INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - SILVERSTEIN volverá a Buenos Aires el 31 de Mayo en Uniclub, junto a THE WORLD ALIVE y FOR THE FALLEN DREAM - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - CHARLIE 3 vuelve con su nuevo disco Vendrás, el que presentarán el 28 de mayo en The Roxy Live. contacto
“DESPUÉS DEL ROCK”, LIBRO DE SIMON REYNOLDS
Por: Matías Recis - matias@recis.com.ar
Caja Negra editó “Después del rock”, libro del londinense Simon Reynolds

Soliloquios de un testigo

“El rock continúa saqueando la tumba de su propio pasado infesto de gusanos, el hip hop se encuentra atascado en una cinta audiovisual continua de ostentosa joyería gangsta y trofeos ligeros de ropa, y la música electrónica se entretiene con microtendencias que luego de una inspección cuidadosa resultan ser meros reciclados de ideas de los noventa. ¿Pero es que realmente todo el mundo se ha quedado sin ideas en simultáneo? Y de ser así ¿por qué?”.

Con la bestial agudeza que característica a la pluma de Simon Reynolds, este periodista plantea, en su libro “Después del rock”, uno de los interrogantes medulares sobre el agotamiento creativo en la primera década del siglo XXI.

Paralelamente a esta reflexión, el escritor londinense (radicado en New York) expone -sobre los catorce ensayos que integran su primera traducción al español- su concepto sobre los paradigmas culturales y estéticos surgidos entre la década del sesenta y del ochenta: enhebra la psicodelia (influenciada por la comunidad hindú, tibetana, marroquí y Zen) y el acercamiento de John Coltrane al budismo, con el vogue (integrado por negros gays, según el autor, “probablemente la subcultura más alienada del mundo”) y la omnipotencia y egocentrismo de los cantantes de hip hop.

Entre sus análisis más inspirados, describe a Madonna como una artista que “absorbe las ideas de la cultura gay y luego las convierte en marketing de masas”. Continúa: “En términos de Georges Bataille, el egoísmo de Madonna la vuelve servil antes que soberana. Hay una extenuación severa, aeróbica, casi protestante en el espectáculo de Madonna, y mientras que su recompensa es obviamente el disfrute narcisista de su propia imagen, es difícil ver qué le queda al público (…) Madonna es más una profesional de los medios que de la música (…) Es la estrella perfecta de la era MTV, privilegiando el ojo por sobre el oído”.

Este libro también adquiere brillo cuando Reynolds examina algunas canciones de rock y su relación con la vida intrauterina: “Moon, turn the tides… gentil, gently, away” (Jimi Hendrix), “Yellow Submarine” (The Beatles) y varios versos de Syd Barrett de Pink Floyd relacionados con el azul (cielo y océano), que según Julia Kristeva representa “el color del goce preedípico”.

El autor se reserva algunos párrafos para resaltar la importancia artística de Brian Eno y Yoko Ono. Se refiere a Plastic Ono Band como una “regresión consciente” ya que “Ono estaba logrando que músicos expertos y magníficos (Eric Clapton, Ringo Starr y el mismo Lennon) tocaran como gorilas descerebrados usando guantes de cocina”.

Este lenguaje primitivo también alcanzó a Eno con su concepto de la “no música”: a través del ruido, buscaba transgredir el gusto y la lógica.

En la segunda mitad del libro, se detiene sobre la “rave”, en la cual asegura que “el cuerpo entero se vuelve oído”. Se expande en la cultura electrónica interesado en el anonimato visual y físico de sus artistas, más preocupados en el minucioso proceso de mezcla de sus discos que en formar parte de la industria del videoclip.

“Después del rock” finaliza con una entrevista a Simon Reynolds realizada por el periodista argentino Pablo Schanton (quien se encargó también del prólogo).

En este libro, el autor apuntala cada concepto a través de los cambios tecnológicos, sociales y políticos.

La recopilación de estos artículos -anteriormente desparramados en diversos medios gráficos- compone una relectura lozana sobre aquellos movimientos y subculturas influenciadas por el rock o coetáneas a este lenguaje.

Así Reynolds obtiene sus glosas intrépidas y apasionadas, encandilado por el destello musical más inspirado y voraz del siglo XX.