El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
SATAN DEALERS - MICROPUNTO
03/12/2004 - Salón Pueyrredón, CapFed

Por: Jean Paul Gambarotto - thelonelysurfers@hotmail.com

Noche de viernes y de gira, ya contando los billetes llegué alrededor de la 1 al salón. Para variar, tuve un largo rato de espera, calculo que dos horas hasta que empezó la primer banda, así que me quedé dando vueltas degustando cervezas, hasta que subieron al escenario los muchachos de Micropunto.
Arrancaron con un tema a lo ramones... para ir yendo hacia algo más rockero, la banda estaba conformada por baterista, cantante, guitarrista y un bajista que se destacó por su presencia. Cuentan con un frontman energico y buenas canciones, sonaron bien y después de unos cuantos temas se retiraron entre los aplausos del público.
Cuando el reloj marcaba las 4, una vez más, se inicio ese ritual que propician los Satan Dealers, esta vez en su último recital del año. Ni piensen en preguntarme con que tema empezaron, porque era tal la locura y el descontrol, que mis sentidos colapsaron reiteradamente ante cualquier intento de mi mente de poner orden a mi cuerpo.
De los temas que recuerdo, tocaron "How Hard Is It To Fix", "Sometimes You Should Ask Yourself", el infaltable cover del alter-ego de David Bowie; Ziggy Stardust; "Moonage Daydream", "We´re Gonna Need Some More", "Ten Millions Miles Away", "Black Hunter, White Hunted", "Lying On The Beach Making The Hits", "Psychotic Pills", "Bette Davis Eyes", y varios temas nuevos que formaran parte de su próximo disco, entre ellos, uno que se huele a kilometros como "EL" hit del disco, cuya letra dice "Siempre esperando un no sé que, la conocerás, la conocerás, bajo esta piel".
En cuanto a la banda, lo de siempre (que es excelente), Cristian en la batería y Alejandro en el bajo creando un muro impenetrable, cada golpe de bombo y nota del bajo te golpeaban directo en el corazón, Martín en la segunda guitarra, un centinela inmutable armado con su SG listo para ametrallar tímpanos, Pico en primera guitarra te lleva al nirvana y Adrián es el guía en el viaje hacia el infierno, aunque para decir la verdad, de las veces que los vi, fue en la que los vi de mejor humor, no hubo contratiempos y el público festejo cada uno de sus temas.
Después del último feedback, salí del salón con las luces del amanecer iluminando la ciudad, hacia el hogar dulce hogar, después de haber disfrutado una noche del mejor rock.