No hay agenda que alcance este 2018, viene NICK CAVE & THE BAD SEEDS también, el miercoles 10 de octubre en el Malvinas. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - PETER HOOK & THE LIGHT vuelve al Teatro Vorterix el martes 9 de Octubre, mientras que NEW ORDER el viernes 23 de noviembre a Obras. Fans de Joy Division de parabienes. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Los californianos THEE OH SEES vienen a Buenos Aires el viernes 23 de noviembre. El show es en el teatro Xirgu. contacto
Autobiografía de Patti Smith
Por: Matías Recis - matias@recis.com.ar
Se publicó el libro de Patti Smith “Éramos unos niños”

Simbiosis del artista y su musa

La obra de Patti Smith es quizás identificada únicamente por su desarrollo en el campo de la música. No obstante, el dibujo, y sobre todo la literatura, ocupan una preponderancia elemental desde sus primeras manifestaciones artísticas. Así, su frondosa producción poética (estimulada por Arthur Rimbaud y Bob Dylan), es anterior a su arista musical.

En su primera autobiografía, “Éramos unos niños” (publicada por Editorial Lumen), retoma su pasión latente. Patti Smith describe aquí sus vivencias junto al fotógrafo Robert Mapplethorpe. Estas anécdotas, tienen como escenario Nueva York en la década de los sesenta y setenta, con la presencia inspiradora de Janis Joplin, Jimi Hendrix, Allen Ginsberg, William Burroughs, Andy Warhol, The Velvet Underground y Television.

El libro se inicia en ese contexto de juventud, bohemia, pobreza y una admiración indeleble entre ambos. Luego, el paso por el mítico Hotel Chelsea, a partir de 1969, profundizó ciertas características en la personalidad y la obra de cada uno de ellos: Robert comienza sus primeras relaciones homosexuales y sus prácticas sadomasoquistas. Mientras tanto, Patti, se guarece en la crítica musical, la dramaturgia, la poesía y la actuación teatral y cinematográfica. Ya en 1975, salta por sobre de los decorados del rock, con su provocativo disco Horses.

Cuatro años más tarde, ya apuntalados como artistas (y ella en pareja con Fred Sonic Smith y él con Sam Wagstaff), deciden bifurcan sus caminos. En 1989, luego de una agonía por HIV, muerte Robert.

A pesar de que la relación entre estos dos autores es el eje medular de este diario personal, en paralelo, aquí se expone tácitamente el surgimiento de una generación de jóvenes dentro de un contexto de cambios socio-políticos y culturales vertiginosos.

A través de sus párrafos (acompañados cronológicamente por fotografías y dibujos de ambos), “Éramos unos niños” cristaliza aquel esplendor de una contracultura, en torno a Patti Smith, que lentamente se desvanece, primero en manos de las drogas y luego por la propagación del SIDA.

De este modo, la apasionada percepción de la autora, siempre poética, romántica y profunda, despliega, en estas memorias, una oda a la reversibilidad sigilosa entre la musa y el artista.