El domingo la leyenda thrash metal SLAYER se despide del público argentino en el Luna Park - THE OFFSPRING y BAD RELIGION desafían la Macrisis y hacen un show a duo en el LUNA PARK el viernes 25 de Octubre - El sábado 12 de octubre los inoxidables IRON MAIDEN volverán a Velez - El show de BLACK FLAG finalmente fue reprogramado para el sábado 7 de Marzo de 2020 - THE HELLACOPTERS llegará al Teatro Flores el viernes 13 de Marzo de 2020 contacto
EN SINCRO
28/04/2007 - Belisario

Por: Matias Rodriguez - matias@recis.com.ar

Vamos a correr por las cornisas

Este espectáculo, músico-teatral, invita al público a ser la matriz de esta obra basada en la improvisación.

Un grabador tropieza con cada espectador que está en la fila para ingresar al Belisario; éstos retrucan con una frase o una palabra sin darse cuenta de sus consecuencias...

Aquellas frases emitidas por los asistentes son desgrabadas en vivo por Victor Malagrino(atrincherado tras una batería desordenada, y un teclado) quien improvisa una base para que Marcelo Savignone realice una danza inicial.
Así, el primer enunciado que se desmenuza es una voz femenina diciendo “De vez en mes”. Este disparador hace que Savignone salte al micrófono y comience a narrar (espontáneamente) una historia grotesca sobre un romance; Luego se suceden frases como “Nena no te peines en la cama que los viajantes se van a atrasar”, “Es casi una experiencia religiosa”, “Putita” y “No me lastimes con tus crímenes perfectos”. Todas las ocurrencias que Savignone pueda representar a partir cada frase, conforman los distintos actos de la obra (que son acompañados fielmente por la música y los coros de Malagrino).

Probablemente lo más enigmático de “En Sincro” sea que, cuando Savignone escucha la frase en off, resulta aventurado adelantarse y adivinar hacia dónde puede derivar su ingenio. Formando historias complejas y entrelazadas, sus personajes corrompen las barreras étnicas, culturales y sociales (así, en la misma función, puede convivir un judío- negro-rengo y visco, un pibe chorro, un norteamericano, un italiano, una lisiada, un paraguayo nórdico, un cordobés en bikini, un francés, un suicida, un enamorado, David y Goliat y hasta un cactus). Conjuntamente, la creación de los más disímiles escenarios y situaciones articuladas en cada relato, resulta un acierto de este actor -y director- de obras como “Brazos que se quiebran”, y “Felis”, entre otras.

De este modo, “En Sincro”, deja aflorar distintas emociones y personalidades que habitan dentro de ser, canalizadas de las maneras más diversas y primarias. Aquí la destreza de Savignone (que cae primariamente en el monologo, la danza, la expresión corporal y la actuación) lo lleva, a que en varios pasajes de la obra, transgreda estos terrenos para completar sus absurdos conceptos a partir de canciones (donde puede colgarse una guitarra stratocaster y cantar de un modo incongruente).

Pero la actividad de Savignone desborda la actuación: desde el 2001 es director del Belisario (espacio donde se representan distintas obras grotescas, bizarras y de vanguardia) y, por abrigar este perfil, a sus funciones asiste, principalmente, un público adolescente e intelectual (a diferencia del tradicionalmente conocido circuito de teatro porteño). Este público tan propio se debe, en gran medida, al trabajo que está llevando a cabo su director (quien logra construir el único teatro under que mantiene una línea artística homogénea en todas las obras representadas).

Retomando “En Sincro”, puedo señalar el agudo protagonismo del espectador (dueño de las frases que estimulan la imaginación de los actores). Por tanto, la obra nunca tendrá dos funciones iguales.

Ergo, partiendo de frases del público utilizadas como disparador en las composiciones actorales, se logra poner en cómplice al público (ahora protagonista) y se crea una dinámica rotación de roles, donde el actor- oyente- interpreta y conceptualiza al espectador.

El humor absurdo y surrealista coordina todas las historias de Savignone (quien en su delirante lucidez atrapa distintas formas de manifestar su energía-llegando incluso hasta al rock-), consiguiendo (gracias al generoso trabajo actoral y la complementariedad entre Savignone y Malagrino), constituir la obra mas experimental y arriesgada de la cartelera.

Fotos: Sofía Barceló



Mail del fotografo: cronicas@recis.com.ar