas@recis.com.ar

La cita era a las 7.30 hs. La consigna: “escuchar música en un lindo lugar, fuera de los circuitos y los horarios del rock”. Había otra consigna: la entrada era gratis y se pasaba la gorra, algo que seguía la idea de cosas fuera de lo común para esa noche.

Y ahí fui, esperando ver por segunda vez a Sebastián Kramer en vivo. Llegué un poco antes de la hora indicada, entré y lo primero que vi al entrar fue: un escenario improvisado en un rincón, muchas paredes muy blancas (eso llamaba la atención, no sé por qué) y unas fotos de aviones de un artista que no recuerdo.

Me adentré un poco más y empecé a ver a la gente paseándose por el resto de las exposiciones: unas fotos de una encomienda que se iba abriendo y dejando ver comida y otras cosas enviadas por una abuela a su nieta; una juntada de cajas de cartón de lo que buscaras (zucaritas, arroz, dentífrico, golosinas, sopas, etc) con varias formas distintas; y el que más llamó mi atención, muchos papeles arrollados, todos exactamente iguales arrollados uno al lado del otro y dispuestos de forma tal que el conjunto formaba un gran cuadrado o un pequeño círculo o una forma más extraña en una pared (similar a un panal de abejas).

Después de mirar todas las muestras me senté en un sillón que había por ahí y me puse a mirar como paseaba la gente, incluyendo a los músicos que tocarían esa tarde/noche. La gente empezaba a llegar de a poco y la galería lentamente se iba llenando.

Cerca de las 8 la gente de PLÁSTICO se empezó a acomodar en el escenario y todos fuimos a sentarnos para poder tener la mejor vista (algunos afortunados conseguimos sentarnos contra alguna de las paredes). Una de las chicas de la galería se acercó convidando galletitas de naranja hechas por una tal Euge a los que estábamos sentados. La banda terminó de acomodarse y se empezaron a escuchar los primeros acordes. Plástico tocó durante una hora y nos hizo conocer su música a los que nunca los habíamos escuchado. En un momento para una de las canciones el bajista sacó de entre sus cosas un xilofón y se puso a tocarlo sentado en el suelo muy a lo Charlie Brown con su piano. En las canciones se podía notar perfectamente las influencias de la banda (que leí al día siguiente en un listado en su myspace): The Cure, Smashing Pumpkins, Nirvana, Jaime Sin Tierra y el mismo Sebastián Kramer. Los dos guitarristas de la banda iban cantando las canciones y haciéndose coros mutuamente. Al terminar de tocar, Plástico dejó unas ganas de seguir escuchándolos y de buscar un poco más de información sobre ellos.

Apenas pasadas las 9 SEBASTIÁN KRAMER y parte de los Jacksons Souvenirs (la banda que generalmente lo acompaña cuando se presenta en vivo) empezaron a acomodarse en el escenario. La primera canción fue una de los Jacksons, cosa que nos confirmó Sebastián cuando terminaron de tocarla. Ahí se produjo un cambio de integrantes: el bajista de los Jacksons cedió el bajo y se convirtió en parte del público para lo que fue el resto del recital. Kramer tocó canciones de su disco “La futura mirada del ex-tenista”: “Claro”, “Perdón” (mi favorita), “Lo difícil”, una versión improvisada de “La futura mirada del ex-tenista” y “Miedo”. Cuando estaba por cantar la última canción del show, el micrófono empezó a tener problemas y mientras los chicos de Plástico intentaban arreglarlo Sebastián dijo: “la última canción del show, “Elefantes”, casi instrumental para deleite de muchos”. El micrófono terminó arreglándose para la segunda parte de la canción, justo para que terminara como había empezado: a la perfección.

Y así terminó una tarde de rock en un lugar y una hora atípica. Y todos contentos a seguir con sus planes de un sábado a la noche.