INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - ¡AL FIN!. THE GET UP KIDS vienen a Buenos Aires y el show será el viernes 1 de septiembre en Palermo Club. - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - LOS 2 MINUTOS festejan sus 30 AÑOS con 3 shows en Groove, los sábados 8, 15 y 22 de julio. contacto
FESTI LAPTRA 2016
12/11/2016 - Ciudad Cultural Konex

Por: Rodrigo Capeans - rodrigo@recis.com.ar

De un tiempo hacia acá, al hablar de la escena indie local, hay un sello que tarde o temprano surge en la conversación, ya sea para volver a elogiar ese EP de El Mató o para preguntarse en qué andan los muchachos de 107 Faunos u Hojas Secas. Más que un sello discográfico se trata de una familia, en todo sentido de la palabra: no solo comparten fechas y escenarios, sino que hasta podés jugar al “Buscando a Wally” y entre el público de cada banda te vas a encontrar a los miembros de otra, bancando a sus amigos. O si prestás atención, lo más seguro es que esa remera que tiene el bajista es el diseño de tapa del disco de un compañero del sello. En LAPTRA están más que unidos y para festejarlo se armaron otra fecha de su festival, el Festilaptra, versión recargada de más de ocho horas (!) de duración. Recis! estuvo ahí bien temprano para contarlo.

La cita arrancaba puntual a eso de las 5 y media, con LOS SUBTERRÁNEOS dando el puntapié inicial en el patio del Konex, bautizado para la ocasión como “escenario El Tigre”. Recién comenzaban a llegar los seguidores y ya había con que entusiasmarse: los chicos de la banda (tal vez los conozcan mejor por el nombre Los Japón, bajo el cual lanzaron su debut La Playa) calentaban motores con su rock cancionero y pegadizo, ese que se le da tan bien al sello que los acobija. Además de entregar un par de canciones de su mini-álbum del año pasado no se olvidaron de meter algunas de su debut, cerrando con “Giran Discos”, un favorito del público. Y luego a moverse rápido, que la acción seguía en el escenario cubierto (o para el que conoce el Konex, la famosa “Sala de las columnas”) con la presentación de CABEZA FLOTANTE. En media hora el quinteto repasó algunas de las mejores canciones de Las Afueras, el tercer álbum de su discografía y el primero editado bajo el sello de la fecha. Temas como “Esta noche” o “Último día de verano”, con su impronta ágil e infecciosa, hicieron imposible el no mover la cabeza a la par.

Un rato pasadas las seis la acción volvía al patio, de la mano de SRTA. TRUENO NEGRO. “A mí me destruye el verano” dicen en una de sus letras, y quizás ahí es donde hay que hacer foco para entender por dónde viene la mano: pop de guitarra playero, teñido de nostalgia y sin miedo a entregarse a la melancolía, en la línea de grupos como Real Estate. Más que saltar, la consigna fue sentarse en el piso, escuchando la música y alternando la mirada entre la banda y los videos color sepia que apropiadamente ilustraban la propuesta del grupo. Pero eso sí: a no ponerse demasiado cómodos que luego llegaba el turno de MI PEQUEÑA MUERTE. Ya van cuatro años desde que nos entregaron El triunfo de la paz, y si bien las ganas de nuevo material se hacen sentir, mientras tanto lo que ya tienen bajo la manga es más que suficiente. Como todo buen pop que se precie de serlo, canciones como “Fuera de la anestesia” son tan lúcidas como cuando salieron: “si tuvieras a donde irte, no estarías acá” . Y de esas, hubo varias: “La Primavera”, “Cuatro Fuegos” y otros clásicos integraron una lista más que efectiva.

Antes de la próxima banda, hubo tiempo para una rápida parada por el puesto del patio, donde la mayor parte del catálogo discográfico del sello estaba disponible a precios accesibles, además de un par de joyitas (buenísima la remera del pez espada con un “107” arriba, en referencia a una de las letras más célebres de los Faunos). Y luego, sí: el turno de SÚPER 1 MUNDIAL. Si antes el escenario del Tigre había bajado un cambio con Srta. Trueno Negro, ahora la música volvía en clave ruidosa, con los paisajes post-rockeros y apocalípticos de una de las bandas más inclasificables de LAPTRA (son ex integrantes de Go-Neko!, para más datos). Sintetizadores al frente, cuelgues instrumentales sobre bases krautrock y voces que tratan de hacerse oír sobre el ruido marcan la propuesta del grupo que viene de editar nueva placa y nos regaló canciones como “Un Millón de Voltios”, no tan distante al pop freak de Animal Collective.

Para las ocho la vuelta al escenario cubierto se daba de la mano de AGRUPACIÓN MUSICAL AYRTON SENNA. Los chicos de A.M.A.S. nos entregaron una muestra de su noise-pop, sucio pero con cuidado en las melodías, y con invitado en guitarra incluido (Juan Valente de José Unidos) repasaron temas como “Delfín Bebé”, de su placa Un Amor Pop (al igual que muchos de sus compañeros, se trata de un trabajo editado este mismo año). Set de media hora, como todos, y ahora sí, de vuelta al patio para uno de los platos fuertes de la noche: la presentación de 107 FAUNOS. Pocas bandas contagian el mismo entusiasmo y energía que los platenses. Los que ya los hayan visto en vivo saben que cuando suena uno de los favoritos del público, difícil es que no se arme pogo y que la persona al lado tuyo no se ponga a gritar las letras a coro. Y así fue, con todo el Konex saltando a la par de “Pequeña Honduras” o acercándose al escenario para cuando la banda tiró espuma durante “Cosas Caras Rotas”.

Contraste importante se daba luego con la presentación de ATRÁS HAY TRUENOS, de vuelta en el escenario cubierto. A diferencia del optimismo ilimitado de los Faunos, los muchachos de AHT cayeron en buena medida de negro y con una impronta distinta, aquella que le pudimos apreciar en vivo hace unas semanas. Show similar al mencionado, aunque adaptado al tiempo más reducido y escenario distinto. Pero eso sí: los temas estuvieron ahí, con la línea de bajo post-punk de “Cara de Mapa” sonando igual de potente y las voces en “Encuentro” igual de fantasmagóricas y distantes.

Última parada en el escenario El Tigre (de ahí en adelante, todo sería en el cubierto) de la mejor manera posible: EL MATÓ A UN POLICÍA MOTORIZADO en clave de recuerdo, bajo la consigna de repasar temas de Un Millón de Euros, su clásico EP que viene de cumplir 10 años. El tiempo le sentó bien. Canciones como “Amigo Piedra” o “Chica Rutera” siguen invitando a saltar tanto como antes sino más, y aún sigue siendo irresistible cantar a coro los números más lentos como “Vienen Bajando”. Y de yapa, un trío de canciones no pertenecientes a la placa que les agradecemos: “Mujeres Bellas y Fuertes”, “Violencia” y “Chica de Oro”. Un lujo.

Con las piernas ya empezando a sentir el curso del día (¡y todavía quedaba la mitad de la fecha!), el tramo desde las diez hasta la medianoche se daba de la mano de MAPA DE BITS, JAVI PUNGA y KOYI. Chance ideal para seguir conociendo a los artistas del sello (o volvérselos a encontrar, para los que ya los siguen) y, por qué no, aprovechar a buscar una cerveza en el medio. Caras conocidas (Natalia Drago de Srta. Trueno Negro tocando el bajo para Koyi, por ejemplo, lo mismo que la baterista compartida por ambas bandas y presente además en el show de Cabeza Flotante; Catalina, la baterista de Mapa de Bits también tocaba en la banda de Javi Punga y varios casos más), guiños a colegas (remera Bestia Bebé en la presentación de Javi Punga) y buena onda y música.

Otro de los puntos altos del día llegaba con HOJAS SECAS. Pogo y actitud decididamente roquera por parte del grupo, con un Lucas Jaubet enchufadísimo arengando al público y el resto de la banda a punto, dando explosivas versiones de los temas que tan bien les conocemos en estudio. Si cabían dudas de que había ganas de seguir las letras a la par, el hecho de que en medio del recital alguien del público se subiera de prepo al escenario con la idea de cantar despejó las dudas. Sin llegar a ese extremo, el resto lo vivimos a puro pogo, saltando como si fuera la última con temas como “Convidé” o “Malambo de Acero”.

No menos intenso pero sí más suave y delicado fue el show de LAS LIGAS MENORES, otra de las joyitas de la noche. Más del lado del palo del twee y el indie pop (un poco de jangle ochentoso, algunos puntos en común con otros exponentes locales como Entre Ríos), lo suyo es pura melodía irresistible y estribillos de esos que se te quedan dando vueltas en la cabeza. Además de incluir sus ya queridos temas como “Renault Fuego” o “El Baile de Elvis”, hubo presentación de uno nuevo. Si esto quiere decir que pronto va a haber secuela de su placa homónima del 2014, entonces bienvenido sea.

Y pasados 20 minutos de la una de la madrugada, se acercaba el cierre del festival. A medio camino entre el querer que no terminase más y el pensar para adentro “mañana no voy a sentir las piernas luego de tantas horas parado, ¿no?” llegaba el turno de escuchar a BESTIA BEBÉ, gran final de la jornada. Si no fue raro ver a lo largo del día a más de uno con remera de Jungla de Metal 2, segundo trabajo del grupo, es porque se lo merecen: gran show que empezó con un toque de humor (It’s a Heartache de Bonnie Tyler en versión instrumental, para que todos completen a coro con las letras no oficiales, es decir: “jugadores / la concha de su madre / a ver si ponen huevos / que no juegan con nadie”) (N. del Ed: también conocida como LMMM: La Más Maravillosa Música, cuando suena en algún estadio) antes de volcarse a esas genialidades pop que tan bien les sale. Como “Lo Quiero Mucho a ese Muchacho” (si no se te pegó en algún momento tras escucharlo, no tenés alma) o la épica barrial de “Luchador de Boedo” y un buen puñado de otras. Un par de chistes de por medio (“¿Quieren más? ¿Desde qué hora están acá? ¿Desde las 5 de la tarde? ¡Hay que ir a dormir, hermano!” ) y un amague juguetón (la intro de “Hells Bells” de AC/DC que se quedó en eso; solo la intro) antes de recibir de invitado a Lucas de Hojas Secas - ¿acaso no les advertimos al principio que en LAPTRA son una gran familia?.

Puntual como se había advertido que sería (meter trece bandas en un festival requiere seguir tiempos a rajatabla, y se notó) las puertas se abrían a las dos de la mañana. En medio de la noche, ahora sí más fresco y oscuro, llegaba la hora de buscar las avenidas para ver si de casualidad justo pasa ese bondi que se precisa tanto, pero tanto. En la calle, silencio. Pero en la cabeza seguro todavía daban vueltas algunos de los temas de la fecha, pidiendo a gritos que no nos olvidemos de escucharlos al día siguiente de vuelta.

Misión cumplida.

Fotos: Fernando Stefanelli (Desde el público y como se pudo.)

Más fotos:

Festi Laptra 2016