No hay agenda que alcance este 2018, viene NICK CAVE & THE BAD SEEDS también, el miercoles 10 de octubre en el Malvinas. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - PETER HOOK & THE LIGHT vuelve al Teatro Vorterix el martes 9 de Octubre, mientras que NEW ORDER el viernes 23 de noviembre a Obras. Fans de Joy Division de parabienes. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Los californianos THEE OH SEES vienen a Buenos Aires el viernes 23 de noviembre. El show es en el teatro Xirgu. contacto
JAIME SIN TIERRA
12/12/2017 - La Trastienda

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Hace algunas semanas, luego de que hubiesen pasado casi 12 años desde su show reunión-despedida del 21 de diciembre de 2005 en el teatro El Cubo, esa misma formación de Jaime Sin Tierra (Nicolás y Sebastián Kramer, Juan Stewart y Javier Diz) anunciaba sin bombos ni platillos una presentación en la Trastienda a modo de retorno. (no tan) Sorpresivamente las entradas volaron en un ratito y lo mismo pasó para las de una segunda fecha que tendría lugar al día siguiente. De más está decir que era una vuelta muy esperada (incluso hubo gestiones de los fans hace algunos años, ¿se acuerdan?) y la velocidad con la que se agotaron los tickets presagiaba un marco de lujo para esa noche del 12 de diciembre en San Telmo.

Poco después de las 20 hs el lugar ya estaba bastante concurrido, pero cerca del horario pactado de las 21 hs, el lleno era total. El telón se abrió un par de minutos más tarde y el tema instrumental oculto al final de El avión ya se estrelló y yo sigo volando sirvió para arrancar la velada sin grandes estridencias. Ya después con “Torta”, “Kili” y “Cuantas Veces” si, todo en orden y sonando como es debido (Mariano "Manza" Esain estaba operando el sonido), con versiones en general fieles a los discos y que mostraban un envejecimiento mucho más que digno. Por todo eso, desde el minuto 0 el clima no podía ser mejor: público joven que los descubrió por los discos y los veía por primera vez; fans de las viejas épocas, más cerca de los cuarenta que de los treinta, familia y amigos, todos cantando o escuchando atentamente cada uno de los temas y aplaudiendo a más no poder después de cada uno (hacía bastante que no veía a un público que aplaudiera tanto y tan sostenidamente TODAS las canciones). Arriba del escenario, otro tanto: si bien arrancaron algo serios y casi sin interacción con la gente, promediando el show se fueron soltando y era evidente lo mucho que lo estaban disfrutando ellos también.

Temas como “Inquieto”, “Auto chocador”, “Cápsula”, “Cero de Amor”, “Ping!”, “Rinoceronte” (en una versión espontánea, para zafar el bache mientras Sebastián cambiaba una cuerda), “Ciempiés”, “Ruta a 80” o “La Felicidad” hablan de una lista cuasi inapelable (poniéndose MUY en hincha, este cronista se quedó con ganas de escuchar “Sangre” y “Alfonsina” nada más). Sobre el final llegó el momento del único invitado: Francisco Carosi, el guitarrista de la última etapa de JST, subió para “Mismas Estrellas” en sintetizadores y luego agarró la guitarra de Sebastián (que a su vez pasó al bajo y Juan solo a los teclados) en “No te Desanimes”, la cual cerró la lista “oficial” antes de los consabidos bises, que llegarían minutos después.

Ya mucho más relajados, Nicolás Kramer se tomaba algunos segundos para presentar los temas con algunos juegos de palabras con los títulos, al tiempo que tenía una sonrisa y una expresión de entre sorpresa y alegría simplemente indescriptible. Así pasaron “Camión”, una versión demoledora de “Explotar”, (si no falla la frágil memoria de quien escribe también la mencionada “Rinoceronte”) y “24 Centavos” mezclada al final con “Te Quiero” de El Robot Bajo el Agua (proyecto de Nicolás post Jaime Sin Tierra, junto al Lucarda, el primer baterista de la banda). Así llegamos al momento en que, luego de los agradecimientos por estar junto a ellos en este regreso y un “es todo nuestro” por parte del cantante, sonó “Es Nuestro”. Y ahí sí, larga ovación, foto con el público a sus espaldas y final, hasta la función del miércoles.

Que será luego de estas dos fechas, solo ellos lo saben, pero por lo pronto volver dos horas a lo que era la escena indie/rock alternativo de fines del siglo pasado y comienzos del actual con los Jaime Sin Tierra fue un viaje tan emotivo como satisfactorio.

Las fotos son de Candela Gallo.