El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
SOMA
20/03/2004 - Imaginario Cultural

Por: Kike Bianchi - elunicok@hotmail.com

Sábado 13 por la noche, fiesta de cumpleaños. Yo, participaba del mismo al igual que una persona menudita de cabellos largos y mirada inquisitiva. Luego de dejar mi huella en la memoria de los presentes con algunos comentarios de dudosa veracidad sobre dudosas estrellas de la guitarra rock, ella rompe la ronda y dando un paso adelante me dice: ¿te gustaría ser cronista de rock....?
Una semana pasa y me encuentro en mi auto rumbo al bar Imaginario Cultural en las cercanías del Abasto, mas precisamente en la intersección de las calles Guardia Vieja y Bulnes, con la firme intención de retribuir la fe que depositaron en mi. Mi misión, una crónica de la banda SOMA de Power Rock (denominación que ellos mismos acuñan).
La invitación rezaba 23 hrs. Lo cual, conociendo nuestros tiempos en hora de rock, generó en mi una sensación de incredulidad. Decidí no librarlo a la suerte pero exactamente a las 23 horas mis sospechas encontraron su fundamento. Faltaba para que la banda toque, los rezos pasaron entonces de la invitación a mis pensamientos. Resignado me senté en el bar solo, pedí una cerveza y puse mi mente en blanco absoluto para ignorar las miradas de lástima que me abofeteaban, odio tomar solo. No todo fue aburrimiento, antes de que la banda arranque sucedió algo.... digámoslo así: llegue solo y me fui con el número telefónico de ciertas muchachas que solitarias, en su reciente venida a la gran ciudad desde Esquel, buscaban direcciones (pobre iluso que piensa que gano algo). Envalentonado por la imaginaria conquista me dirigí, allá por las 2 a.m, escaleras abajo a cumplir con mi deber .
El telón se abrió frente a un reducido número de espectadores pero apenas sonaron los primeros acordes las casi 40 personas que se dieron cita para ver a Soma, ingresaron. No importó lo exiguo del contingente rockero, la banda salió a volar pelucas y a desempolvar esa palabra que en estos tiempos de sequía esta perdiendo su verdadero sabor....ROCK. Pues si, esta banda de cuatro integrantes rockeó bien, haciéndole ooole a los acostumbrados problemas de acústica de estos sótanos porteños. Sonaron bastante ajustados y enérgicos, del primer tema al último los roles quedaron perfectamente determinados.
Soma formó con una alineación de 1-2-1. El vocalista y delantero del equipo, Martín Lopez Leiton superó con holgura la tarea de patear y cabecear, perdón, quise decir de cantar y tocar la segunda guitarra. Incluso demostró que él no la tiene solo de pinta al desplegarse en unísonos junto al primer guitarrista, para alejarse un ratito de los chatos rasgueos de los cuales tantos abusan. Su voz estuvo a la altura de las circunstancias, pero se perdió en unos pocos momentos por la ya nombrada acústica maldita. No importó, él demostró ser el frontman necesario, ninguna estatua. Acusó furia rockera cuando se la necesitó y un poco de lirismo melódico en los momentos de calma, casi como si su contra cara tanguera se viera obligada a mostrarse para presentar respeto al barrio arrabalero del abasto. Como volante adelantado se ubicó en primera guitarra Emilio Imlenfeld, quien en todo momento demostró estar poseído por aquel berretín sagrado del héroe de la guitarra tanto con su lenguaje corporal como con sus arreglos constantes y sus solos furiosos. Estoy vomitando alusiones futbolísticas por los cuatro wines. La base esta! Y con esto me refiero al volante de contención, el bajista Claudio Vidal, y al arquero y sostén del equipo, el baterista Fernando Minimal. Su sólida labor (la de Fernando)le dio al equipo la tranquilidad necesaria para dedicarse a la creación. Claudio Vidal se permitió demostrar un humilde slap recién allá por el anteúltimo tema (donde también rasgueo un cachitito, atención Les Claypool), siempre se mantuvo mesurado pero suficiente, sin dejar afuera la actitud escénica.
La selección de temas que llegaron a doce, abarco canciones de sendos discos editados: "Siempre", "Rostros", "Transparente" e "Inexistencia" entre otras y 3 temas nuevos. Mención aparte de 3 temas con Marcos, un guitarrista invitado...su cumpleaños al parecer era la causa del periplo actual, la razón de este encuentro.
Soma me dejo con un buen sabor de boca, ese gustito extra que da el llegar sin conocimiento previo de lo que se va a presenciar e irse sorprendido y no decepcionado.
Mi pasar por esta crónica encuentra ahora su epilogo en donde todos los caminos se encuentran, la gloriosa intersección del bar y los amigos. Salud!