SAVES THE DAY llega por primera vez a estas pampas el 13 de abril en el Roxy de Palermo. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - REAL FRIENDS llega al pais el próximo martes 26 de febrero en Uniclub. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Otros que debutan en Buenos Aires son los TAKING BACK SUNDAY, que se presentarán en el Roxy el 16 de marzo. contacto
AT THE DRIVE-IN
13/11/2018 - El Teatro Flores

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

Lo que hace unos años parecía impensado se materializaba en Flores: At The Drive-In llegaba por primera vez al país en lo que pintaba para ser un show inolvidable tanto para una legión de sub 40 que venían gastando Relationship of Command desde hace como 20 años como para las generaciones posteriores.

La banda de Cedric Bixler-Zavala y Omar Rodríguez-López que la mayoría de nosotros conoce desde las épocas en las que “One Armed Scissor” sonaba por los canales de videos y las radios de rock (¿se acuerdan?), se había separado en 2001. Posteriormente Cedric y Omar formarían diversos proyectos entre los que se destacó The Mars Volta, mientras que Jim Ward, Paul Hinojos y Tony Hajjar hacían lo propio con la no tan conocida pero igualmente buena Sparta. El Coachella de 2012 logró reunirlos, aunque no duraron mucho. Finalmente a fines de 2015 se volvieron a juntar, pero esta vez parece que la cosa fue en mejores términos, ya que sacaron In Ter A Lia el año pasado y han estado girando con bastante frecuencia desde entonces (aunque con Keeley Davis, ex Sparta, en lugar del guitarrista Jim Ward). Esta formación es que llegaba al Teatro Flores en el marco de una gira sudamericana que los llevó además por Chile y Brasil.

La espera se amenizó con el DJ set de Cuchodub, y aunque al principio parecía que la convocatoria no iba a ser tan importante, para cuando cerca de las 21:20 se abría el telón, el Teatro estaba completo tanto abajo como en la parte de arriba, que se encontraba habilitada completamente. “Arcarsenal” abría el fuego y el quinteto golpeaba con un volumen asesino y un sonido que no llegaba a definirse. Le pegaron “Governed By Contagions” y la cosa seguía igual, con el público en la parte de adelante que evidentemente se entregaba más física que auditivamente al despliegue de los de El Paso. Lo de Bixler-Zavala era de una intensidad inusitada: cantaba, saltaba, se tiraba al público, se enredaba en el telón, hacía todas y cada una de las maniobras posibles con un micrófono y su pie, y el más largo etcétera que se les pueda ocurrir. Al mismo tiempo, sus compañeros hacían lo suyo un par de cambios más abajo, con la solvencia que uno puede esperar de una banda de este nivel. La lista, basada mayoritariamente en el mencionado Relationship of Command, y en menor media en In Ter A Lia, continuaba casi sin respiro. Pero a diferencia de lo que suele ocurrir en la mayoría de los recitales, el sonido no llegaba a acomodarse con el correr los temas. Probablemente al fan que se pasó el show haciendo mosh pegado al escenario no le haya hecho gran diferencia, pero para el espectador un poco más casual y/o veterano que fue más en plan de “escuchar”, la cosa se tornaba áspera. Cuestión de gustos.

No casualmente, en canciones menos al palo y donde afloraba más su lado emocore/post hardcore como “Invalid Litter Dept.”, “Lopsided” o “Napoleón Solo”, la voz de Cedric y las melodías de las guitarras de Rodríguez-López y Davis lograban filtrarse por alguna grieta de la pared de ruido y distorsión. Ahí la diferencia era muy notable. Según se supo, el sonidista era el de la banda y se le cumplió con el rider técnico que había requerido, por lo cual tendremos que concluir en que el sonido en vivo de At The Drive-In es este. Y si realmente es así, es una lástima, porque si bien la banda tiene raíces hardcore/punk, hay matices y arreglos de sobra en los discos, y al menos esta noche se apreciaron a cuentagotas.

“Napoleón Solo” marcaba el tema #11 de la lista, y con unos cincuenta minutos de show (y por lo explicado en el párrafo anterior) tuvimos uno de los puntos más altos de la noche. Luego pasaría “Catacombs” (dentro de todo una rareza, ya que es un bonus track de Relationship of Command), después de la cual se despidieron. Pero no habían tocado la que todos queríamos y, efectivamente, el único bis fue el hit “One Armed Scissor”, inmune a cualquier condición de sonido posible. Y ahí sí, descarga final y todos a casa cuando la lluvia caía en una noche de Flores en la que todavía andaba el subte.

Corto, fuerte y contundente, así fue el paso de At The Drive-In por Buenos Aires. Para algunos tal vez el show de su vida, para otros no tanto. Ojalá haya revancha para despejar dudas.

Fotos: Candela Gallo