El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
CLOROX GIRLS - DE RÖNET
26/08/2006 - Teatro Conde

Por: Martin Debaser - debaser@recis.com.ar

Un viento helado que lastima y un alma caliente que espera. Las madres suelen amucharse como rebaño en la puerta de los jardines infantiles. Pero es sábado y en este teatro de niños ubicado en Colegiales los rostros son completamente diferentes: tenemos tres propuestas para comprender al rock underground. El que no suele difundirse en la vorágine mediática.


Ligia marca el compás y Mauro maneja los rieles de la canción sobre una fuerte base. Los tres cuartos de la banda está en escena. Lo que parecia una intro se convierte en dos canciones mientras se incorpora Román, su guitarrista. Extasiado y elevado por ese tornado musical que a veces estalla de furia electrificando (casi literalmente) a este ultimo. El minimalismo del rock en un principio con roces grunge. Su baterista cambia de rol y ataca desde la voz terminando el concierto.


Los Clorox Girls son oriundos de Portland, Oregon (Estados Unidos). El nombre nos remite a un tema de Redd Kross, una de sus tantas influencias musicales. Ellos autogestionan su material tanto como sus gigs. Ofrecieron (hace días) una gran performance en un reducto palermitano y además de un show radial en Fm La Tribu. ¿Cómo hacer para sonar tan bien en un sitio no "adecuado" para el rock? Justin Maurer (Voces y guitarra), Collin Grigson (bajo) y Clay Silva en batería observan apacibles a la audiencia que será devorada en cuestión de segundos. "Don’t take your life" acelera el pulso cardíaco. Justin revolea su guitarra, Clay mantiene
apenas la quietud de su instrumento tras beats violentos, mientras Collin contagia con inagotables movimientos headbangin' terminando literalmente en el suelo. No importa cuanto choque o roce haya. ¡Esto es rock!


Las escasas personas nos miramos con sorpresa, asombro y con el corazón ardiendo por este show. "Time for Vietnam", "Eons way" se llevan los aplausos aprobatorios. ¿Cómo decorar esta noche sino es versionando a sus devotos Black Flag?. La voracidad de los cantos se adueñan del micrófono, completo de rabia. "Wasted" y el final con "Nervous breakdown". Esta fue una
excelente chance para ver una banda internacional (desconocida por mi hasta un tiempo atrás) junto a De Rönet, diversas corrientes artísticas para acabar el sectarismo del ambiente.