El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
LA PLATA SOUND FESTIVAL / NERD KIDS - OSISIN - INTIMA - EMANUEL HORVILLEUR - MIRANDA - VIRUS - CATUPECU MACHU
28/05/2005 - Punta Lara, Pcia. Bs.As.

Por: Dalia F Walker (lector) - Mail del Cronista

Punta Lara es una localidad vecina a Ensenada. Vivió su momento de apogeo en la época peronista con el crecimiento de los sindicatos ya que allí se encontraban los balnearios y campings sindicales. En la actualidad este lugar se ha trasformado en algo similar a un pueblo fantasma ya que ha perdido vigencia. En Punta Lara funciona la sede náutica del reconocido club Universitario de La Plata, el cuál inyecta un poco de vida al lugar en épocas de sol y calor…

Luego de un viajecito en subte y micro de más de unas 2 horas desde Buenos Aires a La Plata y una más de La Plata a Punta Lara (3 en total) llegamos al bendito lugar en donde se realizaría el evento. Noche no tan fresca para mi, pero si para algunos que parecían sufrir realmente del clima de la lejana, desolada pero querida Punta Lara.
Cuentan los que estuvieron desde el comienzo (valientes ellos) que abrió el festival la banda platense “Leo Gaspari” pero bueno, no vamos a hablar de lo que no vimos… Le siguió “NerdKids”, quienes hicieron un set de aproximadamente diez temas a puro ¿pop rockero? que dejó conformes a los recién llegados a lo que iba a ser una larga jornada. Entre los temas destacados se escucharon “Cinco Palabras”, “Mi Estilo es un Freepass” y “Videos y discos” todos del nuevo disco de la banda. En estos platenses de estética particular y divertida, brilla el cantante por su magnética y extraña personalidad en el escenario.

Ya anocheciendo nos convidó su música “nu metal” el grupo “Oisin”. Este conjunto de la ciudad capital cuenta con dos bellas cantantes femeninas quienes no se privan de mostrar sus curvilíneos cuerpos ni sus imponentes voces. Presentaron temas del nuevo disco y algunos de sus hits que los han popularizado y anunciaron un pronto show en la ciudad de La Plata. En uno de sus temas tocó la guitarra como invitado Abril, de “Cuentos Borgenianos” y ex Catupecu, aclamadísimo por la platea femenina.

Después de un descansito nos sorprendieron los inhóspitos amigos de “La Secta”. Bueno, que voy a decir de ellos… que estaba parada al costado del escenario charlando con unos amigos y que de repente pasaron dos tíos, uno haciendo de animal de carga atado a una soga y otro de jinete “pegándole” mientras el resto de la banda sonaba… no se, menos mal que pasó eso por que si no creo que ni miraba el escenario. Eran bastante extravagantes, sobre todo el tema en el que hacían unos coros estilo “Miranda” con sonidos new metaleros. Todo esto vestidos como trabajadores de fábrica para mi, cheffs japoneses sin remera para otros. No logran formar una imagen? Nosotros que la vimos tampoco. Jejeje.

Le siguió “Intima”, sorprendiendo con su nuevo estilo meramente electrónico y un mezclador anímicamente animado que se encargó de hacerle notar a todos que “Estaba Harto del Estado de las Cosas” y otros tantos estados de animo.

Emmanuel Horvilleur se presentó con un bellísimo traje celestito, que fue blanco de sendos y extraños comentarios emitidos por la platea masculina, probablemente fruto de sus celos. Sin embargo hizo sonar todos sus hits, dejando conformes a sus fans que no dejaban de aclamarlo (yo no sabía que tenía fans…) Estuvo bien, lastima el momento en que empezó a dar explicaciones de que vivía de la música para darle de comer a su hijo y de que su novia Celeste estaba en casa (¿?).
Bueno, también tocó “Estelares”, su set fue utilizado para ir a comer un choripán. Estelares es bastante reconocida en la ciudad de La Plata, pero no llegó a llamar nuestra atención. Quizás no los entendimos, quien sabe…

Más tarde, y con el anuncio del vergonzoso Bebe Contemponi (conductor de “La Viola” por TN para los que no lo sabían, como yo) llegó Miranda! Con su novedoso pop desenfrenado. Desconocido y criticado por algunos de los presentes, adorado y bailado por otros (más que nada “otras”) hipnotizó a más de una. Falto Juliana, la voz femenina del grupo y futura madre. A mi me encantó Miranda, Ale me pareció lo más, discutí con uno que le gritaba “puto! Aguante CATUPECU!!!!” (como si ser puto o no condicionara la música que haces, o en tal caso, fuese malo ser homosexual…) y otras cosas que no vale la pena seguir comentando por que no sería objetiva.

Otra vez se hizo presente Contemponi en el intervalo entre banda y banda haciéndonos sentir sobredosis de vergüenza ajena.
Los legendarios e históricos “Virus” hicieron lo que mejor saben hacer: tocar hits y hacer disfrutar a los bien predispuestos a volver el tiempo atrás. El nuevo cantante la flasheó medio mal, pero debido a mi ubicación no se si se debía a acusaciones del público cercano al escenario. Igual la rompieron, son años de experincia…

Siisissisi otra vez el insufrible del bebe… y bue… bardeó con el público, se hacía llamar a sí mismo “pelotudo”, mostraba la hilacha… un poco triste.

Y ya a las 4 y media de la mañana (!!!) Catupecu Machu!! Al parecer la mayoría de los presentes estaban allí por ellos, aunque yo ví que había dos chicas tiradas atrás de todos los que hacían pogo durmiendo en el piso tapadas con camperas. No eran las únicas cansadas. Creo que los de Catupecu estaban re drogados, que va.
Cuando terminó Catupecu empezaron los dj´s pero ya era demasiado tarde! 10 horas para mi, 12 para los más valientes y 15 para los emocionados puntuales.

Puntos en contra: Mucha variedad musical, la lejanía del lugar, “el frío”, la comida se acabó muy rápido, El Bebe Contemponi.

Puntos a favor: Mucha variedad musical, buena onda entre la gente, naturaleza a full, noche estrellada.





Mail del fotografo: santi@recis.com.ar