SAVES THE DAY llega por primera vez a estas pampas el 13 de abril en el Roxy de Palermo. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - REAL FRIENDS llega al pais el próximo martes 26 de febrero en Uniclub. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Otros que debutan en Buenos Aires son los TAKING BACK SUNDAY, que se presentarán en el Roxy el 16 de marzo. contacto
TOQUELAU - MATEO DE LA LUNA - EL CLUB AUDIOVISUAL
31/03/2018 - La Tangente

Por: Rodrigo Capeans - rodrigo@recis.com.ar

Al igual que la mayoría de las noches en La Tangente, la del sábado estuvo marcada por la variedad y el descubrimiento de las múltiples variaciones que se esconden detrás del sobreutilizado término “indie”. Rock inmediato y adolescente, un cancionero revisitado en formato acústico e intimista, y synth pop de luces de neón: de todo un poco, lo que no es poca cosa.

Juventud, divino tesoro

Al igual que la noche que les tocaba abrir, la carrera de EL CLUB AUDIOVISUAL tiene mucho por delante. El grupo viene de editar a fines del año pasado su primer EP, Cinco Días en el Planeta Azul, compuesto de cortes rock al que los fanáticos de grupos como Él Mató no deberían perderle el rastro. Y quizás porque todavía no encontramos algo más desgarrador que una viola en estado de ebullición es que El Club Audiovisual saben cómo definir su creación: “canciones de espíritu juvenil llenas de guitarras ruidosas”.

La fórmula de meter mano al imaginario adolescente, del desamor a la soledad pasando por la incertidumbre, al son de la catarsis rockera no es en esencia nueva. Por eso es que cada intento de despegarse del resto es bienvenido. Y para los muchachos del Club, la solución parecería pasar por apostar a la variedad en lo familiar: “Tu ser” juega con dinámicas quietud/ruido con alma de midwest emo (influencia tristemente olvidada con frecuencia en estos lares); “Tus pecas” es power-pop ganchero, con estribillo que se lo lleva todo puesto; mientras que el tramo final de su presentación incluyó más vuelvo instrumental, pequeña jam de cierre incluida.

Trátame suavemente

El aterrizaje de MATEO DE LA LUNA al escenario pudo haber tomado a más de uno por sorpresa, sobre todo entre quienes los conocieron a través de su álbum debut. Lejos del sonido eléctrico del larga duración La Energía (2014), el grupo volvió a desempolvar el formato acústico de su EP homónimo para un set folky de ambiciones intimistas, de la mano de las voces de Mateo y Belén Natali.

Incluso la posterior aparición de una guitarra eléctrica servía no como elemento disruptivo sino como pincel para terminar de dar color a un set de estilo suave y mínimo, sustentado por la faceta cantautora del grupo. Las armonizaciones en conjunto en “Lo más campante” y el optimismo arrebatador de “Absorbo todos los tes” fueron algunas de las mejores postales de la noche, aunque la presentación funcionó como un conjunto, una re-exploración (quizás demasiado) gentil de sus canciones.

Luces, cámara, neón

En dirección opuesta TOQUELAU salían a escena en plan extrovertido, con ansias de levantar de sus asientos al público. “El humo de un cigarro, y las luces de neón” , entona Nicolás Domecq en un pasaje de En la esquina, describiendo en el proceso la estética de la banda: pop de medianoche, debatiéndose entre las ganas de pista de baile y la soledad de madrugada.

Exhibiendo un sonido con cuerpo y pulido, los ganchos de sintetizador y de guitarra probaron ser una receta eficaz para cerrar la noche, entre desamores y arranques de fiesta - las mismas que quizás se darían cita una vez terminada la velada.