INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - ¡AL FIN!. THE GET UP KIDS vienen a Buenos Aires y el show será el viernes 1 de septiembre en Palermo Club. - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - LOS 2 MINUTOS festejan sus 30 AÑOS con 3 shows en Groove, los sábados 8, 15 y 22 de julio. contacto
EL MATÓ A UN POLICÍA MOTORIZADO - 107 FAUNOS
06/03/2015 - Groove

Por: Rodrigo Capeans - cronicas@recis.com.ar

Entrando ya en el último mes del verano, uno podría llegar a pensar que poco a poco la oferta cultural de vacaciones empezaría a decaer gradualmente, con menos eventos a los cuales asistir en las largas noches porteñas. Sin embargo, esto no es así. El pasado viernes 6 de este mes, Él Mató a un Policía Motorizado hizo vibrar a un Groove repleto de fanáticos, evidenciando que la banda de La Plata se encuentra en su mejor momento y que si se quiere todavía queda mucho por disfrutar.

Sin embargo, hablar sólo de Él Mató sería una injusticia, ya que no eran la única atracción de la noche. Se encontraban acompañados por unos invitados de lujo, los también platenses 107 Faunos, de un gran presente musical tras la salida de su último álbum. Sin lugar a dudas, se trató de un combo irreprochable, con dos de las mejores banda del rock independiente argentino.

La música comenzaba a sonar a las 20:30, con los 107 FAUNOS entregando un corto pero satisfactorio show que sirvió de antesala perfecta para lo que luego sería el plato fuerte de la noche. En un poco más de media hora, la banda recorrió distintos hitos de su discografía, haciendo énfasis en su último álbum, Últimos días del tren fantasma, pero sin dejar de lado temas ya clásicos del grupo como la evocativa “Días Dorados” o la energética “El Jefe de los Malos”. El público, integrado por los fieles seguidores de siempre y aquellos que tal vez oían a la banda por primera vez, se dejó contagiar por la energía joven del grupo, aquella que despliegan y retratan magistralmente en temas como “John Henry”: “No sé cómo entender / la libre competencia ni el mercado laboral (…) / Pero hay algo que sé muy bien / Saltás con el A y disparás con el B” – toda una verdadera declaración de principios.

Una vez terminado el show de los Faunos, llegaba la hora de esperar a EL MATÓ A UN POLICÍA MOTORIZADO, quienes terminarían subiendo al escenario a eso de las 21:45. Arrancando con los dos primeros temas del ya no tan reciente La Dinastía Scorpio, la banda mostró desde el primer momento por dónde iba la propuesta: indie rock ruidoso y potente con ambición de llevárselo todo puesto. Entre los primeros puntos altos del show se destaca “Mujeres Bellas y Fuertes”, una de las canciones más logradas del grupo, en la cual unas guitarras a lo Strokes acompañan un pegadizo tema con alma de hit potencial.

A medida que transcurría la noche, la banda agarraba confianza, entregando incendiarias versiones de temas pertenecientes a todos sus álbumes. Si bien nadie discute la calidad del grupo en el estudio, sus presentaciones en vivo llevan el potencial a otro nivel: las guitarras suenan más guitarreras, la batería más potente, y Santiago Motorizado capta todas las miradas gracias a sus machacantes bases de bajo, pero sobre todo debido a su emocionante forma de cantar letras que a fuerza de su simpleza y honestidad llegan con calidez al atento público.

La banda cerraba el show temporalmente a eso de las 23 horas, con una bellísima versión de “El Fuego que Hemos Construido”, la última canción de La Dinastía Scorpio. “Temporalmente” porque luego llegaría la hora de los bises y, ahora sí, tras un par de temas, la banda daba por terminada la fecha con “Chica Rutera”, uno de los temas más apreciados por los seguidores de El Mató...

Se lo mire por donde se lo mire, lo vivido el viernes fue de una altísima calidad; dos shows que emocionaron y movieron a aquellos afortunados que acudieron a la cita pactada. Si hay algo para criticar a una organización que en líneas generales fue acertada, es el volumen durante la presentación de Él Mató, quizás un tanto más elevado de lo necesario, lo que dejó a más de un miembro del público aturdido al final. Más allá de eso, se trató de una noche irreprochable, que nos recordó a todos el por qué asistimos a recitales de rock.

Fotos: Candela Gallo (nuevamente gracias)