FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
LOS ALAMOS
10/05/2008 - Niceto Club

Por: Aldo Montaño - aldo@recis.com.ar

Atravesando el Camino



Con apenas cuatro años en la ruta, Los Álamos han recorrido un largo camino. Su sonido es una marca registrada resultante de los soundtrack de western, el folk y el blues (“narco country”, según se definen ellos mismos), que les ha dado proyección internacional. Luego de Brasil, Chile y Uruguay este año tienen lista su primer gira europea.

Esta consideración lograda en tan corto tiempo también se puede comprobar a nivel local en cada una de sus presentaciones. El último sábado Niceto no fue la excepción, albergando la concurrencia que se acercó en buen número para la presentación oficial de El Fino Arte de la Venganza.

Siguiendo cierta tradición de este tipo de estrenos la banda arrancó siguiendo el orden de las primeras canciones del nuevo disco; “Problemas” y “Franco Nero Blues”. Peter López centraba la escena cantando a dos micrófonos, como graficando el inglés y castellano que se presentaban indistintamente en las letras.

Clásicos como “La casa de las dagas”, “Cola de Cascabel” ó “Asiento Trasero” (con estreno de video), se alternaron con canciones nuevas como “Lo Más Bajo”, “Sin Sombra” o “El Fino Arte de la Venganza”, siendo esta última, la que le da nombre al nuevo álbum, una de la mejores performances de la noche.

Luego de No se Menciona la Soga en Casa del Ahorcado y el manojo de covers acústicos de Emboscada, Los Álamos parecen haber encontrado un equilibrio que descansa en la meseta del country, tal como se pudo ver y escuchar en “Blind Bird Blues” y “Throught the night”.

Unas proyecciones de fondo (a cargo de Dr Chance) rompían con el flash monotemático centrado en el lejano oeste y exploraban la posibilidad del alcance de la música como soundtrack. Había coyotes en ambientes desérticos, sí. Pero también grabaciones de accidentes aéreos y películas de terror, así como versiones El Arca de Noe y Moby Dick.

Tras un anuncio de despedida poco creíble, Los Álamos volvieron para cerrar con “El Alborotador”. Explosiva, con los punteos de guitarra de Poly tomando vuelo junto a la armónica de Jonah, sacudió golpes martillantes que detonaron intensamente en el público y sirvió para dar final al concierto con los decibeles bien arriba.

El show concluyó y la noche del sábado recién comenzaba. Tanto la banda como la gente siguieron su camino; el viaje debía continuar.