SAVES THE DAY llega por primera vez a estas pampas el 13 de abril en el Roxy de Palermo. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - REAL FRIENDS llega al pais el próximo martes 26 de febrero en Uniclub. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Otros que debutan en Buenos Aires son los TAKING BACK SUNDAY, que se presentarán en el Roxy el 16 de marzo. contacto

TODOS LOS SÁBADOS DEL MUNDO


Valentín y los Volcanes
2012
Por: Fernando Stefanelli
Todos los sábados del Mundo es el segundo disco de los platenses Valentín y los Volcanes, trabajo en el cual se los ve despegar del sonido típico de las bandas indie rock de la ciudad de las diagonales, para perfeccionar aun más esas canciones que tan bien les salían, y les siguen saliendo.

Luego del impacto causado con su debut, el bien recibido Play al viejo walkman blanco, de 2010, el año pasado dejaron bastante las tablas para concentrarse en la grabación. Acompañándolos a la hora de entrar al estudio, como antes había sido Shaman Herrera (Shaman y los Hombres en Llamas; además de contar con un CV que acredita su intervención en muchísimos discos fundamentales de la escena plántense, para más datos), ahora le tocó a Julián Perla (Mi Pequeña Muerte), y es evidente que la elección no fue casual. El sonido incorporó todo tipo de arreglos, teclados, pianos (la escucha con atención y auriculares es una clara prueba de esto) y una mejora general producto de otras condiciones técnicas, que no hizo otra cosa que potenciar todo lo bueno que había antes, sin perder esa frescura e inocencia de aquel debut.

Y eso que había antes eran buenas canciones indie/rock/pop/largo etcétera de guitarras con letras bastante personales que van adecuadamente con unas melodías súper agradables. Lo dicho, lo hicieron de nuevo, y ahora con más matices. Basta con escuchar “Mi Pequeña Napoleón” y sobre todo “Los Días Felices” (de cuya letra no casualmente se desprende el nombre del disco) para darse cuenta que estos pibes son cosa seria.

En definitiva, trece canciones en poco más de cuarenta minutos, de un nivel bastante parejo (a pesar de la predilección de quien escribe por las dos mencionadas anteriormente) hacen de Todos Los Sábados del Mundo una recomendación cuasi obligatoria, y desde acá nos atrevemos a vaticinar que lo volveremos a ver mucho en un par de meses con motivo de las clásicas encuestas de fin de año.