No hay agenda que alcance este 2018, viene NICK CAVE & THE BAD SEEDS también, el miercoles 10 de octubre en el Malvinas. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - PETER HOOK & THE LIGHT vuelve al Teatro Vorterix el martes 9 de Octubre, mientras que NEW ORDER el viernes 23 de noviembre a Obras. Fans de Joy Division de parabienes. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Los californianos THEE OH SEES vienen a Buenos Aires el viernes 23 de noviembre. El show es en el teatro Xirgu. contacto
ESE PERRO - LIMÓN
26/04/2018 - La Tangente

Por: Rodrigo Capeans - rodrigo@recis.com.ar

Para aquellos impacientes que no podían esperar al finde extra largo para recibir su cuota de música en vivo, La Tengente dio la posibilidad de quitarse el gusto durante la semana. La fórmula: Ese Perro y Limón en una presentación doble el jueves a la noche.

Los LIMÓN abrieron la jornada presentando canciones de lo que será su disco debut, a estrenarse en octubre. “Esperemos que les rompa la cabeza porque va ser una locura” , prometió el grupo antes de tocar “Desnudos”, uno de los cortes de pop/rock ganchero que irán a parar a la placa.

“Íbamos a tocar en un bar, pero decidimos venir acá para verlos parados. No arrancamos a menos que se levanten de las sillas; es en serio” , avisaban con firmeza ni bien salidos al escenario los muchachos de ESE PERRO.

Una gentil guitarra acústica anunciaba que el comienzo se daba con “Perros al río”, suave balada de su segunda placa, acoplándose los demás instrumentos en sucesión para terminar de darle color a esa atmósfera de día fuera de la ciudad. Una atmósfera que intercambiarían rápidamente por electropop nocturno en “Ooh” y “Sabes”, producto de nuevas influencias que ganaron peso en su más reciente placa de estudio, Hacer un Fuego.

Y si algo muestra “Ese Destino”, corte estrenado hace un mes, es que el coqueteo con estos elementos parece haber venido para quedarse: capas de sintetizadores y una batería electrónica entrecortada funcionan de base para uno de los temas más etéreos que el grupo haya escrito hasta la fecha, mostrando que alejarse del rock guitarrístico no implica restar calidez a su propuesta.

La visión del grupo, ahora ensanchada, es generosa como para permitirse el gusto de interpolar un fragmento de “Bitch Don’t Kill My Vibe” de Kendrick Lamar en medio de su propio repertorio, llegando al final de la presentación. La recepción del público, para suerte de ellos, fue tan buena como la del material ya conocido: luz verde a lo que está por venir.