FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
Falsos Profetas: Ciclo en Ultra

''Subsistimos 15 años sin hacer lobby, nadie te está haciendo un favor por dejarte tocar''

Por: Norman Flores - norman@recis.com.ar

En la previa al primer recital del ciclo “Noches de Estreno” que se lleva a cabo todos los jueves de Abril en Ultra, los cinco Falsos Profetas charlaron con Recis!. Martín Elizalde, voz y piano, Agustín Goldenhorn, guitarra, Nicolás Barderi, bajo, Mariano Ré, batería, y Alejandro Montaldo, bandoneón, hablaron de sus 15 años como banda, de las intenciones de grabar su quinto disco y de sus expectativas con esta nueva serie de shows.

Recis!: El año pasado realizaron un ciclo similar en el que tocaron un disco por día. ¿Qué los lleva a hacer estas nuevas cuatro fechas bajo el nombre de “Noches de Estreno”?

Martín Elizalde: Antes de hacer el ciclo del año pasado, habíamos hecho alguno en el Tasso y en el Tuñon. Nos sentimos cómodos con el formato ciclo. Sentimos que hay una energía que va creciendo, y hay un desenlace que es la última fecha, que suele explotar. Nos gusta el formato.

Nicolás Barderi: Además está buenísimo que sea día de semana. Es otra experiencia que hacer un solo show grande. El hecho de tocar una vez por semana es una gimnasia que para nosotros es muy buena. Y lo que decía Martín, va prendiendo el ciclo en la gente.

Agustín Goldenhorn: La gente vuelve a venir.

ME: Este lo usamos como excusa para empezar a mostrar algunos temas nuevos que van a formar parte del nuevo disco, que si todo sale bien para finales de este año ya estaría terminado.

NB: Lo otro fue una excepción que justo era una vieja deuda que teníamos, hacer un disco por fecha. Justo se dio que cumplíamos diez años del primer disco, cumplíamos 15 años como banda, nos concentramos en eso y fue un revisionismo de la banda que estuvo buenísimo.

R! ¿Ya tienen temas elegidos para el nuevo disco?

ME: Tenemos como 45 temas y estamos eligiendo de ahí. El ciclo nos sirve para ir probando los temas, ver la respuesta de la gente y cómo nos sentimos nosotros tocándolos en vivo.

R!: ¿Cuántos son los temas que van a presentar?

ME: Entre dos y tres por show, que no necesariamente van a terminar en el disco. Son temas que fueron cayendo en los ensayos y van saliendo.

AG: Hay temas que quedaron afuera del otro disco. Hay temas que Martín escribió hace seis años.

ME: Quedaron afuera del otro disco y no sé porqué quedaron afuera.

AG: Porque dijimos que eran 12 y no 17 (risas)

NB: Los volvimos a tocar y nos gustaron.

R!: Por cierto, ¿qué repercusiones tuvieron con 12 canciones de amor para cuando seamos jóvenes (2010)?

ME: Muy buenas. Llegó a lugares que no habíamos llegado con los otros discos, nos abrió muchas puertas que por ahí antes se nos cerraban. Esperemos redoblar la apuesta con el disco nuevo.

R!:¿Qué fue lo que aportó a la banda las incorporaciones de Mariano y de Alejandro?

ME: Siempre tuvimos muchos bateristas. Mariano de movida, charlando con él, por lo menos escuchaba la misma música que nosotros. Eso sumo mucho. Entendió la onda de la banda. Y Alejandro le aportó la cosa del fueye, un color distinto.

AG: Siempre estaba de invitado.

NB: Se puso a estudiar el instrumento y a las canciones le dio algo. Antes amagaba un poco y ahora está presente.

ME: Ya es miembro estable y para este disco va a estar grabando.

R!: Y para ustedes, Mariano y Alejandro, ¿qué significó entrar a la banda?

Mariano Ré: Cuando escuché la banda por primera vez me pareció, en cuanto a las letras y a la música, muy buena. Me fue fácil empezar a tocar eso, tocaba con gusto. Tocaba con ganas. Después escuché el primer disco y me gustaba más que el segundo, y después escucho el segundo y me gusta más que el tercero… y así. En ese sentido me cayó muy bien la banda, musicalmente me gustó muchísimo. De hecho, cuando estoy en casa, pongo un disco y lo escucho como una banda que me gusta como suena, me gusta lo que propone.

NB: Por eso toca con nosotros (risas)

Alejandro Montaldo: A mí no sé, me está costando mucho relacionarme con ellos (risas). Son dos años ya y es un montón. Me está dando algo que es tocar el instrumento, que no lo hago en mi casa. Además en un grupo de rock, es distinto el cómo utilizarlo. Está bueno que esté esta posibilidad, me sirve para investigar el instrumento.

ME: Nota al margen, es un excelente artista plástico. Está buenísimo que ya se haya incorporado. El tema es en los shows en vivo, es toda una historia microfonearlo, pero el resultado final garpa muchísimo, estamos contentos.

NB: Estamos contentos, este es el grupo más sólido de los últimos años de las formaciones nuestras.


R!: Si tienen que definir el género al que pertenecen, ¿cómo lo harían?

ME: Creo que para bien o para mal tenemos un género propio. Eso a nivel personal nos llena de orgullo, y a nivel comercial es perjudicial. Estamos ahí, tratando de profundizar, tratando de pulir el género nuestro. Hacemos rock, tampoco es un misterio.

AG: Hacemos rock canción.

NB: Con los últimos años profundizamos buscar la canción. Antes era una etapa más de experimentación, por ahí también por nuestra etapa como músicos, no porque ahora no lo experimentemos. Seguimos en la búsqueda de la canción que creemos que hay kilómetros por recorrer.

R!: Cuando empezaron, dentro del famoso “tango rock” había bandas como Pequeña Orquesta Reincidentes y Me darás Mil Hijos. En la actualidad, ¿qué bandas encuentran similares a ustedes?

ME: Debe haber un montón. La propuesta de la banda, al margen de lo de “tango rock”, tiene que ver con el cuidado de las canciones y de las letras, desarrollar historias. Hay muchas bandas que hacen eso.

NB: Es difícil esa cuestión de género. Tenemos un montón de bandas amigas, pero no porque hagan algo parecido sino que nos gusta lo que hacen, porque son buena gente.

ME: Cruz Maldonado, Superlasciva, Alejandro Balbis. Con los músicos con los que nos acercamos lo hacemos porque nos gusta lo que hacen y porque hacen un trabajo que, al margen de que el género no sea exactamente el mismo, respeta las cosas que nosotros respetamos. Ni hablar de Palo Pandolfo, Estelares, La Chicana…

NB: Me desconcertó un poco lo de Pequeña Orquesta, Me darás Mil Hijos, que era como un movimiento que surgió en un momento… y nosotros caímos ahí.

AG: Caímos porque el cuchillo que lo cortaba era medio bruto. En principio sí teníamos algo similar.

ME: Ahí sí era un tema más que nada estilístico de “tango rock”. Éramos cinco, seis bandas que en el mismo momento casi sin conocernos estábamos ahí. Todos se reconocieron en la influencia de Palo. También Nick Cave, Tom Waits, y toda esa mística. Me enteraba leyendo entrevistas que había gustos musicales parecidos.

R!: Por ejemplo, ¿cómo se dio la relación con los chicos de Superlasciva?

ME: Con los chicos fue una amistad que surgió en un momento muy lindo en La Tribu, cuando estaba el Auditorio, antes de lo de Cromañón. Había muchos recitales, ahí conocimos también a Manuel Moretti, a los chicos de los Pakidermos, los Bicicletas.

AG: Ahí pasaban cosas, estaba bueno ese espacio, todos pasaron por ahí. Había una mística. El tema “Idiotango” está en un compilado de La Tribu.

R: ¿Después de Cromañón y con la actual política de la ciudad, les costó y les cuesta conseguir lugares para tocar?

AG: Ya estamos acostumbrados. Es difícil desde ese momento... en un momento se murió, hubo dos años que no pasó nada. Se hizo difícil encontrar lugar para las bandas que estaban en un estadio en el medio. No había lugares, tocabas en el Ateneo o en el garaje de tu tía. Estaba muerto.

NB: Nosotros zafamos un poco de todo eso. Justo cuando empezaron a cerrar lugares, habíamos dado un gran salto.

ME: El post-cromañón por suerte nos agarró un poco consolidados. Estábamos llevando gente, zafamos de esa. Las más perjudicadas eran otras bandas.

R!:¿Cómo viene el año en cuanto a gira y toques afuera?

NB: Está complicado. Estamos más concentrados en el disco. A principios de año se dio una fecha en Rosario. Tenemos ganas de ir a Córdoba, Mar del Plata, etc.

AG: Es nuestra prioridad, si aparece una fecha en el interior, vamos, nunca decimos que no. Es un desafío lo de ir a tocar al interior, es ir a hacer patria, vas a tocar y tocás para cinco personas y te las tenés que ganar. Es otra experiencia, otra energía.

NB: Siempre que se puede vamos afuera. La fecha que se canceló en La Plata, por ahí la hacemos en junio. Organizar las fechas afuera es un laburo distinto. Nos encantaría ir más al interior de lo que vamos.

ME: Es complicado, hay muchos costos.

R!: Lo manejan todo ustedes…

NB: Sí y por ahí hay pocos promotores que puedan decir “voy a traer una banda de Buenos Aires, me encargo de que esté todo”. Cuando lo hacen, lo hacen muy bien.

ME: Nuestras pretensiones son mínimas, pero no queremos ir y tocar en cualquier lado. Queremos un buen sonido y ofrecer un buen show, esas son las mínimas pretensiones.

NB: Después saber cómo llegar y saber dónde dormir ya no nos preocupa tanto (risas)

AG: Hemos dormido atrás del escenario en Chivilcoy, con cinco colchones. Nicolás dormía con un casco puesto (risas)

ME: Por las dudas hay que dormir con casco, uno nunca sabe (risas)

R!: ¿Fueron alguna vez de gira al exterior?

ME: Fuimos a Uruguay, a la sala Sitarrosa, que fue una experiencia muy linda.

AG: Uruguay es una plaza espectacular. Tocamos un lunes y había bastante gente. La cultura que hay ahí… todos se conocían.

NB: La iniciativa esa nos sorprendió. Era un programa realizado por la gente de cultura de allá, con los pasajes, nos pasaba a buscar una combi, te llevaban a hacer un poco de prensa, por la noche tocabas. Ese tipo de iniciativas son las que se necesitan. Tocamos hace 15 años y hacemos todo nosotros, participamos de alguna que otra de esas iniciativas.

AG: Creo que nosotros no le pusimos mucho énfasis de pertenecer a esas cosas, porque no nos propusimos. Subsistimos 15 años sin hacer lobby. Capaz que no dimos con quién fácilmente nos haga entrar en las grillas, y tampoco nos movemos para que eso suceda.

NB: Por ahí hay bandas que gastan toda su energía en hacer ese lobby para tocar, y romper las bolas, pero por ahí lográs tocar a las 3 de la tarde y por ahí si ponés esa energía a hacer tu propia fecha y construir tu propio camino, te va mejor.

ME: Básicamente tenemos una pata muy flaca que son las relaciones públicas (risas), nos concentramos demasiado en las canciones. Últimamente estamos trabajando con la gente de Art Menú, y el disco fue producido por Peru Romero. Ahora mal que mal, hay gente que ataja los penales. Es un proceso de aprendizaje… por ahí dentro de 15 años… (risas)

R!: No les preocupa…

ME: Tocar en los festivales, no. Pero es vital tener esas relaciones, es fundamental. Hay gente que tiene facilidad para ciertas cosas y nosotros no. Lo más cercano a un relacionista público dentro de la banda es Nicolás.

NB: Lo que pasa es que después me olvido (risas). Hemos tenido nuestras reuniones, pero somos concientes que caímos en un momento de la música donde había un funcionamiento y después otro. Los discos se dejaron de vender como negocio, una industria desapareció, todo ese cambio de escenario nos tocó a nosotros y lo vivimos así. Nunca trabajamos para firmar contrato, la música iba por otro lado.

AG: Estamos en un punto crítico de que la música está buscando como subsistir. La industria está viendo para donde va a ir.

ME: Las bandas de los últimos cinco o diez años y de los próximos cinco o diez años, tenemos la ventaja o desgracia de estar en un proceso de adaptación que nadie sabe para dónde va a ir.

AG: Tenés toda la consolidación tuya, musical, de experiencia de llegar y si te tiran, tocar adentro de un placard. Y hay otras bandas con carreras meteóricas.

ME: También se está dando un poco el tema de la “meritocracia”. Las bandas que llegan a pegar un salto de convocatoria grande son bandas que vienen tocando hace mucho tiempo. No está bueno ni una cosa ni la otra, pero es lo que está pasando ahora.

NB: No está tan bueno porque ves caer muchas bandas que tenían mucho para dar y por una cuestión de todas estas carencias que pasan se tienen que disolver. Por ejemplo, con Sancamaleón hace poco.
ME: Es muy desgastante.

AG: Todo indica que lo haces porque te gusta.

ME: Tampoco existe otra alternativa.

AG: Es lo que hay, o bailas o no bailas.

ME: Por ahí a veces uno empieza a tocar, a tocar y tocar y, como decíamos recién, te olvidás de la pata comercial. Ya aparecerá alguien o no que le de pelota a eso, los músicos están para tocar. El que está en esto por guita, está equivocado.

NB: Lo que está bueno es que se jerarquice el laburo del músico. Nosotros siempre fuimos con esa bandera en alto, nadie te está haciendo un favor por dejarte tocar. Por más de que nos guste lo que hacemos, nos rompemos el culo.

ME: Está por ahí el tema de la piratería, es medio peligroso. Yo me descargo música y me encanta que la gente se descargue canciones nuestras. Pero se queda adentro de la cabeza de la gente que la música es gratis. Vos podés ver a un tipo tocando la guitarra, y por ahí es gratis, pero grabarla no lo es, hay un costo. En todo este debate que se está dando, se descuida eso. “Dale, vení a tocar, qué te cuesta”, y sí, me cuesta. Porque la única manera que tenemos de subsistir durante tanto tiempo es la guita que sacamos de los shows, va a un fondo común para sacar los discos, porque si no no podés sacar discos porque te rompen la cabeza.

NB: Y si no sacás discos, no hay canciones.

ME: Cuando te dan un espacio, y puede generar guita y no te la dan, “sí, que lindo el espacio pero…” Está esa idea de que yo te doy un espacio, y no te cobro. Los músicos tenemos que empezar a hacernos respetar un poco. Porque si no siempre estamos dando las gracias y pidiendo permiso y no es así. Por lo menos nosotros no lo queremos hacer más.

R!: Había un mail…

AG: Sí, el del restaurante…

NB: Muy bueno. Es un gran ejemplo. Cualquier músico lo va a entender. Ir a tocar, armar, desarmar.

ME: Igual estamos agradecidos de lo que nos pasa, de la situación de la banda, de tener editados cuatro discos, de que venga gente a vernos. El resto, hay que desacostumbrarse. Había una frase en la Tribu que era algo como (intenta recordar)… “tener el sí no significa que tenga que aceptarlo”, o algo así.

R!: Para finalizar y volver al inicio, ¿qué expectativas tienen con esta serie de shows?

ME: Divertirnos y mostrar los temas nuevos. Pasar un lindo momento.

NB: Yo disfruto mucho tocar en vivo, espero que sea así. Que el ciclo crezca y se siga sumando gente.

AG: Nos gusta mucho tocar en vivo, nos divierte, nos gusta.

AM: Yo espero seguir ganando confianza con el instrumento.

MR: Lo mismo que dijeron ellos, disfrutar de la energía que se genera en vivo. Salir de la sala y poder tocar con la gente los temas que te gustan.


Fotos: Belén Palacios - http://belenpalacios.com/


Hoy mismo en Ultra y los próximos jueves de Abril también. Más info acá