Tercera visita de LEE RANALDO. El ex Sonic Youth se presentará el 20 de diciembre en el Xirgu. - La segunda visita de SAMIAM será el jueves 2 de noviembre, en Gier. - BAD RELIGION mete doblete el 7 y 9 de noviembre en FLORES. - Los JAIME SIN TIERRA vuelven luego de 12 años con dos fechas en La Trastienda, el 12 y 13 de diciembre. - El PERSONAL FEST acaba de develar su grilla, encabezada por la gran PJ HARVEY. Las fechas son 11 y 12 de noviembre en el Club Ciudad de Bs As. contacto
BAD RELIGION
09/11/2017 - Teatro Flores

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Nueva visita de Bad Religion (luego de un par de Obras, otras tantas en el Malvinas Argentinas y también dos actuaciones en el marco de sendos festivales), que en esta ocasión se planteaba distinta: dos shows en un local de menos de 2000 localidades como lo es el Teatro de Flores, con un día entre medio. Como era de esperarse, la primera función se agotó muy rápidamente y por ello la segunda resultó casi una obligación. En esta última estuvimos presentes y a continuación va la crónica de lo ocurrido.

Con mucha puntualidad, apenas pasadas las 19 se abrieron las puertas, para que poco menos de media hora después se corriera el telón dando paso a que LOS INGOBERNABLES (con varios de sus integrantes ya habiendo pisado estas tablas el martes con Eterna Inocencia) abrieran el fuego a caballo un hardcore punk que no baja la intensidad ni una décima de segundo. Su media hora de show incluyó temas de su disco debut y del split que sacaron hace poco con Hermanxs de la Mente Furiosa, más un muy logrado cover de “Jesucristo García” de los españoles Extremoduro. Corto, contundente y más que correcto, incluso con pogo, mosh y todo lo demás con la gente recién empezando a entrar al recinto.

El segundo acto soporte fue MAMAPUNK, un espectáculo denominando anti opera, basado en la vida de Nina Hagen. En el escenario eran tres músicos y dos cantantes, Karina K y Cinthia Manzi, estando esta última a cargo de la percusión. Más musical que un recital, el show tenía un desarrollo marcadamente teatral, y a decir verdad estaba bien hecho. Pero (acá viene el pero), al menos en la personal opinión de este cronista, tal vez un recital de Bad Religion no era el contexto ideal para presentarlo. Es decir, debe haber más de diez bandas con pergaminos para tocar antes de Bad Religion y que hubiesen estado encantados de hacerlo (de hecho el martes habían tocado Lash Out y Eterna Inocencia). Probablemente hayan intentado ir por algo vanguardista o innovador, y no está mal la apuesta, pero si me preguntan, hubiese preferido alguna banda local. En fin, sacando gustos personales, y luego del “shock” inicial, la cosa se hizo llevadera y (esto es para destacar, porque estamos hablando de un público que alguna década atrás hubiese reaccionado de otra forma) hasta se fueron aplaudidos al final.

Finalmente, cerca de las 21:30 llegaba el plato fuerte, y con “Recipe For Hate” los BAD RELIGION salieron a hacer lo suyo con sus más de treinta años de trayectoria a cuestas, ante un público incondicional que ya llenaba completamente el teatro. Personalmente, sin haber visto la presentación del Lollapalooza, el recuerdo más cercano que tenía era el show del Malvinas de 2014, aun con Brooks Wakerman en la batería y con Mike Dimkich muy nuevo en la tarea de reemplazar al histórico Greg Hetson. Comparativamente, se nota a esta formación con el relativamente desconocido Jamie Miller como baterista muy ajustada, seguramente producto del training que te da el calendario de giras una banda como Bad Religion.

Esa consolidación de la formación les posibilita meter dos listas de más de 30 temas bastante distintas entre sí. Particularmente esta del jueves rescató varios temas de la época post Suffer (digamos, una suerte de segundo comienzo, donde prácticamente definieron el sonido punk rock de la costa oeste norteamericana e influenciaron a varias generaciones de bandas, casi nada…) como “Them And Us”, “Too Much To Ask”, “Best For You”, “Modern Man” o “Turn On The Light”, que se sumaron a varios otros que son número puesto (rápidamente: “Suffer”, “Generator”, “Infected”, “American Jesus” ,”Skyscraper” o “21st Century Digital Boy” entre las que tocaron el jueves) y por supuesto algunas de los discos más recientes como “Fuck You”, “New Dark Ages”, “True North” o “Dearly Beloved”. En definitiva, una grata sorpresa que hayan variado las listas tanto (los del jueves nos perdimos “Stranger Than Fiction”, “Atomic Garden” y “Anesthesia” entre otras, pero tuvimos un par de exclusivas a cambio) y sobre todo evidencia que no la están robando con la misma lista de siempre en piloto automático.

Si bien no podemos hablar de un caso excepcional como el de Ramones, o algo un poco más contenido pero también bastante increíble como la identificación del público local con los Die Toten Hosen, es notable como a fuerza de seguir viniendo y cada vez más frecuentemente, se fueron metiendo en el público argentino. Los “Olé, Olé, Olé, Olé; Olé, Olé, Olá…ooohhhh, Bad Religion…” fueron muy frecuentes y apreciados por los músicos, que estaban de buen humor y muy distendidos (hasta hubo tiempo para cantarle el feliz cumpleaños a una chica que les avisó por medio de un cartel, en el particular castellano de Greg), siendo por lejos el más extrovertido y compenetrado con la gente el bajista Jay Bentley. El paisaje desde la ubicación del balcón de arriba a la derecha del escenario de quien escribe era realmente impresionante cuando se armaban rondas o bien en los momentos en los que algún tema estallaba y las oleadas de gente iban y venían al escenario.

Así fue transcurriendo el set, y pasadas las 22:30 llegábamos a “Fuck Armaggedon...” y con ella al final “formal” del show. Como es costumbre, hubo bises y con “Along The Way”, “I Want to Conquer The World” y el hit & clásico “American Jesus” si, se vinieron los aplausos finales, con Jay tomándose unos minutos más para agradecer y saludar.

Otra visita de Bad Religion, que no sabemos cuándo puede ser la última, si tenemos en cuenta que promedian los cincuenta años de edad, pero a juzgar por lo visto en estas fechas de Flores, todavía tienen hilo en el carretel de sobra. Así que si vuelven, ahí habrá que estar.

Fotos: Daiana Córdoba para María Peluffo Comunicación y Prensa