FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
KARAMELO SANTO
25/09/2009 - Studio Teather, Córdoba

Por: Facundo Miño (para Recis! desde Cordoba) - facundo@recis.com.ar

Hay Equipo



Mientras Che Chango ofrece su show de apertura, los miembros de Karamelo Santo están dando vueltas por el boliche cada uno por su cuenta, sin enterarse del resto de sus compañeros. Este gesto poco habitual enciende la alarma. ¿Peleas? Un pequeño repaso por la cargada agenda que tuvo la banda permite desechar esa hipótesis: regresaron hace poco tiempo de su octava gira por Europa y, tras convivir más de un mes en un micro, resulta lógico que aquí tomen cierta distancia. Luego, sobre el escenario, las predicciones más agrias quedarían sepultadas ante la camaradería entre sus integrantes. El equipo santo está unido y tira para el mismo lado.

CHE CHANGO, el grupo invitado, arrancó con cierta timidez pero luego se soltó bastante. Practicantes de un rock mestizo que no esquiva ningún género, mezclan ska, hip hop, cumbia y reggae con reparto de voces entre una muchacha y un muchacho. Su actuación terminó resultando algo extensa (bordeó la hora exacta de show) por cierta falta de matices y de sorpresa.

El intervalo sirvió para corroborar algunas impresiones previas. El lugar es un boliche que está empezando a ofrecer recitales en vivo y su personal todavía no maneja las lógicas habituales para este tipo de casos. Poco sentido tiene el humo que sale desde la zona donde se ubica la consola de sonido y resulta curioso que el barman se empeñe en tirar botellas para arriba antes de servir cada bebida. Entre la gente presente abunda un gran grupo que pertenece a la organización Un techo para mi país, promotora del evento, que recibirá lo recaudado por tratarse de un show a beneficio.

Con el reloj cerca de la 1 de la mañana llega el plato fuerte de la noche. La intro de “Luna loca” funciona como apertura antes del comienzo que sorprende a muchos: “Agüita del challao” no figura entre los 27 tracks que componen su reciente cd/dvd en vivo. No sería la única novedad porque aparecerían “What a wonderful World”, una canción nueva (que "no adhiere al rastafarismo ni al peronismo" según indicó Goy Ogalde) presumiblemente llamada “Cumbiaregggaepunky party”, “Noche de putas” y “Los guachos”. Varias de ellas habían caído en desuso en sus últimas visitas por la ciudad. El sonido estuvo lejos de ser óptimo pero fue mejorando con el paso de las canciones hasta alcanzar un estado aceptable.

¿Qué decir que no haya sido dicho ya respecto de las actuaciones de KARAMELO SANTO? El nuevo formato de show es tan acelerado y energético como una locomotora a gran velocidad: si uno no les sigue el ritmo te pasan por encima. La sección de vientos es una de las mejores a nivel nacional, cuyas virtudes probablemente quedan diluidas por el vértigo que le imprimen a sus conciertos. Aún así, el saxofonista Pablo Clavijo se las ingenia para acaparar la atención con un par de solos en los que se luce de manera notable.
Observar al robusto Gody Corominas ensayando pasos coreográficos e invitando al público a imitarlo es digno de mención. No tiene una figura agraciada para este tipo de movimientos pero lo resuelve con eficiencia y muchísima actitud. Está tan envalentonado que propone su danza en diferentes momentos del set y la gente le responde con creces. En “Mamina” Goy no se privó de hacer uso de la ironía al hablar de los dioses que a veces se ponen de moda justo antes de rendirle tributo a la Pachamama.

Luego de dos horas de show, 23 canciones y varios bises, Karamelo Santo se despide con la desquiciada versión cumbia de “Han matado un niño”. Los músicos abandonan sus instrumentos para interpretar la canción sobre una base pregrabada. Todos cantan, todos agradecen, todos saludan al público que comienza a invadir el escenario hasta colmarlo en toda su extensión. Tras el retitro de los integrantes, el líder Goy Ogalde vuelve a tomar el micrófono una vez más: saluda a los organizadores del evento y genera un fuerte aplauso que da por finalizado el recital solidario.