El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
LATE Bs. As IV
26/11/2006 - Niceto

Por: Julieta Berardo - julieta@recis.com.ar

Habiendo presenciado tres de las cuatro ediciones del festival hasta el momento, me encuentro en condiciones de juzgarlo. Hasta ahora ha sido un éxito, tanto en cantidad como en calidad y buena onda. Todo esto se ve potenciado por el contexto porteño actual en cuanto a la música independiente.

La presente edición generaba muchas expectativas por la banda conocida, la más o menos conocida y la total intriga por la desconocida. Empezando (en este sentido) por lo más bajo de esa escala, abrió HABÍA UNA VEZ alrededor de media hora más tarde de lo anunciado. Se trata de un trío en el que en algunos temas se adhiere un tecladista. La poca gente que había llegado hasta ese momento permanecía alejada, más pegada a la barra y a lo que ella emanaba, pero sin quitar, por esto, la atención al escenario.

Los temas se repartía entre rocks bien fuertes y otros más melódicos; tanto en unos como en otros la voz se adecuaba correctamente. Entre estos altibajos intercalaron un funk y la manifestación de alegría del cantante-bajista por tocar por primera vez allí. Anunciado como un tema viejo, y uno de los más sobresalientes, sonó “Mano Sobre Mano”. Media hora bastó, por lo menos, para ver de qué va esta banda que ocupó parte de las carteleras under en este año.

Mientras en la pantalla que habitualmente anuncian la edición siguiente se mostraba una especie de resumen balanceador del año (por ejemplo Sancamaleon, Flavio) OJAS ya hacía ruido, tanto en sentido metafórico como real. Sabiendo más o menos qué estilo hacían la sorpresa no tuvo tanto que ver en ese sentido, si bien el show fue correcto y consecuentemente aceptado.

La banda, integrada por ocho músicos, se podría comparar de alguna forma con los estilos de Nuca o Karamelo Santo, si bien en algunos temas éstos eran superados en pesadez. Esa mezcla de música latina con hip-hop, rock y metal tan particular era acompañada por sus propias proyecciones en la pantalla que hacían dudar a las miradas sobre hacia dónde dirigirse.

Sí me sorprendió la versión “ojística” de un tema tan encasillado en otro estilo como lo es “Pet Semetary” que culminó con una extensa rapeada. Al querer presentarse, el cantante dudó un poquito y desató varias sonrisas al expresar: “Somos Ojas y tenemos dos discos…o uno…tres en realidad”. Después de un tema en inglés regalaron varias remeras desde el escenario; un lindo gesto.

Ver a CIENFUEGOS en vivo es todo un acontecimiento. No sólo musicalmente, sino también porque al tocar tan poco en vivo no es fácil que se dé todo para ir. Sin embargo, por lo menos momentáneamente, la realidad de la banda está cambiando: tocarán de nuevo en Niceto (el 10 de diciembre) y entrarán pronto a grabar un nuevo disco (él último en estudio es de 1999).

El incondicional público ya cantaba por la banda antes de que empiece y a Rotman parecía gustarle y no gustarle al mismo tiempo. Esta misma ambigüedad era percibida por ejemplo al tocar a la gente o abrazarla y después echarla a empujones en otros momentos en que se hacía incontrolable el mosh. Anunciado por el frontman (Frontman con mayúscula y todas las letras) como la misma boludez de la última vez [en agosto, en Niceto] leyó pasajes del libro El arte y la muerte escrito por Artaud en 1927, cuando nadie de los que estábamos había nacido y probablemente ni nuestros padres, que daban lugar a la reflexión sobre la muerte, las drogas, el suicidio, etc. Si bien los temas pueden coincidir, nada más alejado de los libros de autoayuda o de literatura liviana a los que estamos acostumbrados últimamente. Por suerte siguen existiendo este tipo de lectores que, en este caso, además son divulgadores.

La lista de temas no varió mucho respecto al último Niceto, pero prometen que en el próximo se tocarán más temas nuevos. “La eternidad” se vio violentamente interrumpida por problemas técnicos, y no se reanudó hasta que no fueron solucionados. Algunos de los temas que siguieron fueron: “Soñar, soñar (última tentación)”, “Love Will Tear Us Apart”, “Un Millón De Nada”, “El Secreto Del Nombre”, “Te Fuiste”, “La Colina” y un par nuevos.

Un set de cuatro temas pegados no dio respiro a cantos, mosh, pogo e interacciones entre el cantante y el público (hasta le convidaron algo para fumar): “Hacia El Cosmos/Hacia El Infierno”, “Para Mí Que No Estás Bien”, “¿Querés Saber Lo Que Es Estar Muerto?” Y “Ns/Nc”. Una de las más pogueadas fue “Carne De Tiburón”. “Doctor Li” estuvo seguida de la frase “¿Dónde está la felicidad?” muchas muchas veces seguidas. Cual profesor, luego de leer pasajes del mismo libro preguntaba si alguien tenía una pregunta con cara de desquiciado. Otra interacción agresiva fue “¿Te gusta mi corbata, puto? ¿Te gusto yo, puto?”. El próximo show en Niceto fue anunciado seguido de una sutil invitación: “Si no venís, te toco timbre y te rompo la cara a trompadas” y algunas puteadas. “Moonage Day Dream” no podía faltar. Unos de los últimos temas fueron “Deja Que Te Diga” y “Llega El Dolor”.

¿Este año habrá sido uno de los altos de los altibajos de la banda en cuanto a cantidad de shows? ¿O la banda seguirá un curso “normal” como la mayoría? Nadie puede tener la respuesta. Lo cierto es que entran a grabar el nuevo disco y más de uno lo esperará ansiosamente. Esta cuarta edición del Late a pesar de no haber sido homogénea en cuanto estilos (si alguien conoce una banda del estilo de Cienfuegos, avise) tuvo buena aceptación y no pasará al olvido por ninguno de los que allí estuvimos. Ojalá siga el año próximo.

Fotos: Julieta Berardo



Mail del fotografo: julieta@recis.com.ar