Los suecos NO FUN AT ALL volverán al pais el jueves 6 de abril en lo que es una muy agradable sorpresa. - SILVERSTEIN volverá a Buenos Aires el 31 de Mayo en Uniclub, junto a THE WORLD ALIVE y FOR THE FALLEN DREAM - TIGER ARMY estará tocando por primera vez en el país el próximo 30 de abril en M.O.D de San Telmo. - Finalmente las plegarias del publico punk rock local fueron escuchadas y los RANCID tendrán sideshow en Flores, el 30 de marzo. - RISE AGAINST vuelve por tercera vez al pais y se presenta el domingo 7 de Mayo en el Teatro Flores. contacto
VALLE DE MUÑECAS - EL PRÍNCIPE IDIOTA
09/04/2016 - La Trastienda

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

En mayo del año pasado y en el mismo lugar, Valle de Muñecas había mostrado algunas canciones de lo que en noviembre conoceríamos como El Final de Las Primaveras, su cuarto trabajo discográfico. Casi un año después y ya con el disco en la calle, llegaba la hora de presentarlo oficialmente en el siempre especial marco del local de San Telmo.

En la mencionada oportunidad, el show había sido compartido con Fantasmagoria, pero esta vez fue EL PRÍNCIPE IDIOTA (proyecto solista de Mariano di Cesare, voz de los ascendentes Mi Amigo Invencible) quien en plan voz y guitarra cumplió con creces con la tarea de amenizar la espera por el plato principal. Unas cinco o seis canciones provenientes de sus dos EP (Doméstico y Diccionario Ilustrado, los cuales pueden ser descargados gratis desde su bandcamp) y del catálogo de su banda (“Lo Mundano de La Tristeza”, si no le falla la vista a este cronista) conformaron el reducido setlist. La favorable impresión dejada por esa media hora de show y la posterior escucha de los EP, hizo que quien escribe tomara nota mental de que no estaría mal prestar atención a futuras presentaciones.

Habiendo visto en vivo a VALLE DE MUÑECAS fácil unas diez veces desde la época del disco anterior, La Autopista Corre del Océano Hasta el Amanecer (2011), tanto en festivales como de soportes de artistas internacionales y también solos, resulta harto complicado no repetirse en los mismos conceptos una y otra vez. Y es que una banda con más de diez años de carrera integrada por músicos de reconocida trayectoria difícilmente pueda dar shows flojos, sonar mal o armar listas que dejen a su público disconforme. Entonces, el hecho de que se agregaran once nuevas canciones al repertorio era algo bienvenido y que planteaba el interrogante acerca de cómo se integrarían a las viejas conocidas.

Bueno, arrancando con “Las Espadas del Sol”, “Hoja en Blanco” y “1000 Km”, todas las canciones de El Final de Las Primaveras terminarían sonando en la nublada noche de viernes, perfectamente acopladas a esas que nunca deben faltar (“Días de Suerte”, “Ni Un Diluvio más”, “Regresar (A Través de la Noche)” o “La Soledad no es una herida”, por nombrar algunas). Además, la lista también dejó lugar para alguna que otra rareza como “Dejadez” (originalmente en el disco de Flopa Manza Minimal) y dos de Menos Que Cero (la anterior banda de Manza): “Recuerdos del Invierno” y “Cartas”. A fuerza de un arbitrario gusto personal, "1000 km", "Las Cosas Perdidas", "A un lado" y "La Cura y el Dolor" se perfilan para habitar asiduamente las listas una vez que el disco deje de ser novedad.

Y después, retomando la idea propuesta dos párrafos atrás, ahora aplicada a tratar de describir el show en sí: veintiséis canciones de esa versión de rock alternativo/de guitarras/power pop/[inserte la etiqueta estilística que mejor le parezca] reinterpretado con el personalísimo estilo de los cuatro Valle de Muñecas, en un lugar cómodo y que suena bien, impecablemente ejecutadas y con un público con promedio de edad tirando a los veintilargos que sabe ubicarse (nadie le grita boludeces a los músicos para hacerse el gracioso, ni busca un protagonismo que no le corresponde, ninguno se dedica a filmar el show en condiciones de audio y video pésimas con un celular en lugar de verlo y escucharlo como se supone debería... en líneas generales no caen en el largo etcétera de comportamientos insufribles que vemos con demasiada cotidianeidad)… o sea, mucho más que esto no se puede pedir, ¿no?

Palabras más, palabras menos, así fue la cosa: un extenso y buen show de Valle de Muñecas, quienes luego de un falso final, volvieron por los reglamentarios bises y se despidieron definitivamente con "Vamos al Cine", cuando ya era sábado y la lluvia dejaba de ser solo una amenaza.