El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
G3
09/12/2004 - Estadio Luna Park

Por: Kike Bianchi - elunicok@hotmail.com

Abróchense los cinturones, pónganse el casco y prepárense a lanzarse a la aventura más adrenalínica posible. La conjunción de 3 potencias, el choque de veloces estrellas en el devaluado paisaje argentino. Así es, el formato: tres super guitarras tres, llegó a la Argentina de los desposeídos para llenar por tres veces el templo del box vernáculo, y la pugilística velada noqueó los sentidos de más de un adormecido.
Mi viaje comenzó casi un mes antes cuando, a contra mano de la devaluación, este espectáculo internacional vendió todas sus entradas de las 2 funciones previstas. Apesadumbrado me sumí en la tristeza hasta que una voz radial confirmó una tercer fecha, el 9 de diciembre!!! Los días pasaron, la expectativa creció y así me encontré el jueves en cuestión camino al Luna Park. ¿cómo funcionarían las intrincadas melodías de Robert Fripp con los Bercklee boys?
A las 9 horas en punto comenzó Robert Fripp. La puntualidad del comienzo nos hizo recordar a quien estábamos por presenciar. El genio de King Crimson, creador de técnicas de guitarra que enredan hasta el día de hoy los dedos de muchos entusiastas, arrancó con el pie en el pedal, el pedal que más que acelerador se asemejó a un freno, un llamado de atención, una luz roja. La guitarra no es solamente escalas veloces y distorsiones ensordecedoras. Así fue que el set de 20 minutos estuvo colmado de notas largas todas embadurnadas de sintetizadores que a más de uno le hicieron sospechar un minimalismo a ultranza y le generaron un parate adrenalínico.
Silbidos y muestras de irrespeto finalizaron de un hondazo el exiguo set del gigante.
A continuación el mayor héroe de la guitarra de los últimos tiempos tomó el escenario. La extravagancia nunca esta ausente en los shows de Vai y este no fue diferente. El primer tema, I Know You´re Here, lo vió sentado frente a un ventiladorcito que le hacia el efecto de cabellos al viento mientras arremetía sobre una guitarra de tres mástiles, cada uno de los cuales tenia un efecto distinto asignado. Uno de ellos, además, carecía de trastes (fretless).
El set fue sobresaliente. He visto a Vai varias veces en vivo y siempre demuestra que un guitarrista de su estatura puede hacer un gran show sin aburrir a pesar de los interminables solos y acrobacias. Tocó temas de su carrera como Liberty, Answers y For the Love of God (de Pasion and Warfare), Bangkok, un tema de la suite de Fire Garden y Juice un tema de Alien Love Secrets, entre otros. Su acto fue siempre para entretener. Los sets de Vai invariablemente demuestran su afición por su desaparecido maestro Frank Zappa. Esto queda a la vista en sus múltiples momentos de conducción en los que dirige a la banda cual orquesta imponiéndoles intensidades e interactuando con el público.
Una nota especial merece la dedicatoria que hizo del tema Whispering a Prayer, del disco Alive in the Ultra Zone que nació en su presentación en vivo en la Argentina. En ella hizo mención de un hecho que había acontecido la noche anterior. El día 8 de diciembre, aniversario número 24 del salvaje asesinato de John Lennon, perpetrado por un fan , otro fanático tomó la vida de un músico, Dimebag Darrel, ex guitarrista de Pantera. El asesinato a sangre fría sobre el mismo escenario en el que tocaba con su nueva banda fue tal vez el hecho mas alarmante, trágico y bestial que haya golpeado al mundo de la música este año. Vai, siendo un artista sensible no pudo más que hacerse eco de este salvaje hecho y recordar al genial Dimebag dedicándole un tema cargado de emoción.
Tanto el sonido de Vai como el de Satriani tuvieron sus fallas. No por que ellos hayan pifiado sino por que al parecer el sonidista pensaba que como era la fecha de ellos tenia que subir sus guitarras hasta el numero 11 y así ensordecer a más de un desprevenido. Tal vez este señor habrá pensado en su mente amateur que tan grandes luminarias necesitan del volumen para brillar. Graso error.
Luego de que Steve hizo cosas cuya descripción se me escapa y entregó el placer que solo un apasionado de la ya bastante olvidada hermandad del los héroes (de la guitarra) puede entregar, vino Joe. Luego de que el estadio hirviera, saltara y explotara llegó la replica del terremoto.
Joe Satriani con una banda de un gusto y groove impecable se lanzó sobre nosotros con su menos circense pero igualmente incendiario estilo. Satriani, otro gran preferido de los argentinos, hizo muchos temas de su último disco pero no se olvidó de los clásicos. Varios de ellos del genial disco Flying in a Blue Dream, Strange y Flying in a Blue Dream, hicieron bailar y emocionarse a los melancólicos de las mejores épocas de Satch! Otros temas: Always With Me, Always With You o Summer Song, abonado este útlimo a la locura del público. La presencia de Fripp volvió al escenario por dos temas del set de Satriani aunque nuevamente el sonidista hizo gala de su ineptitud dándole la única presencia sonora a la guitarra de Joe y dejando a Robert en la oscuridad de su rinconcito flanqueando al baterista. No importó pues Fripp se las arregló para demostrar por qué es el día de hoy que muchos no lo entienden pero lo siguen y aprenden de él.
Llegó un descanso para los atontados espectadores antes del banquete final. Unas papas fritas de escasos gramos y excesivos pesos después, se apagaron las luces. El viaje no terminaba sino que tomaba la ruta de colisión.
Salieron los 3 al escenario, Vai y Satriani a la delantera y Fripp, el reservado, en su espacio cerca de la batería y lejos de las luces. Arremetieron como los jinetes de un Apocalipsis guitarrístico, dispuestos a robar nuestras almas y aprisionarlas bajo el cortante acero de sus cuerdas. Red(de Crimson), Cool # 9(de Satriani) y un tema de Vai fueron descargas de ficciones de otro planeta sobre nuestros cuerpos, improvisaciones fuera de borda y todo el mundo delirando, generaron una histeria parecida a la venida de un cristo.
Y para demostrar que los tres siguen siendo de esa época en que los músicos tenían compromiso con la realidad mundial terminaron el show con la canción de Neil young “Rocking in the Free World”, cuya letra es una reedición atemporal de la crítica a la entrometida política exterior de USA en el mundo. Final perfecto.
Totalmente agotado, totalmente desbordado, sabiendo que en estas realidades australes estas cosas pasan cada vez menos retorné a mi hogar agradecido. Acompañado de mi padre y hermano nos unimos en el mutuo mutismo que suele acompañar la visión de lo increíble, la presencia de lo asombroso. Dos super bandas, tres superguitarristas, miles de fanáticos y millones de alegrías se desparramaron por la ciudad para hacer notar la caravana. El circo de las acrobacias y los magos. Todos ellos se sumergieron en la noche de Buenos Aires rockeando en el mundo libre y soñando con la ultra zona. Mientras mi guitarra gentilmente llora veo surfear a un alien.