El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
EMIR KUSTURICA & THE NO SMOKING ORCHESTRA
03/03/2005 - Luna Park, Cap.Fed.

Por: Kike Bianchi - elunicok@hotmail.com

Unza Unza Unza Unza y más Unza. O sea: salte, salte, salte y salte más!!!!! Emir llegó para traernos su locura balcánica junto a su orquesta... o mejor dicho “la orquesta”, llena de gitanos salvajes que dejan a la furia punk como si fuera un simple berrinche.

La expectativa era demasiada luego de esperarlo por 3 años. El cineasta y su orquesta nos visitan en una gira en la que presenta su nueva película “la vida es un milagro” en el festival de cine de mar del plata. Pero no solamente eso sino que hará gira con la No Smoking por el interior de país. Pocas veces se da esto y deberíamos agradecerlo.
La noche arrancó con una vuelta a la manzana del Luna Park. La cita era para las 9 pero siendo que nunca se le puede creer a un gitano aprovechamos la espera para observar la procesión de bohemios fashion que solo Buenos Aires es capaz de agrupar. Entrados al recinto la expectativa era muchísima, la excitación se palpaba, todos podíamos saborear de antemano la adrenalina. La banda salió a las 22 horas, con y sin disfraces salieron al reencuentro de un público ávido de música, ávido de arte no comercial ni refritado fresco pero vetusto al mismo tiempo. Ahí es donde entra Emir con su mezcla de ritmos balcánicos e instrumentos más cercanos a los de una orquesta fúnebre que a los de una banda de rock. Y una estética que mezcla vestimentas rituales con jueces travestidos o sobrio atuendo futbolero!

La banda arranca con una canción de Gato Negro Gato Blanco para empezar a calentar el asunto y ya en el segundo tema disparar la locura con Unza Unza Time. La canción de Super 8 Stories desata una locura sin precedentes y me deja ya pidiendo: -agua, corte y deténganse muchachos!!!-. La energía es tan palpable que los alocados saltos del cantante, el Dr. Nelle Jarajloic, son sólo expresiones simbióticas de la epilepsia general. La banda recorre las bandas de sonido de Gato Negro Gato Blanco, Underground, Super 8 Stories y la ya mencionada “La vida es un milagro”.

El marcado histrionismo de los músicos es innegable, es una orquesta formada de alocados gitanos que con pases de magia y seductor salvajismo dejan caer sobre su público un encantamiento que hace de disparador de la histeria general. ¿Es tan adrenalínico el espectáculo como planteo en esta crónica? Pues si, pasado el cuarto tema siento desfallecer, pero mi cuerpo no puede dejar de moverse, no puede dejar de saltar mientras recibe el embate de la marea popular. Es que la entrada, señoras y señores, no acusaba los salvajes precios que los artistas internacionales vienen exigiendo sino que es accesible para una Argentina post devaluación. Kusturica parece comprender nuestras penurias. Y siendo un artista sensible, anque hosco, que ha visto a su país desmembrarse, se pone a la altura de las circunstancias y derrocha talento histriónico junto con la orquesta más delirante que hay a un precio saludable.

La lista de temas se completa con Bubaman, Pit bull (Terrier), Black cat, White Cat, Underground, Evergreen, Upside Down, Devil in the Bussiness Class, When life Was a Miracle, Was Romeo Really a Jerk y una canción popular yugoslava antes del bis.

Las posibles fisuras que acusara la banda (que por cierto esta muy por arriba de lo que uno consideraría un espectáculo promedio) se olvidan ante el circense show que nos presentan...desde el guitarrista Maksimovic y su guitarra de luces giratoria, pasando por las ventosas trompadas del tubista Popovic, o las escapadas del cantante. Sin dejar de lado uno de los protagonistas en este ensamble, el violinista Sparavalo que a fuerza de disfraces y veloces escapadas de violín nos hace recordar que los gitanos no se toman en serio a si mismos...para nada. Pues este juez termina transformándose en señora de cambiantes vestidos y dotes violinísticos asombrosos. El resto de la banda se conforma con saxo, batería, percusión, bajo y acordeón, o sea con los señores Petrovic, Stribor Kusturica (el hijo de Emir), Markovski, Marcovski y Milosevic. Todos muy sexys según el Dr. Nelle.

Show y más show es lo que presentan. Esto podría ser un espectáculo musical frio y sin interacción, pero no! El público se sube al escenario, y siendo unos virulentos nómadas como son los músicos de la No Smoking siempre la interacción es con chicas. Tanto para cantarle serenata a una fan en “Was Romeo Really..” como para invitarlas a bailar y tratarlas de convencer de un pequeño striptease. O simplemente para sostener el arco de 2 metros que el violinista utiliza para tocar uno de sus tan veloces pasajes. La ardiente sangre de estos ex yugoslavos está siempre caliente debido a que para el cantante son todos sexys, gurúes o gigantes. La vena de los europeos del este queda al rojo vivo todo el tiempo y con ella nuestra sangre se agita en mareas espasmódicas que no nos dejan detenernos.

Tras 2 horas exactas la banda decide que nos ha sacudido lo suficiente. Se retiran del escenario y me veo goteando en sudor que pronto se transformara en la palpable sensación de este circo pues no me voy de aquí con un recuerdo mental o simplemente tarareando una canción, no. Me voy derretido de éxtasis, bañado de perfumes dudosos, perfumes que recuerdan guerras y travesías, perfumes de caravanas. Perfumes que a través de su penetrante aroma me hacen sentir vivo y de vuelta en los subterráneos recuerdo que sentirse vivo es lo que importa y que cualquier tragedia solo reafirma que la vida es un milagro.