El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
CARMINA BURANA - BORREGOS BORDER - TROIMACLUR
06/07/2006 - Unione e Benevolenza

Por: Julieta Berardo - julieta@recis.com.ar

La primera banda que tocó el pasado jueves por la noche en Unione e Benevolenza fue TROIMACLUR. Este es uno de los pocos lugares porteños buenos habilitados para que toquen las bandas under. El salón de la entrada hizo las veces de sala de espera y ese fue el momento justo para ir llenando los estómagos con comidas y bebidas de varios tipos, para luego llenar los oídos, la mente y el “lugar” donde estén los sentimientos y sensaciones, con música. Luego de la espera, las puertas de la sala principal se abrieron. Sus únicas contras son las columnas (que por momentos no dejaban ver algunos de los músicos) y el escenario casi al ras del piso, pero eso no restó a lo acogedor del ambiente y la buena música interpretada. Esta primera banda, Troimaclur, que no había sido anunciada pero que sorprendió a todos los presentes y amenizó la larga espera, propuso básicamente temas funk. Fueron bien recibidos por la gente que, desde las mesas cargadas de botellas varias, no dejaba de mover los pies al compás del colosal groove que emanaban los músicos desde el escenario. La banda está integrada por un DJ (con una bandeja y una PC), un bajista, un baterista, un tecladista y cantante, un guitarrista y un trío de vientos. Es obvio que el escenario les quedaba chico (como al resto de las bandas que tocarían más tarde); pero el hecho de que sea bajito permitió extenderlo a gusto hasta casi fusionarse con el público. El cantante intentó en el segundo tema sacar el micrófono y que esto le permitiera estar más suelto, pero al tener también los teclados a su mando, le fue imposible quedando algo estático pero igualmente demostrando sus ganas de moverse más. Se destacaron un tema que repetía “Sexy”, otro, “Soy tu sheriff nena” y un cover de un clásico del funk de mediados de los ´70: “Play that funky music”. Luego de este tema el cantante anticipó “Vamos con algo un poquito más power” y sonaron los últimos dos temas del set: “No soporto no poder verte acá” y otro (anunciado como “un lugar del que uno nunca puede retornar”), en el que se destacó la base. Luego de pedir disculpas por la demora y anunciar su próximo show del 16 de julio en Fitz Roy y Cabrera se retiraron dejando a todos atónitos por la sorpresa que provocaron. Una muy buena opción para los que gustan de este género, que está siendo renovado en los últimos tiempos. Mientras desarmaban todo y lo rearmaban para la próxima banda, buena música y charlas alocadas hicieron que el tiempo pase más rápido. Página oficial de la banda: http://www.troimaclur.com.ar/


BORREGOS BORDER, banda de Turdera que la viene remando desde hace cuatro años y que compartieron escenario con bandas mucho más convocantes, fueron los encargados de mediar la velada. Sus temas no eran puros en cuanto al estilo, como los de la banda anterior, bajo ningún aspecto, ya que mezclan rock con chacarera, reggae, ska, cumbia y ritmos circenses. Se destacaban el acordeonista (que también era el tecladista) y el percusionista. El cantante, que desplegaba mucha energía sobre el escenario, era muy carismático, y desde los primeros minutos pidió un favor: que nos paráramos todos así “lo convertimos en un recital” y no fuese un show frío. La gran mayoría le hizo caso y se separó de la cómoda silla de madera para darle aspecto de lo que realmente era. Uno de los temas que se destacó fue anunciado como “Una historia de cuando éramos muy chicos […] buscábamos cualquier cosa que tuviera figura femenina”. Haciendo sonidos extraños con un megáfono empezó “Las sobras”. “Resistiendo” (cumbia-reggae) la anunció como una canzoneta que cuenta una historia real. Sin pasar por alto sus orígenes le dedicaron “un regalito para la gente del sur”, un rock-ska nuevo llamado “Muy al sur”. Y para no ser menos “este para los chicos de capital”: “Minimor”, que fue coreada provocando emoción en el cantante porque “es una de las pocas veces que pasa”. Luego de un tema cordobés, “La frutita”, fueron notables los gritos de “¡Borracho!” al cantante, a los que éste respondió con un “Gracias, me potencia”. Jason (el cantante, que anteriormente tocó en Los Visitantes) no aguantó más y se quedó en cuero en el resto del show. En el último tema, también megáfono incluido, se armó un mini pogo en el que el cantante terminó metido. Luego de anunciar que tocarán el 21 de julio en Peteco´s se retiraron con mucha emoción, ya que hacía bastante que no tocaban en Capital y obtuvieron una respuesta positiva del público. Faltaron su clásico cover de “Mañana en el abasto” y “Leña al fuego”, pero no se puede vivir del pasado. Larga vida a Borregos.



Lista de temas: Gato, Primero lo nuestro, Las sobras, Resistiendo, Muy al sur, Mininor, 5 botellas, 323, La frutita, Lo que dios, Columnas.



La banda que cerró, originaria de Firmat (localidad que se encuentra a 100 km. de Rosario), fue CARMINA BURANA, cuyo nombre remite a una colección de cantos goliardos de los siglos XII y XIII que se iban recitando de pueblo en pueblo en poemas que contenían una clara crítica a la sociedad medieval, más específicamente a las enseñanzas de la iglesia y a sus costumbres tradicionales. El nombre de fue tomado por la identificación de los músicos con los goliardos. La gente, que fue cambiando a lo largo de las horas, a esta altura era de la más loca representando a lo que más tarde sonaría y pasaría arriba del escenario. La conexión con el público, originada por el histriónico cantante apodado K-mono, esta vez no necesitó ningún mensaje intermediario para expresarse con el cuerpo. Ni bien sonó el primer acorde el pogo-baile empezó y no paró nunca a lo largo del show. Fusionan muchos ritmos: hardcore, alterlatino a la manera de Mano negra, música balcánica, reggae, ska, punk rock, y hasta elementos de metal. K-mono recuerda por momentos a Luca por su histrionismo en el escenario, pero a su pelada se le suma un tatuaje que la recorre en el lado posterior y lo hace aún más misterioso. Era tal la conexión cantante-público que en un momento éste último decidió que tocaran “Principe sapo” y hacia el final era incontrolable la subida del público al escenario, incluso, cantando al micrófono. La palabra que define la banda es: DELIRIO. Sonidos diferentes ante mucha mediocridad. Página oficial de la banda: http://www.carminaburana.com.ar.



Mail del fotografo: julieta@recis.com.ar