CITIZEN debutará en el país el miercoles 25 de abril en GIER. - 2018 viene con todo, RADIOHEAD vuelve al pais el 14 de abril en el festival SOUNDHEARTHS - THRICE debutará en Buenos Aires el 28 de agosto en Uniclub. - DEFTONES también viene, al Luna Park el 1 de junio de 2018. - CIRCA SURVIVE se presentará en UNICLUB el sábado 8 de Septiembre. contacto

COSECHA


Fer Isella
2011
Por: Matías Recis
Fer Isella lanzó su disco “Cosecha”

El encanto de perder las formas

Si bien, el paso por la carrera de música de Berklee es algo definitivo para todo artista, al egresar, Fer Isella hizo lo imposible por escapar de esas estructuras musicales: su segundo disco, “Cosecha”, está grabado en vivo en un estudio en primera toma sin edición ni sobregrabaciones, lo que permite percibir la espontaneidad de cada tema.

Este álbum (editado por Acqua Records y Limbo Music) toma un concepto minimalista que se desplaza por el post rock, el folklore y el tecno trance.

El repertorio de este disco está integrado por canciones propias y versiones de los más diversos autores. Aquí se destaca una vertiente dark en el cruce entre “Perfume de carnaval” (Peteco Carabajal) y “Layers”, una obra de Isella; los arreglos instrumentales con gestos de jazz- rock sobre “What will rumi do?” (Frank Zappa) y “Go to sleep” (Radiohead); los componentes de folk psicodélico en “El Tiempo” (Guillermo Klein); y la reiteración armónica de Isella en “Chacarera de una sola nota”, cuya composición lo acerca a la obra de Gaby Kerpel en “Carnavailito”.

Si bien el repertorio que plantea Fer Isella (piano, rodhes, voz y sampler) no es simple ni lineal, los experimentados músicos que seleccionó para que lo acompañen (Lulo Isod, batería; Richard Nant, percusión y trompeta; Lucio Balduino, guitarra eléctrica; y Ramiro Flores, bajo) recorren sin dificultad cada giro sonoro de “Cosecha”. Como un agregado notable, en “Vidala para mi sombra”, se incorpora el Mono Fontana en teclados.

La inclusión de estos artistas es determinante en el sonido de cada pieza (principalmente si se contrasta este álbum con su anterior producción “Doña furia gaucha”, más cercana al folklore y al jazz contemporáneo). “Cosecha” posee un lenguaje más rockero, aunque sin atomizar las líneas melodías del primer disco.

El brillo de “Cosecha” se aloja en la simplificación de las herramientas de Isella como autor y en su percepción desequilibrante como arreglador: este solista toma una canción y la comienza a tallar (como si fuera un bloque para un escultor) y se detiene cuando la obra toma la forma y la personalidad que él buscaba, consiguiendo así acentuar los contrastes musicales tal sólo al cruzar de una canción a la otra.