El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
PEZ
07/04/2007 - Teatro Stella Maris

Por: Julián Cerdeira - cerdeira.julian@gmail.com

El público de Pez soportó la larga hora de espera con la calma que lo caracteriza. Las charlas previas versaban sobre la escuela Berkley, el último disco de John Scofield, Freud y Lacan. Una vez adentro del teatro Stella Maris de San Isidro, y viendo la gran cantidad de remeras que hacían alusión a la reciente visita del ex Pink Floyd, al cronista se le planteó la siguiente incógnita: ¿Podrán, Ariel Minimal y sus compañeros, con estas 6 luces adornadas con papel celofán y ese único reflector, colmar las expectativas de un público, que en su mayoría, esta superando el duelo musical post Roger Waters?

Ya con los primeros temas la pregunta fue respondida afirmativamente. Manoteando canciones de sus últimos dos discos y dando las muestras de sutil virtuosismo que los caracteriza, los músicos, generaron movimiento en el acotado espacio que dejaban las butacas. Con un sonido que permitía disfrutar cada nota generada en el escenario, el show continuó con los temas que vienen siendo escuchados seguido en los últimos recitales del grupo, y cuyas melodías ya resultan familiares, a pesar de su corta vida. Toda la mañana, “Bettie al Desierto”, “El Viaje”, sonaban mientras el único reflectorista hacía malabares en los duelos que entablaban Minimal y Pepo Limeres en teclados. El ex Fabulosos Cadillacs, a pesar del constante pedido de la gente, que apeló a los recursos más bajos para tentarlo al micrófono (se podían escuchar cada tanto los gritos de “Hablá gordo/pelado”, esperando una respuesta del cantante, que los soportó estoicamente), habló poco y recién cuando se avecinaba el final: nos deseó un feliz domingo santo, y con esta bendición anticipó los últimos tres temas: “El Alma Herida”, “La sin Nombre” y “El Cantor”. El anuncio se cumplió a rajatabla, con olvido de letra incluido, dándole a unos cuantos la posibilidad de demostrar que tenían los discos bien escuchados, ayudando al cantante a recordarla a grito pelado.

Con temas largos, con sus característicos ataques de rock progresivo (sobre todo en los más viejitos), la lista no superó las 20 canciones (Minimal ofertó una de él por cuatro de Arjona, sin que la subasta prosperara entre el público). Luego de dos intensas horas de show se prendieron las luces y el la gente se levantó sin muchos cuestionamientos, no por que no haya querido seguir escuchando al cuarteto, sino por que el duelo había sido superado, y estábamos todos empachados de buena música.

Definitivamente esta formación (el grupo lleva en su haber casi tantas como discos editados), muestra una de las mejores facetas de Pez, y le permite identificarse con un nuevo sonido, que suena al mismo de siempre. Así, el grupo aparenta comenzar una etapa: esa que implica todo lanzamiento de un disco tan bueno como Hoy. Lejos de los facilismos, y del estancamiento, la banda, parece haber encontrado una nueva identidad que no significa una ruptura en su trayecto, sino, una continuidad, solo un cambio, como todos los anteriores.

Fotos: Maitén Rinaldi



Mail del fotografo: maiten.rinaldi@hotmail.com