FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto

EL ENIGMA


Paula Shocron y Pablo Puntoriero
2010
Por: Matías Recis

Acqua Records editó “El Enigma”, primer disco de Paula Shocron y Pablo Puntoriero

Contraseña tácita

Luego de integrar varios conjuntos dentro de la escena del jazz contemporáneo argentino, la joven pianista Paula Shocron y el saxofonista Pablo Puntoriero (habitantes de la cofradía de Pepi Taveira), se cruzan en este primer álbum a dúo: “El enigma”.

En este disco, desemboca el bebep y el hadbop; mientras se desprenden gestos experimentales, formas percusivas de la música africana, y la influencia de las sonatas para piano de Prokofiev.
De las nueve composiciones que integran el álbum, excepto Moniebah y The Pilgrim- Spiritual (pertenecientes a Dollar Brand), las restantes, fueron escritas por Shocron. Estas siete obras, subrayan la dirección radiante y ascendente que como compositora enhebra desde su primera placa solista (“La voz que te lleva”, 2005).

En esta cuarta producción, afloran sincopas, contratiempos y frases breves, intensas y expresivas -a veces enfatizadas a partir de clústers- que reverberan su dorada percepción sobre el piano. Por otro lado, la amplitud de registros, es una virtud que comparte con Puntoriero, ejemplificada en el tema que da nombre al disco.

Con su saxo tenor y soprano, el músico que pasó por Pez y la orquesta de Mariano Otero, se muestra expeditivo para cincelar atmósferas misteriosas y coloridas, como en El desorden. En esta pieza que abre el álbum, Puntoriero desenreda su elástica y gestual sonoridad, a través de su personal y mutante desplazamiento. Mientras, Shocron, sutil y bestial en sus armonías disonantes, incorpora además armónicos graves, marcando los bajos con su piano.

Las cadencias contrastantes son uno de los mejores recursos que esgrime este dúo. En Paisajes, la rosarina interviene las cuerdas del piano, y al estimularlas, adquiere rasgos de música oriental. Pero para acentuar y profundizar la estética musical de cada pieza, Shocron y Puntoriero ejecutan percusiones (conformadas por uñas de cabra y diversos objetos de madera y metal).

En “El enigma”, cada instrumento se yuxtapone y se transparenta en el instante preciso. Así, el álbum fragua una reciprocidad entre ambos integrantes en el que uno potencia al otro -como la infinita simbiosis de una contraseña entre dos vértices-.