INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - La segunda visita de SAMIAM será el jueves 2 de noviembre, en Gier. - Los históricos JUDGE llegan por primera vez al país el viernes 6 de octubre en Uniclub. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - El PERSONAL FEST acaba de develar su grilla, encabezada por la gran PJ HARVEY. Las fechas son 11 y 12 de noviembre en el Club Ciudad de Bs As. contacto
MUSIC IS MY GIRLFRIEND 6to ANIVERSARIO
21/12/2013 - Ciudad Cultural Konex

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Music is My Girlfriend empezó como un cicló hace seis años en sedes como Unione e Benevolenza y en base al trabajo y la constancia de sus organizadores, recientemente han sumado un festival de fin de año que sirve como un buen muestrario de parte de la escena independiente vernácula. En su pasada edición fueron diecisiete bandas y para esta agregaron dos más (!), por lo que la maratón se extendería desde las 15:30 del sábado hasta las primeras horas del domingo. Este cronista y pseudo fotógrafo fue testigo de todo ello bien desde el principio.

El calor asesino que viene azotando a este diciembre porteño no afloja y es por ello que había que ser valiente para aventurarse al patio del Konex poco después de las 15 hs. En ese momento, la mayoría de la gente se hacía esperar y eran algunas decenas las que estaban ahí para cuando los PLACARD abrían el fuego a fuerza de altas dosis de un energético rock alternativo de guitarras y el despliegue de su cantante Laura Carbajal. Con la modalidad de sets de treinta minutos para todo el mundo, se hicieron tiempo para un estreno (“Bien Adentro”) e invitar un par de guitarristas (Nahuel Briones de Orquesta Pera Reflexiva, y H de Tal Banda), para un final a pura distorsión con “Dormís conmigo” (que también cierra su disco Amor en el fin del Mundo, editado este año). Aprobado.

El ir y venir entre ambos escenarios no se detendría y llegaba era el momento de ir al de afuera, auspiciado por Los Inrockuptibles (el de adentro, por el programa de radio El Triangulo de las Bermudas, conducido por Maxi Martina en Vorterix), para ver la actuación del joven crédito del sello Scatter, AUTOPISTA. Lo de Ale Lago y cia es power pop, pero muchas veces el pulso acelera a territorios lindantes con el punk rock, lo cual es una combinación interesante. Su disco debut salió este año y consecuentemente basaron la lista en los temas de dicho trabajo (de hecho les alcanzó para hacer los diez temas del disco justito), destacándose “Tan Sensacional” y “Olvidándote” (los mas “hiteros”, por decirlo de alguna forma). La verdad es que lo que hacen está bueno, y el mismo calificativo aplica para su presentación en el festival.

Nuevamente adentro, los visitantes mexicanos LOS NEGRETES salían a hacer lo suyo. Lo de este trío resultaba un tanto complicado de calificar. Ellos se definen como “Garage-Mariachi-Punk” y dicen que sus influencias a "incluyen tanto a The Velvet Underground, The Modern Lovers, The Jesus and Mary Chain,Bob Dylan, Luca Prodan, Bo Diddley, Louis Jordan, Tom Waits, The Pogues, La Orquesta Mondragón, como al mariachi y a los beatnicks; a Les Luthiers” . Toda esa ensalada ayuda a orientar a la hora de explicar a qué suenan, para no caer en el lugar común de compararlos con otras bandas mexicanas tales como Café Tacuba o Molotov (ya que de hecho, alguna similitud con los comienzos de los primeros tenían, pero no tanto con su etapa actual, y poco que ver con Molotov). Vienen de una gira que los llevó también por Perú y Brasil y esta era como su cuarta fecha en Argentina en pocos días, a pesar de lo cual transpiraron la camiseta a pleno y se ganaron los aplausos de la gente que se arrimó a ver de qué iba lo suyo.

Lo de LAS DIFERENCIAS fue una de las revelaciones de la jornada. Estos pibes son un trío que hacen rock setentoso, sin llegar a los extremos desérticos del stoner, pero por momentos casi. Por eso tal vez el sol implacable que había en ese entonces no les cayera mal. Muy buen sonido, buen show, dejando un saldo altamente positivo, premiado por la respuesta de la gente en el cierre.

CHILLAN LAS BESTIAS era una de las bandas más “raras” de la grilla. El proyecto está integrado por músicos de la banda argentina Ángela Tullida y el cantante de los uruguayos Buenos Muchachos, Pedro Dalton. La formación incluía además de los clásicos guitarra, bajo y batería, teclados y un violinista con un pedal de efectos de esos que usan los guitarristas, atado a la cintura (!). El disco está en su bandcamp y probablemente el tag “rock urbano rioplatense” alcance a describir lo que hacían. Es lo bueno de este tipo de festivales, uno se ve expuesto a cosas que probablemente por su cuenta jamás hubiese escuchado. Dicho esto, estuvieron tranquilamente a la altura de las circunstancias y el set resultó a fin de cuentas entretenido, aun cuando la mayoría (este cronista incluido), estaba viéndolos y escuchándolos por primera vez.

En el escenario del patio, finalmente pude comprobar todo lo que había leído acerca de los shows de EL PERRODIABLO. No era ni remotamente exagerado, y me arriesgaría a decir que son una de esas bandas que por más que tengas los discos, la verdadera experiencia es verlos en vivo. Súper rockero, no aflojan ni medio segundo e invariablemente la atención se va hacia Doma, su cantante, que es un frontman de pura cepa… creo que se tiró del escenario en el 80% de los temas, no paró de agitar jamás y un largo etcétera, además de cumplir con su rol en las voces. No es solo eso, la banda además suena furiosa y al palo de comienzo a fin. Como cereza del postre, contaron con Andrea Álvarez de invitada en la batería para el cierre, haciendo “Algo sobre estar vivo”. Lisa y llanamente, la rompieron.

La última vez que había visto a LAS KELLIES fue en 2009 para la fugaz vuelta de Spleen en Ultra, y ya estaban con esta formación de trío, aunque con algunas otras integrantes. A nivel sonido ahora están un poco más cerca del post punk y evidenciando influencias del dub, con la incorporación de teclados, aunque sobre el final metieron un par de temas de los viejos, con la impronta más punk/riot grrrl/etc que les conocía. Las hemos visto poco por acá porque estuvieron girado mucho por Europa e incluso editado allá con cierto suceso, cosa que nunca es fácil. Vale el cambio.

Afuera otra vez, los 107 FAUNOS salían a mostrar en media hora una docena de esas canciones indie rock con su marca registrada que tan bien les salen, en una formación extendida por otro percusionista (que también aportaba lo suyo en los coros). Largaron con “Lobo Mío” y metieron temas de los otros tres discos más algún estreno, cerrando (si la memoria no me engaña) con “El Tigre de las Facultades”. Particularmente se encuentran en un gran momento como banda y con un cuarto disco inminente, este show fue un digno cierre de un año que los vio girar por España y tocar en el festival Primavera Sound en Barcelona. Fácilmente en el podio de lo mejor del festival, así de simple.

Con EL VIOLINISTA DEL AMOR Y LOS PIBES QUE MIRABAN caemos nuevamente en la de “banda rara” (muy entre comillas y en el mejor de los sentidos). Tienen tres discos y si bien musicalmente su particular versión del folk que incluye mandolina, banjo, ukelele acordeón y algún que otro instrumento más que me olvide, lo más sorprendente es la temática: recrean mayormente “canciones e himnos de revoluciones que no fueron” (sic), que en su último disco Contra Los Fantasmas mayormente son de la guerra civil española. Además, metieron un inédito con tal vez el mejor nombre de tema de la historia universal de la música: “Me cago en el barco que me trajo”, esto cantado desde el punto de vista de un inmigrante (!). Más allá de todo esto, suenan muy ajustados y el hecho de que muchos se quedaran de principio a fin escuchándolos no es casualidad.

En el patio, GO-NEKO! estaba haciendo lo que probablemente fuera su último show. Si bien para una banda post rock como esta tocar de día no le sea tan favorable por la conjunción de la música con las proyecciones, el atardecer iba cayendo y sobre el final el tema escénico terminó acomodándose. Más allá de este pequeño detalle, tal vez el hecho enunciado al principio haya jugado desde el punto de vista emotivo, pero cualquiera que sea el caso, debe haber sido el mejor shows que les he visto.

Particularmente fui a ver a FANTASMAGORIA en plan “qué bueno, toca Fantasmagoria” , habiéndoles perdido la pista hace algunos años. Con solo siete u ocho temas, sufriendo leves problemas de sonido producto de un equipo de guitarra rebelde (zafados con una cancha envidiable merced de un tema a capella con los cuatro cantando) y todo, igual estuvo buenísimo. Es que uno no puede resistirse a temas como “Gori Llamando a Río”, “La Laguna” o “Mira para afuera”, simplemente no puede. Otros que fueron directo al podio.

POSEIDOTICA fue otra de las revelaciones para quien escribe. Por ninguna razón en particular no había tenido oportunidad de verlos en vivo y la verdad es que suenan increíblemente bien. No casualmente en la batería estaba Walter Broide, ex los Natas, pero no es solo la batería, toda la base y sobre todo el laburo de las guitarras para crear esos paisajes sonoros es notable: preciso, potente, todo. Presentaron tema nuevo y anunciaron fecha con Pez en enero, así que habrá que estar atentos.

BESTIA BEBÉ se mandó un set que demuestra por qué son claramente una de las revelaciones del año, con tan solo un disco a cuestas. Decena de temas repasando lo mejor de la mencionada placa, como por ejemplo “Estamos Bien”, “Sabes!”, “El Uruguayo”, “El Gran Balboa”, “Patrullas del Terror” (con el Gato de los 107 Faunos y el bajista de los Negretes de invitados) o tal vez su “hit”, “Lo quiero mucho a ese muchacho”. Puede arriesgarse que junto con 107 Faunos fueron los que mejor respuesta lograron del público, que incluso en este caso hizo un pedido. Tal como sucede en los estadios cuando el equipo de uno toca fondo, sonó el clásico cántico que reza “Ju-ga-do-res/LCDSM/A ver si ponen huevos…”. Arriba del escenario acusaron recibo, e hicieron su propia versión para ahí si darle cierre a una exitosa presentación.

Otra vez en el patio, con el show de ACORAZADO POTEMKIN comenzaba la labor en los parches de Lulo Esain. El trío se ha ido ganando un lugar silenciosa, pero constantemente y aprovechó esta ocasión para presentar algunos temas de su disco Mugre más algún que otro estreno. Dieron el impecable show que uno podría esperar de músicos con su trayectoria (Pequeña Orquesta Reincidentes, Los Visitantes, Don Cornelio y la Zona, Me Darás Mil Hijos, Valle de Muñecas y siguen las firmas) y fueron consecuentemente bien recibidos por la gente.

Los NORMA pasearon su enérgico “rock 2 tonos” por el escenario del Triángulo de las Bermudas y poco les importó el calor y el trajín de la larga jornada festivalera. Treinta minutos al palo y sin respiro para redondear un set impecable desde todo punto de vista, en un año que también los vio llegar al Primavera Sound barcelonés y algunas otras ciudades de España.

Cerrando el escenario de afuera teníamos a BICICLETAS, quienes han recorrido ya un largo camino desde aquel primer EP Deslízate Naranja que parece mentira que haya salido hace diez años. Paulatinamente su propuesta se ha ido acercando a la pista de baile, pasando por momentos psicodélicos y otras cosas bastante difíciles de describir en palabras. Toda esta evolución se ve reflejada en su más reciente disco Magia Amor Locura Animal, editado este año, y lo mismo puede decirse de sus performances en vivo, con mucho predominio de teclados, sintetizadores y la sección rítmica. Si bien a quien escribe le gustaba más cuando hacían canciones como “Árbol”, no se puede negar que lo de Bicicletas fue, como era de esperarse, de correcto para arriba.

A VALLE DE MUÑECAS le cabe el mismo concepto que a Fantasmagoría. En cualquier contexto que sea, ver y escuchar al cuarteto hacer algunas de sus mejores canciones como “Tormentas”, “La Soledad No es Una Herida”, “Días de Suerte” o “Ni Un Diluvio Más” es una más que grata experiencia. Eran ya las 23:30 y a pesar del cansancio acumulado, su media hora se hizo corta. De lo más alto de la jornada sin lugar a dudas.

Cada vez que hay que hablar de THE TORMENTOS uno cae en remarcar que difícilmente el surf instrumental que hacen sea la elección para escuchar en casa, pero que de todas formas está bueno. Es un facilismo, pero es que realmente te tiene que pasar eso a menos que seas un entendido del género. Dicho esto, los debo haber visto más de diez veces de soporte de otras bandas y cada vez me parece mejor lo que hacen. Y eso que presumiblemente el mismo equipo que antes había tenido a mal traer a Gori volvía a hacer de las suyas. Nada de eso importó, nos entretuvieron durante su media hora, con el atenuante de que algunos estábamos desde las 15 hs, lo cual no es un dato menor. Como rareza, hicieron un tema cantado, “Barracuda”, con Dacho en las voces.

LOS ESPIRITUS largaron pasada la 1 de la mañana, con el público sobreviviente al borde del knock out. Maxi Prietto y compañía hacen una mezcla que incluye folk, blues y ritmos latinos (las tumbadoras en escena no mienten). Ya era tarde, no quedaba mucha gente, pero si un grupo considerable que los estaba esperando y para ellos no importaba el calor, ni la hora ni el cansancio. La media hora reglamentaria se había pasado y la banda estaba en el mejor momento de su show, por lo cual intentaron estirarla un rato más. En cualquier otro lugar, no hubiese habido problema, pero al parecer la gente del Konex es estricta con los horarios y el final se vino sin amplificación, ya que el sonido fue cortado. Un malentendido menor que podría no haber ocurrido, pero que no le hace mella en lo más mínimo a un festival a nivel general impecablemente organizado, en un lugar que (a diferencia de varios otros) no tiene precios abusivos y sobre todo con una paleta de bandas para todos los gustos. Parece trivial, pero es algo de lo que la mayoría de los grandes festivales con presupuestos millonarios no pueden jactarse.

Más fotos: