SAVES THE DAY llega por primera vez a estas pampas el 13 de abril en el Roxy de Palermo. - SUAREZ presenta su formación 2019 el 16 de Marzo en el Xirgu. - REAL FRIENDS llega al pais el próximo martes 26 de febrero en Uniclub. - Los JORDAN estarán haciendo su show reunión el sábado 9 de marzo en Groove. - Otros que debutan en Buenos Aires son los TAKING BACK SUNDAY, que se presentarán en el Roxy el 16 de marzo. contacto

LA VOCACIÓN DE LA ALEGRÍA O DIN DIN DON


Eduardo Herrera
2010
Por: Matías Recis
Eduardo Herrera editó su tercer álbum “La vocación de la alegría o Din Din Don”

Metáfora de la creatividad

Eduardo Herrera constituye uno de los elementos medulares de la cofradía “Noseso” (un sello alternativo, con base en La Matanza, que centraliza diversas propuestas experimentales del oeste del conurbano bonaerense).

Editado por esta discográfica independiente, su tercer álbum, “La vocación de la alegría o Din Din Don”, está conformado íntegramente por catorce composiciones de su autoría, más un puñado de letras realizadas por artistas de su círculo más íntimo: “Sin ir” (Juanjo Harervack), “Preparativos” (Juan Fernández) y “Dice el color” (Melina Tolchinsky).

Entre las influencias tácitas que esconde la bambalina de esta placa, se cruza la intimidad de João Gilberto y la libertad bestial de Hermeto Pascoal, con la profunda poética de cantores como Palo Pandolfo, Eduardo Mateo y el Tata Cedrón.

Las canciones son fagocitadas por un lenguaje experimental, surrealista y por momentos barroco.

Aquí, la sinergia de la voz y la guitarra de Eduardo Herrera cristalizan la llave maestra de esta placa.

Su canto palpita al unísono de las notas de su guitarra, desplazándose vertiginosamente desde registros muy agudos hacia los más graves -a bordo de una plasticidad natural-.

Si bien algunas piezas poseen un esquema más tradicional (como “La casa extraña” o “Fuego”, entre otras), sutilmente van mutando, hasta complejizarse y desestabilizar al receptor a través de giros, cortes taxativos o codas.

Al mismo tiempo, en cada canción aflora un elemento sonoro que desequilibra la armonía, desmembrando lo lineal y lo predecible. En estos virajes, adquiere una significancia vital la participación de los invitados: en “Victoria”, el violín de Bárbara Zabala juega con la gestualidad de las disonancias, acompañada por los contrapuntos de Nancy Richter, en cello. Mientras tanto, las voces de Botis (Manzana Cromática Protoplasmática) y Maricel Ysasa, aportan su brillo a este álbum, en el vals “Preparativos”.

Esta placa, por otro lado, expone un progreso en el manejo del estudio de grabación (nuevamente “Tribal Records”, de Ramos Mejía): la postproducción representa aquí una herramienta vertebral para depurar el concepto estético y apuntalar la construcción de atmósferas convexas, como en “Intranauta” (la cual adquiere contornos de música concreta).

Así, luego de “La Bienvenida” y “La Flor”, en su tercer álbum, este joven músico perfecciona aún más su curioso y gestual lenguaje, encontrando refugio en la profundidad poética de sus breves canciones.