FACE TO FACE vuelve a Buenos Aires el 9 de Julio en Uniclub. - Increiblemente MINERAL viene al pais y se presentarán el jueves 22 de agosto en GIER, junto a MOFA y otros créditos emocore locales. - VALLE DE MUÑECAS mete un triplete en Humboldt los ultimos jueves de junio, junto a ROSARIO BLÉFARI, NORMA Y MATAPLANTAS. - Noche a puro hardcore el 17 de mayo en Gier con la presentación de los californianos TERROR. - Los uruguayos HABLAN POR LA ESPALDA vuelven el sabado 15 de junio al Salón Pueyrredón, con su nuevo disco Afuera bajo el brazo. contacto
Bence (Estanvul)

Rodrigo Bence Pieres canta y toca la guitarra en Estanvul, grupo que editó hace unas semanas su disco Taured (que además es conceptual). Por el trabajo que se tomó para explicar cada selección, queda claro que la música tiene un lugar muy importante en su vida. De esas listas que te hacen buscar y escuchar.

#1: The Voidz - ''Tyranny'' (2014)

Tardé mucho tiempo en entender este disco, pero quizás fue porque no estaba preparado en ese momento para digerir el mensaje. Tyranny muestra el lado más oscuro de Julian Casablancas, con un sonido caótico que te lleva a pensar que estas escuchando algo grabado post fin del mundo, y un mensaje claro en las letras, que reflejan una problemática tanto política como social, en perfecta combinación con ese sonido totalmente roto de la voz, como si fuese un vocero del futuro que viene a despertarnos de nuestro sueño emocional. La variedad de influencias es enorme, desde música africana en “Father Electricity”, hasta música árabe en “Dare i care”, pero siempre con ese juego de guitarras strokero, que por momentos armonizan e hipnotizan, y por otros toman un papel death metal que desconciertan. Sin dudas uno de los discos más originales, en cuanto a propuesta musical y conceptual, de lo que va del siglo XXI.

#2: Daft Punk - ''Discovery'' (2001)

No fue casualidad que este disco salga a la luz a principios de siglo XXI, luego de la aparición de una moda digital, y la incertidumbre de como seguiría avanzando la tecnología. Daft Punk trae un disco de otra época para lo que la música era en ese momento. Electro house combinado con el synthpop, y melodías que se acercan al género épico. El dúo francés me llevó de viaje por una discoteca llena de emociones, donde me hicieron saltar en éxtasis con “Crescendolls”, pensar en esa relación amorosa utópica en “Something about us”, e imaginarme volviendo a casa solo a las 6 am después de una noche caótica mientras suena de fondo “Veridis quo”. En el fondo de esta oscuridad que refleja Discovery, hay una luz de esperanza sobre un futuro agradable.

#3: Ty Segall - ''Melted'' (2010)

Conocí a Ty Segall después de haberle dicho a un productor que quería mucha saturación en los instrumentos, en el disco que grabamos con Estanvul. Él me dijo que eso lo había hecho un pibito de California, que se parecía a Kurt Cobain. Me pareció exagerado, pero cuando llegue a casa y me puse a escuchar entendí la referencia. El disco que más me atrapo fue Melted. Creo que entendí que estaba escuchando a un distinto, alguien especial. Mucha influencia de Nirvana y The Beatles, saturación y distorsión en todo instrumento posible, y un caos constante que te lleva a la demencia.

#4: Alex G - ''DSU'' (2014)

Vuelvo a ser adolescente cada vez que escucho este disco. Me lleva a esas épocas de escuela en las que nada me preocupaba, y donde no pensaba tanto en el futuro. Alex G me mostro su inocencia en canciones como “After ur gone” y “Skipper”, a través de melodías infantiles y esperanzadoras, con su voz suave cerrando ese concepto a la perfección. Pero también supo hacerme pensar en todo lo malo que me paso, en canciones como “Axesteel”, donde una distorsión disonante se apodera de mi cabeza, chocando con mi inconsciente.

#5: Radiohead - ''Amnesiac'' (2001)

Es difícil elegir un disco de Radiohead como favorito. Creo que Amnesiac termina estando primero en mi lista mental porque fue el que más me costó entender, y los discos que requieren un proceso de digestión más largo terminan siendo como tu mejor amigo, que lo conoces a la perfección después de haberlo escuchado una y mil veces decir lo mismo. Es impresionante como la obsesión por lo conceptual hizo que la banda separe Kid A de Amnesiac, ya que las canciones de esos dos discos se grabaron en las mismas sesiones. Siento que si se resumía todo eso en un solo disco, tal vez hoy estaría hablando de un álbum histórico. Pero no estoy en la cabeza de Thom Yorke, y él tuvo sus motivos. Kid A es un viaje holográfico por lo digital, y Amnesiac es un viaje que nos lleva a lo más profundo de nuestro inconsciente. “Pyramid Song” es la canción central del álbum, con un piano fúnebre, que me hace imaginar una escena de rendición, y un Thom York casi entregado que relata una experiencia post muerte, en la que se encuentra en un lago rodeado de todo su pasado y todo su futuro, de sus seres queridos y todos los elementos de nuestra tierra. Así lo relata en la canción, y es su forma de introducirnos en un viaje por sus arrepentimientos y sus deseos.

#6: El Príncipe Idiota - ''Diccionario Básico Ilustrado'' (2015)

Si hay algo que caracteriza al príncipe idiota, es su poesía cruda y tan viva. La primera vez que escuché este disco estaba con amigos, a las 4 am, post festejo de un cumple, y nos quedamos callados durante un rato largo mientras escuchábamos y tratábamos de entender los relatos casi ficticios del príncipe. Una guitarra criolla, un sintetizador, y una voz fría. No hizo falta mucho más que eso para tener a cuatro pibes sentados sin hablar, durante veinte minutos, pensando.

#7: Pink Floyd - ''The Wall'' (1979)

Escuchar The Wall a los nueve años de edad fue lo que me hizo querer hacer un disco algún día. La propuesta más ambiciosa que escuche en mi corta vida, y esa tele transportación a otra época es algo que solo la cabeza de Waters pudo lograr en mí. Por momentos sentir que tenés a tu vieja al lado tuyo mimándote, y de repente encontrarte en plena segunda guerra mundial, escuchando el discurso racista de un dictador llamado Pink. Una obra maestra.

#8: My Bloody Valentine - ''M B V'' (2013)

No creo que la decisión de no subir este disco a plataformas digitales sea algo hipster y nada más. Veo algo muy conceptual detrás de eso. Como si no fuese de esta época, y el poder llegar a entender de que se trata requiera escucharlo con total atención e intención de aprecio, algo que con Spotify o cualquier plataforma se hace imposible hoy en día, gracias al aleatorio o las playlists. Kevin Shields (guitarrista) nos lleva a un futuro donde las guitarras no desaparecieron, logrando crear sonidos absurdos y espaciales mediante el uso de distorsiones saturadas y pre amps. Bilinda Butcher (vocalista) crea mensajes subliminales, que cuesta entenderlos debido a que su voz se encuentra en un segundo plano constantemente, pero ahí está la magia, en la incertidumbre.

#9: Ariel Pink - ''Pom Pom'' (2014)

Un disco totalmente bizarro, que pasa por muchos géneros, y que me llevo a terminar de enamorarme por completo del lado oscuro de la música. Una psicodelia futurista que por momentos crea ambientes de alegría y mundo perfecto, pero que de repente se vuelve increíblemente tétrico. Como si Ariel haya querido que el oyente viva una experiencia de ácido, donde las emociones suben y bajan constantemente. Lo logro en mí.

#10: Grizzly Bear - ''Veckatimest'' (2009)

La mejor época del indie fue con Grizzly Bear en 2008/2009. Junto con Fleet Foxes, llevaron el indie a un lugar muy lejano a la ciudad. Este disco me sumergió por lo más profundo de los campos, donde la música es tan sincera y natural que duele. Me llevo a apreciar lo acústico a tal nivel que odie lo electrónico por un buen tiempo. Y un gran condimento a mi humilde opinión es que el disco fue grabado en una iglesia. El eco de los coros no está lograda con un efecto de reverb… es el eco de la iglesia. Y ese coro tan brillante que suena en “Cheerleader”, es precisamente el coro de la iglesia. El disco que voy a estar escuchando el día que me muera.