El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
LA TOS DE UNA SEÑORA ALEMANA - CHAU PEKIN
23/06/2006 - Unione E Benevolenza

Por: Julieta Berardo - julieta@recis.com.ar

Lo anónimo de un concierto

“La mentalidad científica quiere que todo tenga explicación, incluso lo maravilloso. Qué le vamos a hacer tal vez sea así; pero entonces, apenas se acepta resignadamente esta supuesta conquista total de la realidad, lo maravilloso vuelve desde pequeñas cosas, lo insólito resbala como una gota de agua a lo largo de una copa de cristal, y quienes merecen el comercio con esas mínimas presencias olvidan la sapiencia y la conciencia y la ciencia para pasarse a otro lado y hacer cosas como por ejemplo escuchar la tos de una señora alemana.” (Texto completo en: http://www.lamaquinadeltiempo.com/cortazar/concierto.htm). El nombre de la banda surgió a partir de un texto de Cortázar publicado en Clarín en 1979. Buen indicio. ¿Sabrán quién fue aquel escritor belga los que fueron allí esa noche? Pero este no es el tema que nos ocupa en la crónica.


El lugar elegido para tocar fue Unione e benevolenza (también llamado El Sótano), lugar que resuena en las memorias de los porteños veinteañeros por las famosas fiestas Pop City. Esta vez las mesas de madera ocupaban el amplio salón, que parece reciclado de una casa antigua. Los espejos, a través de los cuales habrá muchas historias pasadas al revés, reflejaron el show incesablemente.


Se trataba del décimo show de la carrera de la banda, y el segundo del año, luego de la grabación de su disco debut. El trío, acompañado por un guitarrista invitado, Norman, empezó su lista con una versión de “I saw her standing there”. Quizás sea más habitual escuchar los covers mediando los shows, pero esta elección no fue errada, ya que de esa forma se captó la atención de la gente, para luego poder mostrar sus propios temas. El primero de ellos fue el que abre también de su disco debut, “Palabras al viento”, un rock poderoso que enmarca una letra interesante. En “Aunque no pueda” se incorporó en los teclados Silvio, con algunos problemas técnicos (que fueron solucionados rápidamente) dando uno de los toques que diferencian a la banda. En el tercer tema, “Recuerdos inconscientes”, se destacó el talento del guitarrista en el solo. Anunciado como una “mezcla de tango con rock” (por la intro y probablemente también por la letra) siguió “Allá lejos y hace tiempo”, que relata la melancolía del otoño terminando con un exasperado “hasta septiembre no aparezco más”.


El tema que siguió fue una rareza, pero que ya estaba preanunciada en el disco. Era un tema de Louis Armstrong llamado “On the sunny side of the street”, que nos transportó a todos por un ratito a los cincuenta. “Alejandra”, cuya música fue compuesta sobre un poema de Sábato que está relacionado con su novela “Sobre héroes y tumbas” (¡ardua tarea!), mostró nuevamente la cercanía del compositor de la banda (Agustín Barbeito, también el cantante y guitarrista) con la literatura argentina. Es interesante saber que este mismo poema fue musicalizado, pero con tango, en los ´60 por Anibal Troilo con su bandeoneón.


El sonido, que ya era bueno, mejoró aún más con “I used to love her”, en una versión más ajustada al sonido de la banda, que no quedó nada mal. Era llamativa la conexión visual que había entre los músicos. En “La Muerte” (tema compuesto sobre un poema de Neruda musicalizado en clave rockera) se pudo lucir más la base con Nico Rubin en la batería y Adrian Scordam en el bajo, para que luego Agustín presente a toda la banda. El último cover fue “Love me two times”, de The Doors, y cerraron los cinco músicos en escena tocando “Y si siente, se extravia”, el tema propio más logrado del disco.


Concluyendo, La tos de una señora alemana es una banda en pleno ascenso, en la que se destaca el guitarrista y que está condimentada por los roces con la literatura y por las versiones de temas emblemáticos de otras décadas. Se puede descargar el disco de su página oficial: http://www.latos.tk


Pero eso no era todo, quedaba otra banda que había sido menos publicitada y que compartía fecha por tercera vez con La Tos. Se trataba de Chau Pekín (ex LaBaina) que mucho no tenía que ver con el estilo de la anterior, pero que también llevó su gente. Eran nueve integrantes, a los que el escenario les quedaba chico. Se componía de saxo, violín, teclados, batería, bajo, guitarra, dos cantantes, un percusionista y, ocasionalmente, charango y flauta dulce. Se caracterizaban por la mezcla de estilos (cumbia, reggae, ska, rock, hip hop) y por enganchar subtemas adentro de temas mayores, como por ejemplo “Witsy, witsy araña” (canción infantil), o el estribillo de “Bamboleiro”, o un tema de Gipsy Kings. Otra curiosidad fue la intercalación del arrorró en estilo reggae en el medio de uno de sus temas.


Pero El cover del show de esta banda fue “Zafar”, de La vela Puerca, en versión más reggae, que fue coreada por todos. Con un humo intenso volando arriba del escenario, uno de los cantantes anunció que había gente de Mar del Plata en el lugar. El baile arriba de las tablas era constante y por momentos los temas se convertían en largas zapadas. Arengando al público, uno de los cantantes, invitó a que las chicas saquen a bailar a los chicos para uno de los últimos temas, una cumbia que fue enganchada con “Gente que no” y una cumbia villera conocida (cuyo nombre desconoce la cronista). Una pareja sola obedeció a la invitación, aunque los demás se “movían” desde sus sillas.


Esta segunda banda se caracteriza por su combinación de ritmos, el agite que emanan desde el escenario y por la capacidad de enganchar temas muy opuestos. Buena propuesta para los que gustan de estos géneros.



Mail del fotografo: julieta@recis.com.ar