No hay agenda que alcance este 2018, viene NICK CAVE & THE BAD SEEDS también, el miercoles 10 de octubre en el Malvinas. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - PETER HOOK & THE LIGHT vuelve al Teatro Vorterix el martes 9 de Octubre, mientras que NEW ORDER el viernes 23 de noviembre a Obras. Fans de Joy Division de parabienes. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Los californianos THEE OH SEES vienen a Buenos Aires el viernes 23 de noviembre. El show es en el teatro Xirgu. contacto
Notas sueltas sobre el In-Edit
Por: Federico Ruiz - federico@recis.com.ar
El festival de cine documental musical In-Edit hizo bis y volvió a tomar por asalto un par de salas porteñas antes de fin de año. Esta segunda y sorpresiva edición, que se realizó entre el 10 y el 14 de diciembre pasado, tuvo momentos desparejos, aunque el saldo fue positivo.



El rock y el cine se han llevado razonablemente bien a lo largo de su mutua historia, aunque la tendencia se acentuó en los últimos años. La difusión de la tecnología digital (DV, MiniDV y sus variantes) hizo que la quimera que alguna vez supo ser animársele a un documental hoy sea un proyecto al alcance de muchos.

Por eso, en festivales de este tipo suelen mezclarse cineastas reconocidos (Julien Temple y Peter Whitehead, que esta vez se anotaron con dos pelis cada uno) y principantes con potencial, además de proyectos nacionales a los que siempre conviene echarle el ojo. Como ejemplo paradigmático vale mencionar la notable "Ellos son: Los Violadores" de Juan Rigirozzi, que ya había tenido un preestreno en el último BAFICI.

Más allá de pequeñas fallas organizativas que se fueron corrigiendo sobre la marcha (horarios corridos, películas sin subtítulos y otras pequeñas desprolijidades, sobre todo en las funciones de la tarde, algo más marginales), el balance de una iniciativa de este tipo siempre tiende a ser positivo.

¿De qué otra manera puede calificarse la proyección a sala llenísima de “Led Zeppelin live at the Royal Albert Hall” (Peter Whitehead, UK, 1970, 103’)? Parecía que el viejo Zepp estaba tocando en vivo de verdad ante un público entregado, que aplaudía cada tema, se derretía ante los solos de Page y el enorme Bonzo Bonham, y parecía sumergirse de lleno en esa mentirosa pero magnética experiencia religiosa e interactiva con ese pedacito del panteón del rock, que miraba incrédulo desde la pantalla.

R.E.M. la sabe demasiado. Por eso su show pasado a film, de características bien distintas a la propuesta de Whitehead, se llama “This is not a show” (Vincent Moon, USA, 2009, 56’). Esto no es un recital, muchachos. La banda ya tocó, ustedes están sentados en un cine, la que manda es la edición y el blanco y negro es rey.

La revelación del festival fue sin duda “Soundtrack for a revolution” (Bill Guttentag/Dan Sturman, USA, 2009, 83’). La historia del movimiento negro por los derechos civiles contado a través de las canciones que pavimentaron ese camino de lucha. Las imágenes de archivo se mezclan con interpretaciones actuales en estudio especialmente realizadas para la película que hielan la sangre. Especialmente recomendadas las participaciones de la exquisita Joss Stone, John Legend y los increíbles Blind Boys of Alabama.



Un recorrido azaroso también podrá detenerse en “Icons among us: jazz in the present tense” (Lars Larson/Michael Rivoira, USA, 2009, 97’), una mirada crítica sobre el presente del jazz y su inserción en la realidad sociocultural de la época, las biopics documentales sobre Patti Smith (“Dream of life”, Steven Sebring, USA, 2008, 109’) y Bill Withers (“Still Bill”, Alex Vlack/Damani Barker, USA, 2009, 78'), las potentes "Punk's not dead" (Susan Dynner, USA, 2005, 115’) y "Who killed Nancy?" (Alan G. Parker, UK, 2009, 93’), o “Woodstock: now and then” (Barbara Kopple, USA, 2009, 89’), ejercicio que revisita uno de los hitos fundacionales de la cultura rock.

La mención a las películas nacionales deberá incluir obligatoriamente a la valiosa "Buenos Aires Hardcore Punk", el dato de color que aporta “Fiebre stone” (en un formato quizás más pensado para TV) y el espacio reservado para la ficción bizarra y tripera que propone “Kapanga todoterreno”.

Pero hubo más, mucho más. El camino que puede recorrerse en cinco días de altísima intensidad siempre será parcial e insuficiente a menos que, bolsa de dormir mediante, se intente sobornar a los acomodadores en busca de una experiencia full life.

¿Se podrá armar una wishlist para el año que viene, si no es mucho pedir? “It might be loud” (que de haber entrado en la selección para esta edición hubiera estado seguramente entre las más aclamadas), experimento fílmico que reúne nada menos que a Jimmy Page, The Edge y Jack White, en un recorrido sonoro y estilístico por la historia de la guitarra eléctrica. “Anvil! The story of Anvil”, enorme docudrama sobre los metaleros canadienses homónimos que conmueve hasta los huesos, un éxito garantizado entre el público del palo. Como “Some kind of monster” (otra que no desentonaría para nada en la sección “Clásicos In-Edit”), en su momento llegó a competir en el festival de Sundance; pavada de halago. Y por último “Wreckage of my past", el documental “autorizado” de Ozzy Osbourne que promete estrenarse durante 2010.

De todos modos, a no desesperar. Si estos deseos navideños no le llegan a los curadores del In-Edit, papá Internet está allí para cumplirlos, sin prisa pero sin pausa.