SAVES THE DAY llega por primera vez a estas pampas el 13 de abril en el Roxy de Palermo. - SUAREZ presenta su formación 2019 el 16 de Marzo en el Xirgu. - REAL FRIENDS llega al pais el próximo martes 26 de febrero en Uniclub. - Los JORDAN estarán haciendo su show reunión el sábado 9 de marzo en Groove. - Otros que debutan en Buenos Aires son los TAKING BACK SUNDAY, que se presentarán en el Roxy el 16 de marzo. contacto
LA PEÑA DE LEON
16/08/2008 - Club Juniors, Cordoba, Cordoba.

Por: Facundo Miño (Para Recis! desde Cordoba) - facundo@recis.com.ar

Leonera



Con una alta dosis de puntualidad, apenas veinte minutos después de lo anunciado, daba comienzo el festival peñero con el grupo cordobés DIENTES DE LEÓN. Durante una media hora, los debutantes, con dos chicas al frente de las voces, desplegaron un repertorio basado en ritmos latinoamericanos para cerrar con una cumbia que fue acompañada por las palmas del público y se fueron con un aprobado en la mochila.

Pocos minutos después, LEÓN GIECO se para sobre el escenario para sorpresa de la mayoría.” La memoria”, un homenaje a su madre recientemente fallecida en un texto de Eduardo Galeano, “Soy un pobre agujero” y “El fantasma de Canterville” suenan desde el escenario. Este último es interpretado en conjunto con D-MENTE a quienes les cede la posta. Aunque su líder Andrés Giménez hizo todos los esfuerzos a su alcance, el rock pesado del ex ANIMAL y su grupo no contaba con mucho interés de parte de los presentes y no logró conectar con el público. Sus continuas referencias al rocanrol y a grupos clásicos como Creedence o Ac/Dc tenían como objetivo acercarse a la gente aunque sus resultados fueron infructuosos. Si bien aplaudido y respetado, D-Mente no pudo hacer pie pese a sus guitarras poderosas y ritmos machacones y su presentación olió a sapo de otro pozo. “Amaneció”, con un nene cordobés como cantante invitado, fue el cierre más o menos metálico de la jornada.

Distinta fue la suerte para ABEL PINTOS. La operatoria de Gieco fue similar: tocó algunas canciones acompañado únicamente con guitarra y armónica para luego presentar al joven folclorista, compartir una canción y abandonar el escenario. A partir de allí se fueron sucediendo temas del último disco de Pintos y canciones populares que encendieron al público. En medio de su presentación el muchacho descargó una frase poderosa: "el folclore va mucho más allá de un gaucho vestido como tal con un caballo al lado".

LEÓN, la estrella convocante de la noche y auténtico maestro de ceremonias, desplegó su habitual dosis de pequeños monólogos y grandes canciones para emocionar a las 3000 almas presentes, tal como suele acostumbrar en cada una de sus visitas a la ciudad de Córdoba. Hubo espacio y tiempo para recordar a Violeta Parra, Víctor Jara y Cuchi Leguizamón; para referirse a Pocho Lepratti, el pueblo peruano y su nefasto gobierno, el disco homenaje que le acaban de grabar y agradecimientos finales antes del cierre definitivo con “El embudo” y la participación de músicos de todos los grupos de la peña cantando en forma conjunta con el gran maestro y su público universitario fiel.

En lo estrictamente organizativo, la adecuada señalización de baños y puertas de ingreso y egreso (visibles con luces prendidas o apagadas) contrastaba con la pésima tarea del bufete y la opinable distribución del espacio destinado al público. El concepto de peña debería redefinirse para este tipo de casos. Es discutible, aunque entendible, que un evento presentado bajo ese nombre tenga sectores diferenciados (a mayor cercanía con el escenario mayor valor de las entradas) siguiendo la lógica del productor. Pero además no es aceptable la dificultad que implicaba conseguir una empanada o un sándwich por una única boca de expendio para el mayor grueso de público. Los valores de la comida y de la bebida estaban muy lejos de ser populares, como se supone que debieran serlo en un evento de estas características. La productora del evento, una de las más importantes del interior del país no debiera descuidar este tipo de inconvenientes si pretende ajustar los precios de las entradas a sus eventos asegurando que la organización es de primera línea.