El paro general suspendió el show de los suecos NO FUN AT ALL del jueves 6 de abril. Se puede pedir el reintegro en el lugar de compra del ticket. - SILVERSTEIN volverá a Buenos Aires el 31 de Mayo en Uniclub, junto a THE WORLD ALIVE y FOR THE FALLEN DREAM - TIGER ARMY estará tocando por primera vez en el país el próximo 30 de abril en M.O.D de San Telmo. - Finalmente las plegarias del publico punk rock local fueron escuchadas y los RANCID tendrán sideshow en Flores, el 30 de marzo. - RISE AGAINST vuelve por tercera vez al pais y se presenta el domingo 7 de Mayo en el Teatro Flores. contacto
AUTOBIOGRAFÍA DEL EX-MANAGER DE LOS STONES
Por: Matías Recis - matias@recis.com.ar
Se editó la autobiografía del ex-manager de “The Rolling Stones”, Andrew Loog Oldham

La lengua indiscreta

“Yo promovía la idea de que los Rolling Stones eran ‘el grupo que a los padres les encanta odiar’, basado en mi creencia de que los ídolos pop caían en una de dos categorías: los que a uno le gustaría compartir con sus padres y los que no. Los Beatles eran aceptados y aceptables. Los Stones llegaban a ser identificados como peligrosos, sucios y degenerados, y yo alentaba a mis pupilos a ser tan asquerosos como quisieran”.

Estas glosas, conducen hacia la pluma de Andrew Loog Oldham, manager y productor de los Rolling Stones en la década del sesenta.
Su extensa autobiografía, “Rolling Stoned” -recientemente editada en Argentina por Mondadori-, tiene como uno de los ejes centrales a Los Beatles, la antítesis perfecta que los Stones necesitaban para potenciar su estética. Desde un lugar privilegiado, Loog Oldham, menciona “el enfrentamiento” entre ambos conjuntos, sólo como una estrategia publicitaria (ya que entre ellos existía una gran camaradería, al tiempo que Loog Oldham tuvo un paso efímero como agente de prensa del cuarteto de Liverpool).

Sobre las páginas de este libro, avanzan entretelones de giras, conciertos, grabaciones y detalles del proceso de composición de los temas más representativos de los Stones.

Las desequilibradas emociones de Loog Oldham, guían el montaje de este libro, que si bien persigue un esquema cronológico, un punto y aparte puede transportar al lector en tiempo y espacio -de manera vertiginosa y sorpresiva- hacia una realidad nueva y exótica. Así, el escritor recae frecuentemente en la ciudad colombiana de Bogotá, donde actualmente radica y donde escribió gran parte de esta obra.

Entre las principales virtudes de esta autobiografía, cabe destacar la crudeza de los relatos. El ex-manager de los Rolling Stones no presenta una postura condescendiente; se muestra crítico con ellos y con él mismo. Reflexivo y catártico, observa la actualidad del conjunto, ya desde afuera: “El repertorio Stones se está transformando rápidamente en una película de Elvis sin argumento; su falta de voluntad para probar algo nuevo recuerda a un gobierno que está por caer y que por supuesto no va a caer”.

Otra característica para acentuar, es la capacidad de descripción que posee el autor, sobretodo en un libro cuyo interior no contiene ninguna fotografía. A través de sus palabras -y sus contrapuntos con el cine-, se pueden visualizar aquellos escenarios y situaciones que el protagonista transita a lo largo de estos treinta y dos capítulos.

De este modo, las anécdotas de Andrew Loog Oldham, afloran de su memoria con el brillo y la naturalidad de una secuencia desordenada de imágenes sensoriales.