INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - ¡AL FIN!. THE GET UP KIDS vienen a Buenos Aires y el show será el viernes 1 de septiembre en Palermo Club. - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - LOS 2 MINUTOS festejan sus 30 AÑOS con 3 shows en Groove, los sábados 8, 15 y 22 de julio. contacto
FESTIVAL CLANDESTINO
01/11/2014 - Estadio Malvinas Argentinas

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

El Festival Clandestino nació como festejo de los 10 años de las Fiestas Clandestinas, ya a esta altura un clásico de la escenas rock y reggae vernáculas (no casualmente la productora que las lleva adelante tiene ese nombre). Con sede principalmente en Groove de Palermo (pero pasando por el Teatro de Flores y algunos otros lugares) las clandestinas han visto desfilar por su escenario a decenas de artistas de los mencionados géneros, pero también otros como el rock alternativo y el punk rock; y todo a precios populares, cosa que lamentablemente no suele ser muy habitual últimamente (lo cual lo hace aun más destacable).

Con motivo de la celebración, la apuesta era más grande: el estadio cubierto Malvinas Argentinas, que añadía un segundo escenario con capacidad para más de 10000 personas en la parte de atrás, presentando una grilla que, como tantas veces, sumaba pesos pesados y nuevas promesas en una maratónica jornada que comenzó pasadas las 15 hs del sábado.

EL BUEN SALVAJE, abrió el fuego en el escenario de adentro tipo 15 y algo. El quinteto hace, según su propia definición, hard rock progresivo, y por lo que se pudo ver en esa media hora y monedas de set, da una idea bastante aproximada de las influencias que definen su sonido. Con poco más de tres años de vida, la verdad es que no les pesó la camiseta por tocar con semejante marco y aprobaron con creces. Incluso tuvieron un segundo round entre los shows de Catupecu y Las Pelotas, y ayudados por las inclemencias climáticas, aprovecharon para tocar para muchísima más gente.

Al toque BRANCALEONE largaba en el escenario de afuera, donde su cantante incluso cortó la cinta roja (!) a modo de inauguración. La banda mezcla elementos ajenos al rock como el tango y el folklore, con instrumentos tales como charango, bombo, acordeón, peine y celofán (arrojado desde el público (!) convenientemente) y varias otras cosas, logrando un resultado bastante personal y basándonos en lo apreciado en la gris tarde de La Paternal, interesante.

La mayor incógnita del festival tal vez hayan sido los mexicanos DESCARTES A KANT. Lo que nos encontramos fue una banda integrada tres chicas y tres pibes que musicalmente eran una cruza de algo onda riot grrrl con sonidos que se acercaban a la musica industrial, con una componente escénica muy fuerte: efectos de voz (que hacían que una naturalmente aguda voz femenina baje varios tonos (!)), cambio de instrumentos, cotillón, maquillaje en vivo y un largo etcétera. A pesar de lo caótico que todo esto pueda sonar, musicalmente se sostenían más que bien y a decir verdad, para ser una primera vez, el saldo fue positivo.

A días de haber presentado su tercer disco Epitafios en el Teatro Vorterix, afuera salían los ascendentes MELIAN, con guitarrista y bajista suplentes, pero con toda la polenta habitual que caracteriza a la que es una de las bandas principales de la escena post hardcore local. Muy agradecidos de estar participando del festival, pasearon temas del disco nuevo más algún que otro de los viejos, cerrando su breve lista con “Montañas”.

Cuando uno piensa en LOS RUSOS HIJOS DE PUTA, los asocia con otro tipo de eventos y festivales como por ejemplo el Festipulenta. Sin embargo poco pareció importarles el escenario y el marco, para dar un muy divertido show. ¿Qué hacen? Y, es medio difícil de precisar, pero cae bajo el amplio paraguas del indie rock, a veces más cancionero, otras más pop, por momentos cercanos al punk… bastante diversa la cosa. Dos chicas (cantante-tecladista y la batera), dos cantantes (la tecladista y el guitarrista), algunas buenas canciones y mucha actitud fueron suficientes para salir airosos de su presentación en el festival. Con solo un EP de seis temas ya tocaron por todos lados y lograron editar en México y España, así que quien sabe adónde los veremos en un año o dos, anoten.

El punk rock estuvo representado por los veteranos rosarinos de BULLDOG en el escenario de adentro. Para este momento de la tarde ya había mucha gente y todos ellos se rindieron ante una catarata de clásicos. Muy pero muy buen show, tirando el oficio y los años de ruta a la parilla, los Bulldog fácilmente se anotaron como uno de los puntos más altos del festival.

Luego de la dosis de punk rock hubo tiempo para ver el final del set de JEITES, quienes hacían algunas de sus agradables canciones en la onda rock latino mientras cronista, fotógrafa y amigas hacían una parada técnica en los puestos de comida.

Con las energías renovadas ahora había que volver adentro porque arrancaba uno de los pesos pesados: MASSACRE. Siendo esta la banda que quien escribe vio más veces en su vida, es complicado tener mucha objetividad y sobre todo no repetirse. De cualquier forma, cabe comentar que fue un “show de festival”, clásicos como “Plan B”, “Nuevo Día”, “Mi Mami no lo hará”, “Te Leo al Reves”, algunas mas nuevas como “Sofia la super vedette”,” La Virgen del Knockout”, “Tanto Amor”, “La Octava Maravilla” y el cierre tal vez un tanto anticlimático con “La Momia vs. El Robot” (entiéndase: uno se pone en fan y piensa que un final con “Diferentes Maneras” hubiese sido, como tantas veces, incendiario). En definitiva, una hora y algo de Massacre en absolutamente cualquier contexto es una buena noticia y no iba a ser esta la excepción.

El mismo solapamiento entre sets que pasó con Jeites y Bulldog ocurrió con SALTA LA BANCA, quienes luego de Massacre, terminaban de tocar ante ya mucha gente afuera. Con el clima cada vez más amenazante, Santiago Aysine y cia no hicieron otra cosa que confirmar su momento como referentes del recambio generacional del llamado “rock barrial”, luego de haber llegado al Luna Park.

Pasadas las 20 hs se largaba a llover y entre que había mucha gente de ellos y los refugiados, estalló el escenario de adentro, donde CARAJO pisaba las tablas. Arrancaron con un par de temas de su último disco Frente a Frente y como era de esperarse, mecharon con grandes canciones como lo son “Chico Granada”, “El Error” o “Triste” dedicada a Gaby Ruiz Diaz. “Sacate la mierda” llegó para el cierre de un impecable show, del nivel que el trío acostumbras, y que coincidía con el comienzo del lluvioso show de Fernando Ruiz Díaz y cia afuera.

En la recta final CATUPECU MACHU dio un muy buen show, solido y con un sonido excelente. Mucho huevo y agite a pesar de la lluvia, en un set que en su parte final contó con varios invitados: Sick Porky para “El Mezcal y La Cobra” (con una generosa presentación de Fernando para con los cerdos), Las Pelotas para “Magia veneno”, Tery y Andres de Carajo para Dale! y “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”, con “Blitzkrieg Bop” de los Ramones entre medio. La lluvia el frio y el viento no pudieron con Catupecu y menos que menos lo harían con el cierre de la jornada.

Sería ridículo descubrir a LAS PELOTAS a esta altura del partido. Es por eso que no debería sorprender a nadie que tocaran ante un campo lleno a pesar de la lluvia y las más de diez horas de festival que arrastrábamos la mayoría de los presentes. Casi treinta temas de todas las épocas donde no faltaron ni los hits ni los clásicos (“Será”, “Hola Que Tal?”, “Bombachitas Rosas”, “Capitán América” y la lista sigue…) y los invitados, como Fernando de Catupecu retribuyendo la visita y Walas de Massacre (quienes a su vez habían hecho un cover de Sumo). No mucho más que agregar para un cierre acorde a lo que fue una buena primera experiencia de un festival, que a la luz de los acontecimientos parece que tendrá nuevas ediciones y hasta más pronto de lo que muchos piensan.

Buena y variada grilla, correcta organización y precios razonables, una combinación ganadora para el primer Festival Clandestino.

Fotos: Priscart