Con LINKIN PARK, SLAYER, HATEBREED y varios más, el MAXIMUS 2017 ya definió horarios para el festival del 6 de mayo. - SILVERSTEIN volverá a Buenos Aires el 31 de Mayo en Uniclub, junto a THE WORLD ALIVE y FOR THE FALLEN DREAM - TIGER ARMY estará tocando por primera vez en el país el próximo 30 de abril en M.O.D de San Telmo. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - RISE AGAINST vuelve por tercera vez al pais y se presenta el domingo 7 de Mayo en el Teatro Flores. contacto
La Foca: Nos ponemos al día con Federico

''Fue un año muy movido, muy lindo y que me parece instala una mirada auspiciosa hacia el que viene''

Por: Fernando Stefanelli - fernando@recis.com.ar

A esta altura del partido un amigo de la casa, Federico Gonzalez, cantante y guitarrista de los montevideanos La Foca se tomó un rato, a días del final de 2015, para charlar un poco de todo. La actualidad de la banda (con anuncio de nuevo disco como primicia), su EP solista llamado Los Cheques de Viera (que contó con una involuntaria e impensada reunión de los Jaime Sin Tierra durante su grabación) y las andanzas de Huracán y Danubio (!) fueron varios de los temas que tocamos Skype mediante (la parte futbolística fue excluida por razones que no hace falta explicar).

Recis!: La última vez que habíamos hablado era por el disco anterior (Dos mentes son el Mundo, de 2010). Habrán pasado un montón de cosas con La Foca desde ese momento, me imagino… Por ejemplo, salió el disco nuevo (La vida de Alguien) antes que la película (la cuarta de Ezequiel Acuña, que no casualmente se llama igual)… es medio extraño eso.

Federico: Ezequiel había hecho el guion, lo había escrito, e incluso me parece que la había empezad a filmar con un nombre distinto, que tiene que ver con la banda. “Una foca”, creo que era, por Una Foca Al Negro (el nombre original de la banda). Y después, finalmente, decidió cambiarle el nombre a La Vida de Alguien, claramente en alusión al disco que ya estaba editado. El orden fue primero el disco y después la película.

Recis!: Pero digo ¿el disco iba a salir igual aunque no hubiese película, o fue como la excusa?

Federico: No, no, si el disco ya había salido. Lo sacamos en 2013 y lo editó Ezequiel. Fueron eventos independientes, lo que pasa es que, de alguna manera, la película capitalizó muchos años de conocimiento mutuo y muchos discos, demos y cosas. Del último disco creo que hay un tema solo, o dos, en casi treinta que tiene la película. Perfectamente pudo no haber habido nada del último disco y la película hubiese sido casi lo mismo. Es decir, no tiene tanto que ver, me parece que fueron procesos independientes. Y el disco salió como hacemos siempre, Ezequiel es nuestro editor.

Recis!: Siempre que hablamos me decís que tocan poco, cuando pueden y bastante espaciado…. Y que siempre puede ser la última vez que sacan un disco o que tocan: ¿Sigue siendo así actualmente?

Federico: Es una buena pregunta (piensa). Creo que está mejor. No podemos decir que eso desapareció, pero sí que el año 2015 para nosotros fue más movido que 2014, sin duda. Incluso termina con la grabación de un nuevo disco, que entramos a mezclar el mes que viene, pero ya está todo grabado. Eso tiene que ver en gran parte con la película, pero también con una especie de… no sé cómo decirlo… como de encuentro con nuevos músicos, que hemos tenido durante estos últimos años, ponele, si nos paramos de 2013 a esta parte. Músicos aún más jóvenes, con los cuales hemos ido encontrado además de empatía musical y personal, los espacios necesarios para seguir tocando y…. ¿cómo decirlo? de alguna manera poder sobrellevar los problemas de funcionamiento que históricamente hemos tenido. Con las bandas de nuestra generación ya casi no tenemos contacto, porque desaparecieron y las pocas que quedaron son, entre comillas, exitosas. Entonces uno ha seguido un camino distinto como el que nos ha tocado a nosotros… es decir, lo hemos elegido y un poco nos ha tocado, y es necesario nutrirse de nuevas cosas, de nueva gente, gente que esté más cerca de donde uno está. Y me parece que la aparición de estas bandas y músicos, con los cuales estamos dialogando en el mismo idioma, nos hace mucho bien. Y creo que nos ha facilitado un poco las cosas. No va a cambiar la cantidad de toques y eso que te decía yo de que no sabía cuándo vamos a tocar de nuevo… si vos me preguntás ahora, no sé cuándo vamos a tocar. No tengo una fecha, no tenemos nada (risas). Pero sí que hay como un campo fértil, y nos sentimos vivos, ¿no?

Recis!: Justo te iba a preguntar algo sobre eso. Vi que estuvieron tocando con estos pibes de Julen y La Gente Sola y me llamó la atención que hayan encontrado como una escena de bandas con las que tocar ahora a los cuarenta años. Es loquísimo. ¿Cómo se dio ese encuentro?

Federico: Bueno, el caso de Julen es un buen ejemplo de esto que te contaba. Es una banda hermosa, con unos pibes que son divinos y con los cuales hemos hecho buenas migas, en especial con Fede. De hecho participa en el último disco como invitado. Creo que Fede nos fue a ver en un toque en marzo, con una banda que al final no pudo tocar, así que tocamos solos. Después yo los fui a ver a ellos un mes después con uno más de la banda y nada, no hubo mucho protocolo. Nosotros y ellos manifestamos un gusto mutuo por lo que estábamos haciendo, y después fue como piña. Enseguida nos pusimos a pensar en la posibilidad de hacer un show juntos, yo después toqué con Fede solo… y bueno, soy responsable de introducirle el veneno de Los Planetas (risas). Creamos una conexión entre las bandas con eso, y además armamos eso que llamamos Los Satélites. Un invento, que tocamos una vez juntos y seguramente lo hagamos de nuevo. Pero bueno, ellos son ahora como la banda del momento. Tienen, la verdad (piensa)… para ejemplificarlo: el padre de Fede, fue compañero de Rubén en el liceo y él tiene la edad de mi hijo más grande. Entonces, encontrar un punto de contacto va a ser un milagro (risas). Nosotros no somos ni jóvenes, ni exitosos ni nada, pero efectivamente hay cierta química, además de una amistad que uno luego desarrolla. Eso se da solamente porque hablamos el mismo idioma, porque por así decirlo, estamos en el mismo barrio. Y bueno, esto después lo que tenes que hacer, es hacerlo funcionar, para que sucedan cosas. El caso de ellos es un ejemplo bien claro, no es el único. Probablemente de las cosas más lindas que nos pasó este año.

Recis!: Ahora por lo que me contaste, te voy a tener que preguntar del disco nuevo inevitablemente ¿Cuántas canciones? ¿Tiene nombre? ¿Tiene alguna particularidad que te parezca saliente como para comentar?

Federico: Es todo nuevo el disco. Se va a llamar… esto si no lo dijimos nunca, Ceres y Venus. Ceres y Venus es la esquina de La Paloma donde con Diego y Gustavo nos conocimos ya hace cuarenta años. La casa de mis abuelos, que vivían ahí, y la casa de los padres de Diego eran en esa esquina, y a media cuadra estaba Gustavo. Somos amigos de niños y ahí pasamos mucho tiempo de nuestras vidas. Además un buen día nos dimos cuenta que eran un planeta y un satélite, entonces dijimos ”bueno, no demos más vueltas, es el nombre del disco”. Es un disco que por primera vez lo grabamos en Montevideo, de alguna manera lo produjimos nosotros, con la ayuda de Elniño Quetocafuerte, que para nosotros es un personaje nuevo en nuestro equipo. Un director técnico nuevo, digamos (risas). Salimos de Juan (Stewart), con el que está todo bien obviamente, pero este año tocó hacerlo acá en Montevideo. Es distinto el disco, tiene un sonido distinto… ¿cómo decirlo? Es un disco más guitarrero, no va a tener casi teclados… bah, salvo que aparezcan ahora, pero no creo. Va a ser más de guitarras, pero a su vez las canciones tienen una cosa más pop.

Es como una mezcla, por un lado más soviético, más oscuro y con menos cosas, pero por otro lado las canciones tienen más luz. Va a ser bien distinto a lo que venía sonando hasta ahora, son diez temas. Hacerlo en Montevideo te da unos tiempos para grabar que no teníamos cuando íbamos a Buenos Aires y eso creo que va a darle como un aire más reposado, en el sentido de como maceran las canciones. Después, en cuanto al contenido estricto de las canciones, para uno siempre las canciones son algo que nunca hizo, son distintas… aunque después si lo ves en perspectiva, siguen una línea musical que ya está marcada desde hace un tiempo en nosotros. Y no creo que nos vaya a abandonar, ya estamos bastante veteranos para andar haciendo cambios muy drásticos (risas). La verdad es que estamos súper contentos con el disco. Elniño Quetocafuerte es un divino, es un tipo muy talentoso. Es de otro palo, en principio, y eso está bueno, porque nos obligó a dialogar y encontrar otro punto de contacto. Él tiene un aporte directo en el tratamiento de la canción, digamos, en las voces, en la cosa pop que siempre tiene la canción. Pero también es más un amante de la tecnología, tiene algún coqueteo con un tipo de música, que llamémosla “no tan analógica”. Se adaptó a lo nuestro, nosotros tomamos elementos de él, y se armó una cosa linda. Me parece que lo va a hacer bien distinto.

Ah, y también porque lo agarramos con todo este aire, lo que pasó con la película. Lo grabamos después de ir a México, sacando unas tomas de batería que habíamos hecho antes, todo el resto después. Capitalizamos un espíritu bien interesante, la sensibilidad que teníamos cuando pasó eso en buena parte está metida en el disco. Lo único que nos pasó es que lo terminamos ahora y uno en la última parte estaba como medio cansado, salvo por eso te diría que fue un disco soñado. Bah, igual va a ser un disco soñado porque no se nota que estamos cansados a fin de año (risas), pero porque andamos a las corridas, lo último como que lo apretamos (más risas). El disco respira el momento de la banda, y de alguna manera nosotros seguimos pensando lo que vos me decías al principio, que esto no se sabe hasta cuándo va a durar. Entonces celebramos tanto el hecho de que existan canciones, que podamos irnos a grabar un disco… yo creo que en este caso eso es el impulso para grabarlo. Y bueno, yo calculo que en febrero o marzo estará pronto, porque lo que le falta es la mezcla y el master, que no creo que demore mucho más que eso. Ahí veremos qué pasos seguir, depende de lo que arreglemos con Ezequiel, si lo haremos de manera física o no. La verdad es que no lo hemos ni charlado con él, pero suponemos que lo vamos a hacer como siempre, no lo hemos siquiera planteado. Va a estar disponible durante el año, sea en el formato que sea.

Recis!: Para cerrar el tema de La Foca, nos falta el viaje a México ¿Cómo les fue por allá?

Federico: Faaa… fue un viaje en el sentido amplio de la palabra (risas). Nos fue muy bien. El viaje en realidad viene por una nominación, algo impensado absolutamente, para unos premios iberoamericanos de cine… setecientas películas compitiendo, nominados entre cinco películas a la mejor música. Yo que sé, con La Isla Mínima, que ganó siete mil quinientos Goya, películas que van al Oscar, El Abrazo de la Serpiente. No sé, películas que para el cine iberoamericano son gigantes, como El Club y esas películas. Nos nominan, nos invitan a ir, imagínate… un evento con alfombra roja estilo Oscar, había quinientos fotógrafos, sin exagerar, quinientos literal, ocho sets de televisión y no sé qué. Una cosa increíble, pero por encima de eso, conocimos gente copada y muy interesante, que es lo que te dejan siempre estos lugares. Y establecer nuevas redes, nuevos vínculos, de los cuales nosotros siempre nos hemos nutrido, y supongo que todos los artistas también. Fue una experiencia, en ese sentido, conmovedora. Además estuvimos todos viviendo juntos… como te decía, con Diego y Gustavo somos amigos hace 40 años, con Rubén hace 14… O sea, son muchos años de estar juntos, de estar tocando en cualquier lugar, y también de pensar que vamos a seguir tocando en cualquier lugar. De buenas a primeras encontrarnos en una ceremonia tipo Oscar, fue muy disfrutable. Sabíamos que no íbamos a ganar, que no iba a pasar nada (risas), pero todo lo que pasaba era para nosotros un caramelito arriba del otro.

Recis!: ¿Pudieron tocar en algún lado o fue solo el tema de la ceremonia?

Federico: No, no quisimos porque era muy complicada la logística, había muchas actividades, además del evento en sí. Aparte se estrenaba la película el día después. Como que el centro fue eso. Yo creo que lo más probable es que vayamos a tocar, pero ahora no nos dio para hacer las dos cosas a la vez. El evento era un miércoles, había que tener una semana libre, viste como es, estábamos todos hasta la manija de laburo. Centramos la jugada en esa ficha, y creo que esto va a germinar solo. Lo que sí estuvo bueno es que la película se estrenó después y le fue muy muy bien, tuvo un montón de espectadores, miles. Y con eso cumplimos con creces los objetivos. Después volveremos para tocar, si está todo bien, pero eso tampoco se sabe.

Recis!: Está muy bien. Cambiando un cachito de tema, ahora tenemos que hablar del disco solista (Los Cheques de Viera), una cosa bastante sorpresiva. ¿Cómo se dio ese tema?

Federico: Bueno, mirá: este disco o EP, no se estrictamente de que se trata, son cinco temas, parte de una idea de Juan (Stewart). Por lo menos hace (piensa) cinco años que venimos hablando de esto. Juan me decía “yo te quiero producir un disco, te lo quiero grabar… te quiero cambiar el formato”. Digamos, ver qué pasa con las canciones si las agarramos desde otro lado y hacemos otra cosa. Como nos pasa siempre, lo fuimos postergando por mucho tiempo, hasta que un buen día yo agarré las canciones, las grabé en un celular y se las mandé. Eran algunas canciones de La Foca, otras que no y hasta había algunas populares, que finalmente quedó una, pero eran temas populares que cantábamos con mi abuela en familia. Le mandé ocho o diez temas y Juan eligió algunos. Ahí se juntó con Javi Diz y un día dijo “bueno, ya está, venite cuando puedas y lo grabo”.

Esto fue en agosto, fui para Buenos Aires un sábado y me volví el lunes a la mañana. Cuando llegué me habían hecho mierda los temas, me los habían dado vuelta todos (risas). Y bueno, en una de esas cosas casuales, el sábado del primer día de grabación, a la noche era la segunda pasada de La Vida de Alguien en el Malba, y me lo encuentro en la cola a Seba Kramer. Empezamos a charlar, él sabía que yo estaba por grabar, y lo invité a que viniera: “¿qué tenés que hacer mañana? Bueno, agarrá la guitarra y venite para el estudio”. Yo había hablado con Coco (Nicolás Kramer) la semana anterior, porque me habían invitado a un programa de radio en Montevideo… yo había hecho una versión de un tema de Jaime Sin Tierra y le había contado a Coco. Yo mantengo contacto con ellos periódicamente, y le había dicho “mirá que voy a andar por Buenos Aires” y me dice “ah, bueno, voy con una bolsa de facturas y charlamos”. La cuestión es que Coco apareció un día, después apareció Seba y el domingo estaban todos los Jaime Sin Tierra. Ellos creo que hacía que hace más de diez años que no se juntaban…

Recis!: Involuntariamente lograste una reunión de Jaime Sin Tierra, una locura (risas)

Federico: Más allá del talento infinito que ellos tienen, la sensibildad, y lo honrado que uno se siente de que participen en un proyecto, que es algo que queda para la toda la vida… tuve la sensación, y por lo que hablé me parece que fue generalizada, de que se encontraron entre ellos después de tantos años. Y que de alguna manera fue algo como sanador, les hizo bien. Sentí que estaba pasando eso también ahí. Fue como mágico, dos días de eso. Lo que quedó fue un disco que no tiene que ver con lo que yo jamás hice ni haría… si yo tuviese que tocar solo, creo que haría algo como el último tema, con la guitarra y la voz. Pero bueno, se instrumentó de una manera, que me parece que esa es la gracia que tiene el disco, realmente con la producción de otra persona. A mí me terminó de abrir un panorama… digo, yo este año empecé a tocar solo, o con un músico y está bueno. Me había costado mucho hacerlo, pero me parece que es una cosa interesante y buena, y esto termina de empujarme hacia ese lugar. Pienso que también inaugura otra forma de trabajar con Juan, y capaz hagamos cosas más adelante. Yo estoy loco de la vida, este disco lo grabamos, lo colgamos y en principio está terminado ahí. Capaz hasta se puede presentar…

Recis!: Justamente te iba a preguntar si lo iban a presentar en vivo alguna vez

Federico: No hay un plan, pero la idea estuvo desde el momento que lo grabamos. Jodíamos con “y ahora tenemos que juntarnos a tocar, que es lo mejor de todo”, hay que hacer un asado para juntarnos y tocar el disco. Y lo vamos a hacer, yo creo que el año que viene lo vamos a hacer. A veces las realidades se ponen tan complejas a lo largo del año que yo ahora no podría decir “ahora vamos a tocarlo”. Vamos a hacer todo lo posible para tocar el disco, sería genial que así sucediera. También no sé en qué andan aquellos, porque también hacer un toque solo de Los Cheques de Viera sería como medio corto (risas). Tendríamos que armar algo más, por ahí con El Robot y con Juan. Tendría que venir de ese lugar, me parece, en un toque compartido. Pero yo creo que sí, que seguramente pase esto el año que viene.

Recis!: Bueno, creo que estamos, movido el 2015 y parece que pinta bien el 2016 ¿no?

Federico: Si. Es inevitable hacer una especie de balance, y la verdad es que para mí personalmente, este año fue muy movido a nivel música. Con La Foca no es que tocamos mucho, pero conquistamos nuevos terrenos, por llamarlo de alguna manera. Con Gustavo fuimos invitados por los Julen un par de veces, además toqué solo, tocamos también con ¿Lobo Está?, un chico joven, talentoso y muy querido, con el que nos hemos encontrado hace poco tiempo. Fuimos a tocar al interior, fuimos a tocar a San José, tocamos en Montevideo, anduvimos con la película. Nos faltó tocar en Buenos Aires, que no se dio. No tenemos grande requerimientos para ir, pero yo pienso también que es porque las bandas de nuestra edad ya no están tocando casi, entonces se hace muy difícil. Hay que ir a buscar a otro lugar, pero bueno ya se va a dar. Fue un año muy movido, muy lindo y que me parece que instala una mirada auspiciosa hacia el que viene. Vamos a ver si vamos, vamos a hacer todo lo posible.

Foto de portada: Lucía Aguirre.