INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - ¡AL FIN!. THE GET UP KIDS vienen a Buenos Aires y el show será el viernes 1 de septiembre en Palermo Club. - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - LOS 2 MINUTOS festejan sus 30 AÑOS con 3 shows en Groove, los sábados 8, 15 y 22 de julio. contacto
MUSIC IS MY GIRLFRIEND 2016 - EDICIÓN PRIMAVERA
16/09/2016 - Niceto Club

Por: Rodrigo Capeans - rodrigo@recis.com.ar

En poco menos de una semana llega la primavera y también las ganas de homenajearla. Finalmente regresará el verdor a las calles, los estudiantes coparán las plazas para auto celebrar su juventud y, poco a poco, los días de usar abrigo dejarán paso a la remera de manga corta. Un festival se adelantó al resto en los festejos: el Music is my Girlfriend dio el puntapié inicial el viernes en con propuestas para todos los gustos. Por una parte el Lado B de Niceto recibió el experimentalismo de ONCE Trío, Yuyemano y Tan Frío El Verano, mientras que el escenario principal del Lado A invitó a la fiesta con las presentaciones de Morsa, Data Process y Núkuma. Variedad, baile y asombro fueron las claves del ciclo que apunta a descubrir artistas de la escena independiente.

Así es como arrancaba la noche, no con un acorde, sino con un ruido de sintetizador. Los primeros en subir a tocar fueron TAN FRÍO EL VERANO con su propuesta en que cruzan el rock instrumental y agresión industrial, algo así como escuchar post-rock a través de una radio destartalada y con mala sintonización. Las bases están ahí, pudiéndose reconocer los crescendos y las atmósferas, pero constantemente tapado por el noise y el glitch. Interesante idea que se benefició de la puesta en vivo, alcanzando mayor inmediatez que en el estudio, donde a veces es fácil perderse en el collage desorientador de agresión electrónica.

Como una muestra de que no hay prejuicios a la hora de elegir artistas, la siguiente presentación del festival se ubicaba en el polo opuesto en cuanto a género, con MORSA trayendo su propuesta de neo-soul a la pista. Actitud y carisma por parte de las vocalistas Flor y Maria, canciones de (des)amor y otros temas (hay una que habla de un dinosaurio, lo que justificaría la frase "a veces flasheamos cosas locas, pero somos bailables" que soltaron a mitad del show), y una buena base instrumental funky configuraron el pulso de su presencia.

El costado más bailable de la noche era retomado por los DATA PROCESS un rato más tarde, también en el lado A. La gran banda (once músicos, entre vientos, percusión, bajo, guitarra y voces) celebraba 3 años de conciertos y lo hicieron de la manera que mejor conocen: a puro funk. Imposible resistirse a las hipnóticas líneas de bajo y la buena onda de la banda que, además de dar rienda suelta a esos grooves que tanto nos hacen mover el cuerpo, no se olvidaba de su costado más relajado, intercalando baladas souleras de rato en rato. De todo corazón, les deseamos que el tercer aniversario sea el comienzo de muchos más.

Con solo una batería y una guitarra eléctrica (si no contamos el montonazo de pedales para efectos), el dúo YUYUMANO se subía a presentar su propuesta, a medio camino entre el post-rock y los intrincados ritmos propios del math-rock. Junto al show de ONCE TRÍO, también en el lado B de Niceto, se daba un doblete en el que la búsqueda y experimentación instrumental era el punto de continuidad. Aunque un poco más por el lado del jazz, el trío también mostraba predilección por el juego de instrumentos en temas como Toreto, perteneciente a su más reciente trabajo.

"Tengo una pregunta: ¿Niceto quiere bailar?" interpelaba Sony de NÚKUMA al público. El entusiasmo con que se respondió indicaba que sí, y de ahí en más la banda se ganó a todos con su fusión de hip hop y funk, mezclando rimas acertadas con grooves impecables. “A One Night”, carta de presentación del proyecto, en el que el talento narrativo del líder del grupo se amolda con total precisión a la base que arman sus compañeros, le siguieron otros temas propios como “Huella del Presente” que vino con una advertencia previa: "si tienen pañuelos vayan sacándolos que van a llorar". Y es que lo que seguía se daba en clave acústica, con Sony imaginando cuál sería su legado en caso de morir y qué significa para él la música que hace. Junto al freestyle que siguió al poco rato se trataron de los momentos en que más se evidenció la tradición hip-hoppera que acarrea el rapero, formado en batallas de rimas y la improvisación. Pero además de la presentación del material propio, a estrenarse en formato físico a la brevedad, hubo lugar para el homenaje a sus influencias con un muy buen cover de “Superstition” de Stevie Wonder, que sacó a bailar hasta a los más inhibidos. Ya en el tramo final lo instrumental ganaba peso con solos de cada integrante, a la par que Sony aprovechaba para presentar a los músicos entre medio de freestyles y elogios. Una foto con el público desde el escenario y, ahora sí, la noche cerraba oficialmente.

¿Lo que viene? Seguramente repasar el material disponible de cada uno de los artistas del festival: algunos recién dando sus primeros pasos con estrenos de singles, otros con al menos un disco bajo la manga. Pero eso sí: todos ellos con una propuesta distinta a la que vale la pena dar una chance.

Fotos: Seba Vazquez (Núkuma) y Natalia Carrizo (Data Process)