El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
LA VELA PUERCA
27/05/2005 - Estadio Obras Sanitarias, Cap.Fed.

Por: Julieta Berardo - julieta@recis.com.ar

La banda soporte se llamaba Los Buenos muchachos y también eran uruguayos. La voz del cantante hubiera concordado más con una banda de heavy, pero se trataba de una mezcla de rock con muy poco de reggae y un toque de música pesada, con buenas bases. Estaba compuesta, además del cantante mencionado, por un batero, un bajista y dos guitarristas. Uno de estos últimos era llamativo: era más grande que los demás, tenía anteojos y pelo largo, y tocaba del lado izquierdo del escenario, mientras los demás tendían a la derecha. El público estaba compuesto, en su mayoría, por hippies-rolingas entre los que abundaban las remeras y mochilas de Callejeros. Todos esperaban sentados, escuchando la banda soporte o charlando, a lo que habían ido a ver: La Vela Puerca. A cada lado del escenario había una pantalla que más adelante reflejaría lo que se vivía en el estadio alternado con videos. Entre el público se distinguían el Facha (el de la propaganda de Sprite) y Gastón y Juanchi Baleirón (de Pericos). Algunos optaban por señalarlos de lejos y otros por ir a saludarlos. Al final del show que dieron Los Buenos Muchachos amenizando la espera, la gente se empezó a parar impacientada cantando el cantito que acompañaría durante todo el show: “vamo´ vamo´ la vela, vamo´ la vela de mi corazón”. Y un telón negro tapó el escenario. Pero La Vela no se hizo esperar…

El primer capítulo de los tres que componían la visita de La Vela a Buenos Aires, comenzó cuando fueron probados las luces y los instrumentos y se encendieron las pantallas; y empezó, como empieza el último disco, con “Llenos de magia”. Como buena banda de ska-rock que son, el escenario de Obras no les quedaba grande: está formada por Sebastián Teysera (voz), Sebastián Cebreiro (voz y coros), Nicolás Lieutier (bajo), Santiago Butler (guitarra), Rafael Dibello (guitarra), Carlos Quijano (saxo), Lucas de Acevedo (batería) y Alejandro Picone (trompeta). El recital abarcó todas las épocas de la banda, centrándose más en los dos últimos discos, que tocaron completos. De “Deskarado” tocaron “Vuelan palos”, “Paren hoy”, “Madre resistencia”, “De tal palo tal astilla”, “Mi semilla” y “Gente”. El cantante demostró su alegría y agradecimiento en varias oportunidades.

La versión de “Sin palabras” fue más rápida y estuvo acompañada de pasitos ska en su inicio. En varios temas pasaron videos de muy buena calidad en la pantalla. Por ejemplo el de “De no olvidar” mostraba muchas pistolas apuntando a una mujer, o en “Va a escampar” mostraba a un hombre desesperado en un rincón, mientras en la realidad estaba el cantante solo con su voz y su guitarra acústica (después se sumó toda la banda).

A partir de “De atar” cambiaron las telas de atrás y se centraron más en su último álbum. El pogo de “Haciéndose pasar por luz” fue algo violento formando la típica ronda de Obras. Después de un brevísimo intervalo, se veía en el escenario un atril que tenía la letra de “Dice”, y apareció el cantante disculpándose porque “sigo sin aprender esta canción”. Este tema empezó con el cantante con una guitarra acústica y los dos guitarristas para después sumarse toda la banda y culminar con un solo de trompeta que elevó a la masa. Teysera siguió en “Clarobscuro” con su guitarra y una de las cúspides del show fue “El profeta”, donde por primera vez el cantante tomó la armónica entre sus manos.

La Vela se caracterizó siempre por incluir instrumentos impensados, esta vez le tocó a un violinista cuyo violín no era el habitual: tenía una forma más cuadrada, pero sonaba parecido. Se unieron el violero y el cantante para hacer una versión inolvidable de “Zafar” que fue acompañada por un video y el coro del público que subió su volumen. Con unas luces azul intenso y un video muy particular empezó “Un frasco”. En la pantalla se podía ver (u optar por taparse los ojos) una serpiente rodeando un hombre que más tarde mataba y se devoraba una rata blanca “lento, suave, letal”. En otras escenas había hombres con máscaras de chanchos jugando al baile de la silla. El humo iba llenando cada vez más el aire, tanto del campo como del escenario, a medida que avanzaba el show.

Después de cambiar nuevamente las telas de atrás por unas caras mirando para arriba que aparecen en el cd, pero en relieve, tocaron “En el limbo” que sufrió de un acople en su transcurso. Después de presentar a tres guitarristas y que se sentaran en fila con sus guitarras en cajones, interpretaron la esperada “A lo verde” en versión chacarera. “Madre resistencia” también tuvo su pogo, y fue muy gracioso ver salir del medio de la ronda a una señora mayor sorprendida que seguramente no conocía los ritos de los recitales. Otras características de este tema fueron un músico con un tambor, al que el cantante le tiraba agua con una botella y el agua saltaba para arriba como una fuente, y un fragmento de “TV caliente” de Sumo al final. Los coros de “José sabía” esta vez no fueron hechos por Los Balbis (actualmente llamados Los Señores) sino que de eso se encargó el público. En ese tema las luces apuntaban a Sebastián como si tuviera una estrella a su alrededor.

Como “a nuestros pibes los mató la corrupción” se hizo eco en todo el estadio, Sebastián le dedicó “esta canción a los pibes que quedaron, que se fueron”: “Mi semilla”, mientras fumaba justamente, y las fieras se calmaron. Otros de los cantitos de esa noche fueron: “Somos argentinos, somos uruguayos, pero chilenos no”, “Luca no se murió, que se muera Cerati…”, fragmentos de “José sabía” y los aplausos a lo Bersuit. “El viejo” fue otro de los temas más coreados por ser el corte de difusión de su anteúltimo disco “De bichos y flores”. En “Por la ciudad” los acompañó un instrumento y un músico más extraños que los anteriores: era un músico vestido de escocés tocando una gaita. Se despidieron con “Gente” y saludaron “a esa gente de verdad” que los había ido a ver con un “Hasta la próxima, hasta mañana”. Es que todavía quedaban dos capítulos más en Buenos Aires y muchos más en Europa.

LISTA DE TEMAS: Llenos de magia, Mañana, El ojo moro, Potosí, Sin palabras, De no olvidar, Doble filo, Por dentro, Burbujas, Vuelan palos, Va a escampar, El huracán, Caldo precoz, De atar, Escobas, Haciéndose pasar por luz, Dice, Clarobscuro, El profeta, Zafar, Paren hoy, Rebuscado, Un frasco, En el limbo, A lo verde, Madre resistencia (con TV caliente), De tal palo, tal astilla, José sabía, Mi semilla, Contradecir, El viejo, Por la ciudad, Gente